Web de Metal BLACK SABBATH – Master of Reality (1971) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Master of Reality (1971)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

4871. Sweet Leaf
2. After Forever
3. Embryo
4. Children of the Grave
5. Orchid
6. Lord of this World
7. Solitude
8. Into the Void
9. Killing Yourself to Live

Ozzy: cantante
Iommi: guitarras
Bill Ward: batería
Ggeezer: bajo

índiceLLevo tosiendo con este álbum desde que estoy metido en el metal. Los de Birmingham dan el pistoletazo de salida con la tos de Ozzy y su oh right now! a partir de ahí tenemos el clasicismo de siempre, y es que los cuatro primeros trabajos de Sabbath son todos del mismo nivel, yo incluso diría sus 6 primeros trabajos, son los dos últimos de la época Ozzy los que no están a la altura.

Pero si tuviera que decantarme, sé que estamos ante un gran trabajo, una masterpiece como dirían los ingleses, aunque confieso que me quedo de largo con Paranoid, y el Black Sabbath, simplemente porque suenan más primitivos, más contundentes. Fue en este trabajo cuando empiezan a dar un pequeño paso hacia el progresivo.

El tema Sweat leaf sigue los cánones de los primeros temas Sabbath, tan sólo con un año de antigüedad, es un tema que bien podría estar en su primer trabajo. Con los ingredientes de siempre, tema lento, machacón con riff grave y con distorsión repetitivo, muy buen tema.

Pero aquí empieza su época experimental. Con temas como Embryo que es una intro con violines y acústicas, bastante extravagante, me gusta más el otro tema instrumental. Orchid con acústicas, de una belleza y sensibilidad absoluta, siempre tuvieron este gusto por la acústica desde los tiempos de Planet Caravan, uno de los temas icónicos de la banda. Son dos instrumentales que sirven de intro para temas con más injundia.

Pero yo soy de los que a pesar de saber que estamos ante un enorme trabajo, me niego a catalogarlo de obra maestra. Tenemos temas After forever, más rápidos y de ritmos más “felices”, son temas más comerciales, menos oscuros, menos sabbath de la primera época, y que acabarían poblando su repertorio, a mi me parece un never say die primitivo.

Es una rara combinación la de este álbum. Aunque los temas son todos de mucho nivel, yo no les veo mucha relación entre ellos, y los del Paranoid todos los temas me parecían un puñetazo en la cara, esa es la diferencia.

Aún así el Master of Reality, lo que es es un disco de temazos, no un disco sólido. Y el temazo sin ninguna duda es Children of the Grave. Seguramente el mejor tema de heavy metal de todos los tiempos, con el Heaven and Hell y cuatro elegidos más.

No voy a hablar de Children of the Grave, tan sólo diré que el que quiera tocar jebi, que se fije en la base rítmica del tema, parece fácil, en realidad lo es, pero hacerlo fácil es lo difícil en el heavy, siempre imitados los Sabbath nunca igualados.

Con Orchid nos reencontramos con la nueva cara de Sabbath que cada día iría apareciendo más, los músicos, los progresivos, los de inspiración folklórica, brillante intro acústica muy sentida para el tema Lord of This World bastante buen tema, que nos hace volver a los ritmos más lentos de la banda, disfrutamos con ese riff que camina con pasos de elefante, lento y grave.

Y es lo que os decía de los picos altos y bajos de este  trabajo. Quizás es que pusieron el listón excesivamente alto con el Paranoid. Con Solitude, para mí gusto, muy buen tema, pero intento fallido de emular de nuevo Planet Caravan. Es elegante, tiene clase, pero se me hace un poco larga y sobre todo no me pega ni con cola con el resto de temas, es el único punto flojo que veo de este trabajo, que me parece más una recopilación de temas que un trabajo sólido.

Y volvemos al viejo doom con Into the Void, es el mejor modo de acabar un disco. Es un tema que siempre me puso las pilas, puede que se haga largo en exceso, pero la arrancada del estribillo es colosal, estribillo demoníaco y adictivo, gracias a un riff marca de la casa, del señor de los riffs, Tomy Iommi, paradita, la guitarra se acelera, y empieza el desbarre, un tema que me hace perder la cabeza.

Sólo por Sweat Leaf, Into the Void, Children of the Grave… merece la pena pagar 10 euros, como pagué para hacerme con la edición remasterizada.

Un álbum con momentos top y otros menos brillantes, pero Black Sabbath en estado puro, una banda única.

1 Comentario

  1. Iván

    Me sorprende que digas que éste disco no es tan bueno, es mi favorito de toda la carrera de la banda y de uno de mis favoritos de toda la música en general, pero bueno… Va en gustos.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *