Web de Metal BLACK SABBATH – Tyr (1990) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – Tyr (1990)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

tyr 11. Anno Mundi (6:12)
2. The Law Maker (3:55)
3. Jerusalem (3:59)
4. The Sabbath Stones (6:48)
5. The Battle of Tyr (1:08)
6. Odin’s Court (2:42)
7. Valhalla (4:42)
8. Feels Good to Me (5:44)
9. Heaven in Black (4:05)

Tony Martin – Vocalista
Tony Iommi – Guitarrista
Neil Murray – Bajista
Cozy Powell – Batería
Geoff Nichols – Teclista

tyr 2A mí el Headles Cross siempre me pareció un álbum ligeramente superior al Tyr. La opinión generalizada es que Headless Cross fue el mejor trabajo de la era Martin. Con el paso de los años, creo que sin dudas el mejor trabajo de la época Martin siempre fue el Eternal Idol, seguido de cerca por este genial Tyr.

Headless Cross es más clásico, más temazos, más brillantes, más de todo, pero el Tyr es más profundo, es de esos álbumes que va ganando escucha a escucha, que nunca le acabas de capturar toda su esencia, a mí me parece un trabajo concienzudo.

Me recuerda al Nostradamus de los Dioses Priest, no porque se parezcan en lo musical. Sino porque comparten destino, el Nostramus de Judas, dentro de 10 años, será puesto en un altar, valorarán su valor musical, con el Tyr pasará lo mismo.

Es más profundo que Headless Cross, porque Tony Martin se encargó de que así fuera. Compuso todas las letras, y esta vez, quiso hacer una especie de trabajo conceptual, sobre Tyr, el hijo de Odín.

Donde el señor Geoff Nichols, tiene un papel fundamental, para ambientar, y regar los temas de excelente vino, los reviste de majestuosidad, todo en el álbum es lujoso a más no poder. Los riffs, el bajo, ni más ni menos que Neil Murray el batería y la prolijidad y versatilidad de su ritmo, el señor Cozzy Powell … es un supergrupo y no nos podemos esperar nada que no sea un buen resultado.

Es cierto que hay temas que son muy parecidos a los del Eternal Idol  o los de Headless Cross. Por ejemplo aunque es un temazo el Law Maker, me corta un poco el rollo que habían conseguida en Anno Mundi… tema conceptual, lento, con teclados, riffs pesados, coros agudos muy buenos, y Law Maker es un tema que va al grano, rápido, pero con melodía como en el Headless Cross, con muy buen trabajo de guitarras, gran tema, pero quizás mal colocado.

Volvemos a recuperar la épica del primer tema, en Jerusalem. Es un tema de estructura muy clásica, con sabor metal ochentero, a lo Heaven and Hell tema que llevan intentando repetir muchas veces. Aunque es un tema mucho más rockero que metalero. Buenos coros, buena ambientación, el riff oscuro, es un veneno dentro del tema rockero, que me gusta mucho. Lo mejor de Jerusalem, es el trabajo vocal de Tony Martin, que está enorme, cómo siempre.

Os decía que el error de Iommi siempre fue acoplarse al cantante de turno y ofrecerle temas a su medida, con esto la banda pierde siempre personalidad. Pero Tony Martin es un cantante que piensa en el grupo, no en su interés personal. Y lo demuestra con esta composición, The Sabbath Stones, es un canto a la época Ozzy, una vuelta a los Sabbath más oscuros y con toque atmosférico y espiritual. El tema empieza setentero, con ritmos doom, oscuros, el cambio de ritmo te deja de piedra, con esas acústicas, y un Tony Martin, que para mí se deja el alma nota a nota, hasta la arrancada. Esta clase de temas, ya los escuchamos en Headless Cross, estos medio tiempos gloriosos….. pero no nos importa repetir plato.

The Battle of Tyr es un tema intro… hace tiempo que los Sabbath no nos hacían una intro con teclados, épica, para introducirnos de lleno a la corte de Odín. Y cuando entramos in the Courts of Odin, nos encontramos con una sorpresa musical. Después del arranque del teclado épico, pensamos que acometerán con furia, y nos encontramos unas acústicas muy medievales, con teclado, y punteos bluesy, y un Cat Martin más melódico, caviar ruso para el buche del oyente.

La santa trinidad: The Battle of Tyr, Odin’s Court y Valhalla. Que en realidad es  un tema dividido en 3 partes, y el arranque de Valhalla, es de los mejores momentos del metal. Esencia rockera, porque es power metal potente, con toques neoclásicos, rockeros, conceptuales, pero con melodía, ojo al solo que se marca el bajista, hay que poner la oreja, cuando está punteando Iommi, presta atención a lo que se marca Neil Murray…. es esas pequeñas joyas que os decía, que te dan las escuchas y escuchas, vamos captando matices, que antes se nos escapaban. Gran estribillo también.

Feels Good to Me, arranca con un punteo bluesy, para meternos de lleno en la balada del álbum…. pero qué balada amigos. Una balada Sabbath  con sus arranques de furia, con riffs cañero y teclados, para volver a las acústicas y a la elegancia, está todo inventado amigos, la balada que en la historia del metal sentó cátedra es Beyond the realm death de los Judas, y todas las bandas del planeta han intentado alguna vez a la hora de componer una balada de crear esto, elegante, cañera, con clase, me gusta.

Heavens in black es un tema como el segundo del álbum, como The Law Maker, metalero – hard rockero, con mucha melodía, enorme gusto….. pero me desentonan algo en el conjunto del disco, porque los otros son temas conceptuales, algo bizarros, atmosféricos, y estos son hard heavy que van al grano, por eso se suele decir que Headless Cross es mejor álbum, o el Eternal Idol. Pueden que sean mejores álbumes en global, pero yo creo que TYR es el álbum de los Black Sabbath, que más momentos mágicos tiene sueltos, en toda su carrera.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *