Web de Metal BLACK SABBATH – Eternal Idol (1987) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Eternal Idol (1987)

by Alba

Inglaterra
Heavy Metal

Eternal idol 11. The Shining – 5:59
2. Ancient Warrior – 5:28
3. Hard Life to Love – 5:00
4. Glory Ride – 4:49
5. Born to Lose – 3:43
6. Nightmare – 5:19
7. Scarlet Pimpernel (instrumental) – 2:05
8. Lost Forever – 4:03
9. Eternal Idol – 6:33

Tony Martin – vocalista
Tony Iommi – guitarrista
Geoff Nicholls – teclista
Dave Spitz – bajista (en algunos temas)
Bob Daisley – bajista (en otros)
Eric Singer – batería

eternal idol 2Son tiempos confusos para la banda, Iommi tiene la fama que tiene, y Ray se hartó de la poca profesionalidad reinante y que Iommi siguiese buscando cantante por ahí adelante, se fue para formar Badlands. Para el recuerdo nos queda la gira del Seventh Star, que acabó él, substituyendo a Glenn Hughes y las demos del Eternal Idol. Podemos comparar su trabajo con el de Tony Martin. Mr Cat me encanta, es un cantante que idolatro, pero Ray Gillen le da mil vueltas. Ray Gillen era un Dios y Tony Martin es humano, es la diferencia. Gillen era emotivo, tenía técnica, vozarrón, versátil, sonaba a hard rock, heavy o lo que le echen por delante, Confieso que tengo tanto la versión con demos de Ray Gillen como la final de Tony y siempre suelo escuchar la de Ray.

Tony Martin es su nombre artístico. En realidad se llama Anthony Phillip Harford. Y es uno de los cantantes más profesionales dentro del heavy metal.

El  álbum  empezó a grabarse en los estudios de Montserrat, una isla perteneciente a Francia. Se acabó de grabar en Londres y con otro productor, Chris Tsangarides el del Painkiller, entre otros.

No sólo cambian de productor, sino que cambian de bajista y batería. La portada es una escultura de Rodin, llamada “eternal”. Por cierto hay una portada alternativa circulando por ahí, con otro título, Blood God, gloria al que la tenga.

Quiso curiosamente Tony Iommi, dejar algo de la participación de Ray Gillen, en el tema Nightmare deja sus coros, y Tony no se portó bien con Ray, no le trató cómo lo que en realidad es, una estrella. Tampoco se portó bien con Dave Holland, ex batería de Judas Priest. Holland fue condenado a 8 años de cárcel, por intento de violación a un joven de 17 años al que Dave daba clases de batería. La justicia ya le condenó, Tony Iommi trabajó con Holland en sus álbumes en solitario, pues eliminó las partes de batería de Holland y contrató a un nuevo batería para que las grabase, me parece una soberana gilipollez. Cómo lo es, lo que le hizo a Bill Ward no es que no salga en la foto, es que es cómo si nunca existiera, esto es un business, y está lleno de tiburones.

Todas las opiniones que os encontrareis por internet sobre este álbum, os dirán que es una pequeña obra maestra, la mía no va a llevar la voz contraria, no es para mí una pequeña obra maestra, es una muy grande por derecho propio, de echo es mi álbum favorito de la época Tony Martin, y con el Sabbath Bloody Sabbath y el Paranoid, mis tres discos favoritos de la banda.

Aún así si viajamos al 87, vemos que el trabajo recibió críticas bastante tibias. Que las ventas no fueron nada buenas, y que se fueron de gira a lugares tan exóticos como Sudáfrica dónde por cierto, suspendieron más de un concierto por la escasa venta de entradas, no consiguieron gran cosa con este trabajo, además un line up irregular y con muchos vaivenes.

Aún así, curiosamente Iommi, siguió confiando en Tony Martin, para su siguiente disco. Digo curiosamente porque los Sabbath no paran de echar a gente, y traer otra nueva.

El álbum es una gozada de principio a fin, es el trabajo menos Sabbath de todos los tiempos, pero se disfruta de principio a fin. Los Sabbath se pasan al power metal americano, con energía, con ese toque de teclados de Geoff Nichols, que le da la nota oscura y elegante a la banda. Es power metal americano, con toques de hard rock y neoclásico. Tenemos temas que son puro fuego, como la rapidísima Lost Forever, o la gran Born to Lose, dónde los dos frontman se salen del mapa en este tema. La machacona The Shining, no hay desperdicio en este trabajo, no sobra ningún tema. Además hay que decir que Tony Iommi, hizo un gran trabajo sobre todo en los riffs, vuelve a estar inspirado, mucho más que en el Seventh Star, que tiene 3 temazos y el resto algo irregulares, buenos temas pero sin pegada, aquí recupera toda la potencia.

Además contiene un tema que a mí me encanta, como es Eternal Idol. Un tema bizarro, sin punteo, doom, con teclados, muy oscuro, me parece un tema mastodóntico dónde los Sabbath vuelven a recuperar la brillantez perdida. No hay tema malo en este trabajo, es un plástico que conecta con el pasado de la banda y le da también unos nuevos aires, el pasado de la banda es el corte Eternal Idol, o la instrumental Scarlet Pimpernel. El futuro lo marcan temas como Lost Forever, Hard Life to Love o Glory Ride, temas que popularizan los medio tiempos en la banda, con esas arrancadas colosales que desarrollarían en Headless Cross y Tyr.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

1 Comentario

  1. financial advisors stands

    Please let me know if you’re looking for a article author for your weblog.

    You have some really good posts and I think I would be a
    good asset. If you ever want to take some of the load off, I’d really like
    to write some articles for your blog in exchange for a link back to mine.
    Please blast me an e-mail if interested. Regards!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *