Web de Metal BLACK SABBATH – Seventh Star (1986) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Seventh Star (1986)

by Hombre Rancio

Inglaterra
Heavy Metal

seventh Star 21. In for the Kill – 3:48
2. No Stranger to Love – 4:28
3. Turn to Stone – 3:28
4. Sphinx (The Guardian) – 1:12
5. Seventh Star – 5:20
6. Danger Zone – 4:23
7. Heart Like a Wheel – 6:35
8. Angry Heart – 3:06
9. In Memory… – 2:35

Glenn Hughes – vocalista
Tony Iommi – guitarrista
Geoff Nicholls – teclados
Dave Spitz – bajista
Eric Singer – bateria

8605271_f520La etapa más floja de los Sabbath. Ian Gillan abandonaba la banda, porque el Line up original de Deep Purple se juntaba para editar un nuevo trabajo, Perfect Strangers. Judas Priest y Iron Maiden en pleno apogeo, incluso Ozzy con una carrera en solitario sólida de la mano de Randhy Rhoads, y los padres del metal a la deriva.

Bill Ward dejó la banda, más bien lo echaron, Geezer dejó tirado a Iommi y este último se dedicó a probar cantantes, el primero fue Dave Donato, un cantante que estuvo en White Tiger, y que colaboró en un proyecto individual de Geezer, sigue vinculado a la música, pero no cómo cantante, grabó un par de demos y se hizo un par de fotos en estudio, pero nada más, tenéis circulando por la red un corte con Donato a las voces, The Shining. No convenció su estilo a Iommi.

El siguiente en probar suerte fue Jeff Feinholt, un actor de Broadway, que encarnó el papel de Jesucristo en el mítico musical Jesuchrist Superstar. Como todos los que acabaron interpretando este musical y encarnando la figura de Jesús, Feinholt se pasó al cristianismo más ferviente, de hecho quiso ser pastor. No llegó a grabar ningún álbum, sino un par de demos, como Star of India, así se iba a llamar en un principio el Seventh Star. Feinholt aprovechó el tirón que te otorga grabar una demo con los Sabbath para grabar con Mars, Joshua Peraia o Rondinelli, a mí me parece un buen cantante, actualmente es un hombre de negocios.

El tercer cantante que probó Iommi, fue Ron Keel (Ex Steeler, Keel) su brevísimo paso por los Sabbath, le sirvió para lanzar su carrera en solitario, Keel, que continua hoy en día. Yo sinceramente me hubiera quedado con Feinholt, pero Iommi cuando estaba a punto de tirar la toalla, decidió llamar a un amigo, Glenn Hughes. Tengo que decir que este álbum iba a iniciar la carrera en solitario de Iommi, pero que por presiones de la discográfica salió editado con el nombre de la banda, algo que cabreó y mucho a Iommi.

El álbum  tiene temas muy buenos como la rápida y cañera In for the Kill, Seventh Star y Danger Zone forman los 3 auténticos trallazos de este trabajo. El resto son temas bastante buenos, es un álbum muy fácil de escuchar. La baladita No Stranger to Love, con teclados, bastante paradita, aunque algo oscura, intenta Iommi darle su toque personal, pero no siempre se consigue.Turn to Stone, tiene una aceleración bastante interesante, lo mejor es el punteo que se casca Iommi, supongo que al intentar hacer una aventura por solitario, intentó no sonar a  Sabbath, pero aún así sigue sonando. Los riffs y punteos de este tema son muy interesantes.

The Guardian es una intro atmosférica que abre paso al temazo del tema el Seventh Star machacón, con muchísimo gancho y atmósfera lograda, un tema grandioso. Pero lo mejor estaba por llegar, sin lugar a dudas, lo mejor es Danger Zone, un trallazo de puro metal, os recomiendo escucharlo con Gillen en el micro, porque se sale del mapa.

Los otros temas bajan bastante el nivel, de ahí que algunos consideren este álbum algo flojo. Pero son interesantillos, tienen influencias purplelianas, pero pasadas por la batidora, con toques de los Sabbath, con sus riffs clásicos pero con las ideas de los Purple de Hughes/Coverdale/Bolin. 3 temas finales bastante lentos, melodía apagada y oscura, que bajan la nota, lo mejor es In Memory, un tema muy melancólico, que le queda cómo anillo al dedo a Glenn Hughes.

Pero aún habría  una nueva vuelta de tuerca. Glenn hughes acabaría abandonando la banda, la versión oficial es que tuvo una pelea que afectó su voz, otra versión dice que por esta época estaba pasado de rosca, y dicho por él, los años de Purple y Sabbath , sobre todo sus años ochenteros, estaba demasiado enganchado, y suerte que se encontró a Dios, eso dijo él en los años 2000, me alegro de que saliera de esa espiral. Le llega la oportunidad a Ray Gillen.

Y este sí que no pasó desapercibido como Donato, Keel, Feinholt… se salió del mapa. Raymond Gillen, estaba haciendo una obra de Broadway llamada “Cats”, ese fue su inicio. Después se pasó al proyecto de Rondinelli, sacando un par de temas, “Warfare” se llamó el álbum, un trabajo muy buscado por los coleccionistas.

Estuvo en los Black Sabbath que lo ficharon al escucharle en Rondinelli, terminó la gira del Seventh Star y grabó una demo de lo que sería el próximo álbum de la banda, el Eternal Idol. Pero dejaría la banda con Eric Singer, por malos rollos con los managers, Iommi, y desacuerdos musicales. Empezaría su propia historia, primero grabó una demo con Blue Murder, cantó en el tema Strange Winds, para Savatage, después llegaría Phenenomena, Badlands y Sun Red Sun…. murió en el 93, víctima del sida, una enorme pena, dicen de él que era uno de las mejores personas que había en el mundillo musical, yo digo que tenía una voz colosal. En fin, esta es la historia del accidentado Seventh Star.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *