Web de Metal BLACK SABBATH – Sabbath Bloody Sabbath (1973) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Sabbath Bloody Sabbath (1973)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

495/

1. Sabbath Bloody Sabbath  – 5:46
2. A National Acrobat – 6:17
3. Fluff – 4:12
4. Sabbra Cadabbra – 5:58
5. Killing Yourself To Live – 5:41
6. Who Are You? – 4:15
7. Looking For Today – 5:00
8. Spiral Architect – 5:30

Ozzy Osbourne – Voz
Tony Iommi – Guitarra
Geezer Butler – Bajo
Bill Ward – Batería

índiceEl sucesor del Volume 4. Hay que decir que por esta época, la banda ya tenía de sobra un éxito a nivel internacional, y que cada vez era más frecuente los roces entre miembros de la banda, por no hablar de la adicción a las drogas que ya venían arrastrando de antes. Aun así les dio para sacar quizás el último clásico del Line Up original.

La  banda se encerró en el estudio intentando componer los temas que formarían parte del álbum. Sin embargo, el demacrado estado provocado por la adicción a drogas y sustancias psicotrópicas había hecho mella en los componentes del grupo. La situación llegó a tal punto que Tony Iommi (guitarra y compositor) era incapaz de componer una sola nota nueva, ni un solo riff. Para remedio de la situación el grupo entero decide encerrarse en un castillo en Gales (Reino Unido) para inspirarse. Fruto de esas sesiones nacen los temas de “Sabbath Bloody Sabbath”.

Entramos de lleno en la época psicodélica de los Sabbath, su etapa progresiva, que le acompañaría ya hasta el final de la formación clásica.

El Volume 4 dejaba entrever la nueva época progresiva, que aún era un cruce entre el viejo doom y el progresivo, sin desmarcarse por ninguno de los dos al completo, ahora sí que se desmarcan y se decantan por completo por el progresivo. Usan sintetizadores en muchos de los temas, como curiosidad Rick Wackeman de Yes, participó en los teclados.

¿Qué os puedo decir de este álbum? para mí es una obra maestra de aquí a mañana. En la época de máximo cuelgue de sus miembros, sacan a todos sus demonios y nos regalan esta maravilla técnica, que es un viaje hacia el más allá casi, tocan lo transcendental.

Con Sabbath Bloody Sabbath tenemos ese típico tema de los Sabbath, que está a caballo entre el rock y el progresivo a lo Volume 4, además este es el trabajo donde mejor puntea Tomy Iommi, sólo hay que ver el punteo de inicio de Sabbra Cadabbra, emocionante, para después meternos en rollos psicodélicos con piano muy jazzístico, el Ozzy más colgado de su historia, sintetizadores, muy original.

O la bella Fluff o la majestuosa A National Acrobat. Este es un plástico complicado de narrar, a mí me transmite sentimientos. Comprendo a muchos fans, que rehuyen de este album, sobre todo fanáticos de Paranoid, que por cierto el Paranoid es mi album favorito de Sabbath, pero aún así, no sé porque razón habría que escapar de la época progresiva de la banda.

Cambian por completo el sonido, cambian la atmósfera , cambian el sonido grave de las guitarras por uno más limpio, la estructura y el tempo de los temas, ponen el mundo sabbath de patas arriba. La batería es menos rockera y más jazz-fussion. Me encantan estos experimentos.

Es el álbum de Tomy Iommi, sin ningún lugar a dudas su trabajo más inspirado. Una perfecta mezcla entre los viejos Sabbath e influenciados por bandas del momento como los canadienses Rush, los Yes, King Crimson, Camel…etc. No solamente bandas de rock sino bandas blueseras, rockeras, de jazz fussion, experimentando con nuevos sonidos. Al igual que por esta época los Led Zeppelin también se les dio por experimentar. Y es que no es que Ozzy y cía. estuvieran de cuelgue en Gales y se les diera por sacar este trabajo. Esto es algo muy pensado en el estudio, con sus managers, y deciden dar este paso, simplemente porque lo están dando muchas bandas. Pero de todas las que lo dieron, para mí este trabajo es de los más interesantes. Es un trabajo al que después de más de 15 años de escuchas, aún le sigo sacando jugo, y extrayendo nuevas conclusiones, porque es un album complejo pero a la vez muy facilón pero con muchos matices.

El resultado es técnico, más trabajo de acústicas, más punteos y menos riffs, apoyados siempre por sintetizadores, con continuos e incesantes cambios de ritmo, a cada cual más sorprendente.

Una revolución musical por completo, muy diferente a Paranoid, no se pueden ni comparar, una nueva época en la banda. Para mí, un disco de culto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *