Web de Metal IRON MAIDEN – The Book of Souls (2015) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

IRON MAIDEN – The Book of Souls (2015)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

iron maiden the book of souls 1Disc 1:
1. If Eternity Should Fail
2. Speed of Light
3. The Great Unknown
4. The Red and the Black
5. When the River Runs Deep
6. The Book of Souls

Disc 2:
1. Death or Glory
2. Shadows of the Valley
3. Tears of the Clown
4. The Man of Sorrows
5. Empire of the Clouds

.

Bruce Dickinson – Vocals
Steve Harris – Bass
Dave Murray – Guitars
Adrian Smith – Guitars
Janick Gers – Guitars
Nicko Mcbrain – Drums

iron maiden the book of souls 2Iron Maiden siempre genera una gran expectación, así que no me voy a andar por las ramas y voy a comentar tema a tema, con lo que nos vamos a encontrar en este álbum.

Arrancamos con If Eternity Should Fail un tema que tiene una intro fantasmal, dónde Bruce va entrando en el tema con eco, poco a poco. La arrancada es buena, al galope, entran con un ritmo muy melódico de las guitarras. Es un tema que abre un poco la esperanza para los viejos fans, pues parece que aparcaron un poco el progresivo, el ritmo es muy melódico, me recuerda bastante al Brave New World, la clásica aceleración de Iron Maiden y un solo que le falta feeling. El tema acaba con un discurso con una voz regrabada y acústicas. Buen tema, aunque me falta garra, me gusta mucho más la primera parte del tema, que la final.

Llegamos a Speed of Light, tema ya conocido por todos, así que no me extenderé. Es un tema que no me dice nada, monotemático, y con un Bruce muy chillón, el solo, pues simplemente potable, lo único que hay que decir es que suena a hard heavy ochentero, como el anterior tema, pero baja bastante el nivel.

Turno para The Great Unknown es un tema de seis minutos de duración, con una primera parte de acústicas muy atmosféricas, algo habitual en ellos, que ya ejecutaron a lo largo de toda su carrera. La arrancada es lo de siempre, el solo minutero, lo de los tres guitarristas es solo marketing, porque todo el peso lo llevan dos, y acaba como al principio, con el inicio baladístico.

Los temas están bien, son menos rebuscados que en su anterior etapa, pero es que no me enganchan. The Red and the Black es un tema de 13 minutosarranca con un ritmo de bajo de Harris, enseguida se ponen al galope, marca de la casa, unos coros para Dickinson, que seguramente funcionarán en el directo, y una segunda parte del tema con un riff más agudo y afilado, que se adecua más a la voz de Dickinson. El tema contiene el solo más duradero de guitarras, con algún ritmo emotivo, es la fórmula de siempre, la que siempre les funcionó, y me alegro de que la retomen.

Interesante el inicio de When the River Runs Deep, con un riff muy nwobhm y una arrancada que casi tildaría de Rockera, me suena a Scorpions e influencias todavía más blandas, no es un álbum cañero. Me sobran siempre esos solos minuteros, en su primera sección está bien, sigue la temática del tema, muy rockera, pero en la segunda parte se ponen más progresivos, y no me dice nada. De todas formas, es un tema que tiene el estilo del primero, lo más destacable es su melodía.

Y abordamos el último tema del primer CD The Book of Souls un tema de 10 minutos, que arranca con unas acústicas muy suaves, hasta que el tema se abre con un medio tiempo machacón, ritmos muy orientales a golpe de sintetizadores que me recuerdan al Powerslave. Iron Maiden, con este álbum pretende revisar sus tiempos dorados. Al cuarto minuto, se produce el cambio de ritmo, la aceleración y el solo minutero, siempre es lo mismo, las guitarras dobladas melódicas, muy previsible, pero quedaos con eso, tratan de volver al Powerslave.

Vamos sin más preámbulos con el segundo CD de este trabajo. Interesante el ritmo de Death or Glory, pero de nuevo con un Bruce Dickinson que suena muy forzado. Quizás es de los pocos temas del álbum, que realmente tiene garra. La segunda parte del tema, con una aceleración y con Bruce regrabándose los coros, muy bueno el bajo de Harris, imprimiéndole atmósfera al tema con un riff hipnótico que relanza el solo. El estribillo en sí, es insulso, al igual que el solo, pero la cadencia rítmica de Iron Maiden, pues vuelve a brillar como en sus buenos tiempos, un detalle para la esperanza.

Retoman esos riffs épicos. en Shadows of the Valley… por cierto, los Judas Priest también tiraron mucho de estos riffs en su último trabajo en temas como “Halls of Valhalla” o “Battle Cry”. El inicio de este tema es esperanzador, suena a “Piece of Mind”. Lo malo es la arrancada, al galope, con los sintetizadores, es lo de siempre…. al final tengo la sensación de estar escuchando el mismo tema una y otra vez.

Afrontamos los últimos tres temas. Tears of the Clown, para mí es el peor corte con Speed of light y de largo. Un ritmo al galope, al menos hay cierta melodía en el estribillo, un cierto feeling, pero el álbum, tiene el mismo defecto de siempre, que todos los temas son muy previsibles. El solo con distorsión, vuelve a sonar muy Hard Rock, pero al menos tiene pasión, algo que no tiene la inmensa mayoría de solos de este trabajo.

The Man of Sorrows, penúltimo tema. Con acústicas y un solo melódico, de nuevo sonando a Scorpions por los cuatro costados, nunca me gustaron las bandas grandes que emulan a otras grandes, pero a estas alturas de la película, da exactamente igual. Este tema, y los pasajes acústicos, tienen muchísimo de Bruce Dickinson, de hecho muchísimos temas os van a sonar al Tyranny of Souls, el último álbum en solitario de Bruce. Un tema que a muchos fans, les va a descolocar por completo, es muy melódico, sin energía ninguna, pero al menos con un mínimo de clase.

Y arrancamos con el último tema, 18 minutos de duración, casi nada. El arranque de Empire of the Clouds es elegante, con piano, violín y acústicas… pero no son ellos, esto es AOR y neoclásico… sí, con el estilo Maiden, pero es que no tiene feeling ninguno. A partir del minuto tres, arranca Bruce con redobles de batería, y la arrancada del tema, pues con una batería a medio tiempo, con sintetizadores y el piano, creciendo en intensidad. Es un tema que no hay por dónde cogerlo. Ni tiene Feeling, ni tiene ritmo, se hace soporífero, además el cambio de ritmo, de cómo introducen sus riffs doblados en un tema tan blando, no pega ni con cola, un auténtico despropósito, sin este tema, el álbum estaría mucho mejor.

Conclusiones sobre el álbum: Es lo mejor que han editado desde el Brave New World (sin ser mejor que este). Tampoco era una misión muy complicada, los últimos trabajos de Iron Maiden dejaron el listón por el suelo. Es un trabajo dónde dejaron de lado por completo el progresivo, noticia muy buena para los fans de Iron Maiden. Intentan recuperar los riffs doblados minuteros y épicos de siempre, muchos toques de Hard rock, y lo peor de todo es que los temas son muy similares y sobre todo previsibles. En su cómputo global, el álbum se me atraganta continuamente, y me resulta bastante aburrido. Pero aún así, considero que es más de lo que se les puede pedir a estas alturas. Los Iron Maiden intentaron innovar en sus anteriores trabajos y vieron que no era lo suyo. Y ahora vuelven a la carga con un álbum repleto de viejas fórmulas ya olvidadas y guardadas en un cajón por ellos, pero sin fuerza ni gancho, un buen par de temas, como los que señalé, y poco más. Al menos han vuelto a intentar satisfacer a sus fans, aunque suena todo a viejos y trillados ritmos. Lo mejor que podría hacer esta banda es dedicarse a tocar viejos temas o vivir de rentas, porque lo que es componer…. desde el fear of the dark, están ya de capa caída y a vuelta de todo. The Book of Souls es un álbum soporífero.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *