Web de Metal BLACK SABBATH – Forbidden (1995) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Forbidden (1995)

by Hombre Rancio

Inglaterra
Heavy Metal

forbbiden 11. The Illusion of Power
2. Get a Grip
3. Can´t Get Close Enough
4. Shaking off the Chains
5. I Wont Cry for You
6. Guilty as Hell
7. Sick and Tired
8. Rusty Angels
9. Forbidden
10. Kiss of Death
11. Loser Gets It All

Tony Martin – Cantante
Tony Iommi – Guitarra
Cozy Powell – Batería
Neil Murray – Bajo
Geoff Nichols – Teclado

forbbiden 2Ya ha llovido desde la publicación de este disco. Para muchos se trata de un disco bastante flojito. Yo no diré que es lo mejor que hayan grabado nunca, pero lo cierto es que, al menos para mí, el cuarteto Iommi-Martin-Powell-Murray funcionaba a las mil maravillas, con músicos de este nivel es imposible editar un álbum mediocre. Sí es cierto que este es uno de sus peores discos, entonces cómo serán los mejores… todos sabemos la respuesta… insuperables.

Lo que sucede es que para un grupo que ha editado auténticos clásicos y un montón de monumentales obras maestras es complicado mantener el nivel en todo momento, pero escucha Can´t Get Close Enough, Rusty Angels, Shaking Off The Chains o Kiss Of Death y dime si estas composiciones están al alcance de cualquiera. Quizás el fallo esté en la producción, a cargo de Ernie C., miembro de Body Count. Incluso su cantante, Ice T., aparece en una estrofa del tema The Illusion Of Power, que iba a ser el nombre del disco en un principio. Dos decisiones poco acertadas, me temo. Al margen de esta “anécdota”, como digo, cuando hay talento, se nota. Y no hace falta ni decir que Black Sabbath han sido y serán la más grande y talentosa banda de Heavy Metal de todos los tiempos, (después de Judas Priest, para mí)

La época en que se hizo, 1995, es complicada ya de por sí. El primer tema es malísimo para unos Black Sabbath que encima cuentan con la colaboración de un rapero. El segundo tampoco nos dice absolutamente nada. Pero el álbum va creciendo en intensidad a medida que pasan las canciones, hay 3 temazos increíbles sobre todo Kiss of death.

Analizad lo que se hacía por aquella época: Dio con su Angry machines, Megadeth y su Risk, Metallica con Load, Judas separados, Iron Maiden con el Virtual XI… etc. Al final este trabajo que es de los más criticados, resulta que supera con creces a todos sus coetáneos. La balada I Wont Cry for You, muy al estilo Power ballad de Whitesnake con un punteo marca de la casa increíble.

Sick and Tired mantiene el Doom primigenio, pero sin ningún éxito, aunque tiene partes demasiado poperas y muy bien instrumentadas, hay que decir que el álbum no tiene altibajos, por ejemplo nos sorprende Sick and tired, con un ritmo doom, para un punteo muy comercial aunque exquisito. Puede que sea el disco más Hard Rock de los Sabbath, más incluso que el Seventh Star. Pero es un puño en el sentido de que con las escuchas va ganando, no siente el resentimiento del paso del tiempo y sobre todo: el disco va mejorando en intensidad gracias a la gran labor vocal del enorme Tony Martin.

Rusty Angels no es muy Sabbath, un Hard Rock alegre, rebosante de energía y vitalidad. Intentaban subirse al carro ganador y se comieron el ostión de su vida. Forbidden es de mis favoritos, un temazo auténtico, aquí tenemos lo mejor del Headdless Cross, Tyr, tenemos la magia negra de los Sabbath, este temazo te hace tocar el infierno con la yema de los dedos. Clase, más clase y técnica a quilates, Kiss  of Death, enorme, mágica, transcendental y con un Tony Martin increíble. Ya está bien que se piense en él cómo la época más oscura de los Sabbath, ya son muchas voces, entre las que me incluyo, que la mejor era de Black Sabbath fue la él. Esos medios tiempos épicos a los que nos tienen tan mal acostumbrados, un pedazo de pieza, el álbum acaba con ritmos arabescos de mano de Loser Gets it All, tema de dos minutos y medio, con un rollo rockanrollero bastante guapo pero que no me llega.

Tony Martin decía recientemente que reniega del Forbbiden. En parte lo entiendo, aunque hay que recordarle que çel escribió todas las canciones del disco. No era un sujeto pasivo en Sabbath, era casi más importante que Iommi, otra cosa es que los propios Sabbath, el manager del grupo y Iommi, lo trataran como un cualquiera. Recalcaba que el álbum se equivoca en la atmósfera, obviamente, año 95, sabor rockero y rollo moderno, es el menos Sabbath de la historia, pero sigue teniendo ese regustillo del Domingo negro que tanto nos fascina.

El que es un disco aburrido es el injustamente ensalzado The devil that you known…. yo lo tengo claro, si Sabbath quiere recuperar algún día su buen nombre, tiene que llamar a Tony Martin para que se vuelva a poner al frente. Su peor álbum pasa por ser el mejor de cualquier banda, es así de claro. Ya está bien de tanta injusticia con el Forbbiden, tiene temazos inmortales y no es tan malo como la crítica intenta hacer ver. Denle una nueva escucha.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *