Web de Metal BLACK SABBATH – Mob Rules (1981) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Mob Rules (1981)

by Vpower

Inglaterra
Heavy metal

SabbathMob1. Turn Up the Night – 3:42
2. Voodoo – 4:32
3. The Sign of the Southern Cross – 7:46
4. E5150 – 2:54
5. The Mob Rules – 3:14
6. Country Girl – 4:02
7. Slipping Away – 3:45
8. Falling Off the Edge of the World – 5:02
9. Over and Over – 5:28

Ronnie James Dio – vocals
Tony Iommi – guitar
Geezer Butler – bass guitar
Vinny Appice – drums
Geoff Nicholls – keyboards

black-sabbath_0303xMob Rules salió al mercado el 4 de noviembre de 1981. El Heaven and Hell había cosechado buenísimas críticas y aceptación entre los fanáticos de la banda, lo cual llevó a la banda rápidamente de nuevo al estudio, para seguir con el filón. Estamos a principios de los ochenta, los grupos firmaban contratos mediante los que tenían que sacar álbum cada dos años.

Deja la banda Bill Ward, más bien lo echaron, por sus adicciones. Si contáramos toda la droga y alcohol que se metieron los miembros originales de la banda, tendríamos para abastecer los bajos fondos neoyorkinos durante un mes, no olvidemos que Ozzy quiere donar su cuerpo a la ciencia, pues no se explica cómo después de meterse tanta mierda, sigue en pie. El substituto de Bill Ward, fue Vinnie Appice, el hermano pequeño de Carmine Appice, por cierto Carmine como batería le da mil vueltas. La diferencia entre los dos es que Carmine es un todoterreno y Vinnie es un batería de hard rock.

El álbum tuvo buena acogida. Ellos grabaron el tema Mob Rules en la mansión de Ringo Starr, para después ponerla de banda sonora de la peli inglesa ochentera, heavy metal (por cierto la peli no tiene nada que ver con el heavy metal, va sobre la historia de una revista, son historias cortas unidas por un nexo bastante psicodélica).

Digamos que dejan un poco atrás su época de drogatas y tratan de limpiarse y profesionalizarse, parte de culpa tuvo Dio, por cierto que no a todos los miembros de la banda les hizo gracia el carácter del italo-americano, al que apodaban “el pequeño dictador”. De ahí la salida de Butler, de ahí las continuas paces y bajarse los pantalones con Geezer, por parte de Tony, que tuvo que tragar mucho con él, porque no quería perder hasta 3 miembros originales, más por marketing, que por el aspecto meramente personal.

La banda se forró con el nuevo contrato con la Warner, y se trasladó a USA, donde estuvieron 3 meses en el estudio, que a la postre resultaron fatales para la convivencia del grupo. La mayoría de relaciones se estropean en estudio o sobre todo en la carretera, convivencia. Dio acabó harto de Geezer y Tony, porque Geoff y Vinny no pinchaban ni cortaban, eran asalariados. Y viceversa. Cambia el mundillo musical, ahora se profesionalizan, tienen sus propios estudios, hacen análisis de marketing, sobre qué puede gustar o no, escuchan la música de otras bandas, para saber y comparar….. antes, te sacaban disco en una semana y salían con su botella de whisky a la carretera, estamos en los ochenta.

Dio asumió todas las responsabilidades. No sólo escribió todas las letras del álbum, sino que aportó ideas de lo que buscaba musicalmente, y fue la mano derecha de Martin Birch en el estudio, en la producción del álbum.. Lo que se dice un profesional. Iommi vs Geezer….. aún tenían muy reciente su etapa de vividores y supervivientes de los excesos, y sobre todo tenían su orgullo. Era la banda de Iommi, de repente llega el pequeño Ronnie, y les dice qué hacer y cómo hacerlo, el resultado es excelente, pero el bueno de Tony, quería mandar él.

La portada….. para mí la mejor de todos los tiempos del heavy metal, si tuviera que apostar por una portada, el Mob Rules, sin duda. La portada del álbum es una versión modificada de la obra de Dream 1: Crucifiers (también conocida como Mob Dream) de Greg Hildebrant, quien dio permiso a la banda para que la utilizara en el álbum. Existe la suposición de que el arte incluye el texto Kill Ozzy (en inglés: Muere Ozzy), en referencia al ex vocalista Ozzy. Después de ser expulsado de Black Sabbath, Osbourne empezó una exitosa carrera en solitario y se había convertido en un rival para su antigua banda. Años más tarde, Tony Iommi escribió en su autobiografía que la portada no incluía ningún mensaje y que la relación con el ex vocalista siempre fue buena, a pesar de todos los problemas.

La portada muestra a cinco figuras encapuchadas armadas con látigos junto a un sudario con un rostro diabólico pintado con sangre. La escena tiene lugar en una especie de mazmorra donde el logo de la banda y el título del disco aparecen escritos de color rojo.

La música. Hay un intento de sacar un nuevo Heaven and Hell, que es el tema bandera de los nuevos Sabbath, con el tema The Sign of the Southern Cross, que está muy bien, pero que no llega a la grandilocuencia de Heaven and Hell.

Este álbum tiene mucho gancho. Es algo más rápido, las guitarras más modernas, con algún toque groove o southern. Temas rápidos como The Mob Rules, la vieja fórmula con Country Girl, que trata de sonar oscura y machacona, pero con Dio, no se puede, porque es melódico. Hay himnos por metro cuadrado, el álbum rebosa talento en cada tema.

Si me quedo con uno, sin duda con Voodoo es todo un himno. Tiene garra: Voodoo, The Mob Rules, tiene clase: Country Girl, tiene temas facilones: Turn Up it Night, tiene melodía: Slipping Away, Over and Over. épica con The Sign of the Southern Cross, rock facilón con …. no tiene desperdicio.

Suena más rockero, más americanizado, con ese toque en las guitarras más yankee, con groove, blues southern rock….etc, todo está pensado. En el Heaven and Hell, Tony sacó adelante los mejores punteos de toda su vida. En éste vuelve a su línea discreta habitual, y vuelve a acentuar los riffs, pero son los riffs menos cañeros y más facilones de la historia de los Sabbath.

Aún así la labor de Geoff Nichols, es vital, él mete un poquito de oscuridad al álbum, sin su presencia sonaría demasiado azucarado.

Es un trabajo  muy comercial, de unos Sabbath menos metaleros y más rockeros, enfocando el álbum completamente para el mercado americano. Pero aún así, es un álbum con mucho gancho, yo le doy bastantes escuchas al año, aunque ya os digo, que si hay una época de la que soy fanático de los Sabbath, es la de Tony Martin.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *