Web de Metal IRON MAIDEN – No Prayer For The Dying (1990) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

IRON MAIDEN – No Prayer For The Dying (1990)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

iron maiden no prayer for the dying 11. Tailgunner – 04:15
2. Holy Smoke – 03:49
3. No Prayer for the Dying – 04:23
4. Public Enema Number One – 04:14
5. Fates Warning – 04:10
6. The Assassin – 04:18
7. Run Silent Run Deep – 04:35
8. Hooks in You – 04:07
9. Bring Your Daughter to the Slaughter – 04:44
10. Mother Russia – 05:32

Bruce Dickinson – Vocals
Nicko McBrain – Drums
Steve Harris – Bas
Janick Gers – Guitars
Dave Murray – Guitars

iron maiden no prayer for the dying 2Y se acabaron las ideas o la doncella se dejó llevar también por los aires de renovación que soplaban en el mundo de la música a nivel mundial. El caso es que después de haber editado el mejor disco de su carrera, al menos en mi humilde opinión, nos soltaban este disco insípido, falto de todo gancho.

El No prayer puede ser clasificado como un disco del montón, es decir, al alcance de cualquier grupo de la época. Se pierden las referencias que hacían de los Maiden una banda un tanto especial, con altibajos en sus albumes, porque tienen auténticos truños de canciones por medio, pero con otras muy buenas y de las que enganchan. En éste, sin embargo, sencillamente es que no engancha, acaba el disco y sigues con la mente en blanco, ¿te acuerdas de alguna estrofa, algún estribillo, algún riff o solo que merezca la pena? No, nada en absoluto, es como si se hubiesen olvidado de su estilo, tratando de sonar más comerciales y cayendo en lo vulgar, en lo trillado.

Y eso es este disco, la normalidad y la ramplonería más pura. Con eso y con todo, prefiero este disco al tostón que no servirían a partir de aquí, el fear, los discos con Blaze y la nueva mierda que nos sirven hoy en día. Caca enlatada. Este disco al menos, pese a carecer de gancho y de brillantez, ofrecía temas simples de esos que escuchas en el momento y no te dan pereza. ¿Quién sin embargo es capaz de acabarse de principio a fin un Fear of the dark? ¿O un X Factor? Pero ya llegaré a eso en su momento.

Un disco gris, sin relevancia, totalmente prescindible. A diferencia de los demás discos de Maiden, y ahí está su peor parte, aquí no hay ningún tema que merezca ser salvado del olvido, ninguno que valga la pena destacar en un recopilatorio de la banda. Lo dicho, empezaban las horas bajas de Maiden que desembocarían en la salida del grupo de Bruce Dickinson para dedicarse a sus labores personales, otro tema que en su día abordaré.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *