Web de Metal JUDAS PRIEST – 5 Souls (2014) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

JUDAS PRIEST – 5 Souls (2014)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

judas priest 5 souls1. Snakebite
2. Tears of blood
3. Creatures
4. Bring it on
5. Never forget

.

Rob Halford – Vocals
Scott Travis – Drums
Ian Hill – Bass
Faulkner – Guitars
Glenn Tipton – Guitars

.

judas priest reedemer of souls 2Estas Bonus del Reedemer son absolutamente imprescindibles para los fans de la banda. Y es que lo que nos presentan en ese bonus disc es un material exquisito, pero antes de entrar a analizarlo en detalle os diré por qué me parece tan valioso este bonus que nos ofrecen los grandes Judas. Estas cinco canciones, unas más que otras, tienen un sabor muy clásico, muy a los Judas de antes de la separación con Haldford y, por supuesto, con una calidad de muchos quilates. Pero dejando por un momento aparte lo buenas que son las canciones, lo más importante es el mensaje que tiene el haber editado estas canciones por separado y no con el disco 1. Simplemente los Judas nos están diciendo: mira acabas de escuchar el nuevo disco de Judas, el Redeemer of Souls, que suena innovador y diferente a otras cosas que hemos hecho en el pasado, pero que además suena como una jodida maravilla. Pues bien, ahora te ofrecemos otra muestra de lo que podríamos haber hecho si nos saliese de las pelotas, que no es ni más ni menos que un segundo British Steel, un SAD Wings of Destiny, un Stained Class o un Defenders. Sí, podrían hacerlo con la gorra y todo con canciones nuevas sin repetir ni regrabar ningún tema antiguo, todo material perfectamente nuevo y de alto voltaje. Pero NO, los Judas siempre han evolucionado y lo que nos han ofrecido como disco nuevo y último es esa joya que aparece en el cd1, este segundo es un regalo a los fans, un resumen de su historia musical y de la clase que tienen y que jamás han perdido. Se retiran como lo que son, los putos amos, los dioses, a lo grande, de la única forma en que saben y pueden hacerlo.

Snakebite es el primer tema de este segundo disco y suena a clásico por los cuatro costados, sonido muy de los ochenta, podría encajar perfectamente en un British o un Killing Machine, solos clásicos marca de la casa y estribillo de los de antes, con ese ritmillo fiestero que le ponían a su música por aquella época, en ese sentido se me asemeja mucho a Living after midnight, esa alegría que destila el tema la clavan en esta canción también.

Tears of Blood es un tema más complejo que el anterior, pero igualmente de sabor ochentero, ésta la encuadraría más en un Defenders, aunque el tempo es un poco más pausado. Excelentes riffs y arreglos de guitarra, la voz de Haldford con ese estilo propio que siempre ha tenido, es que cierras los ojos y vuelves al pasado. Solos tope Judas, relevándose uno a otro e increscendo, genial.

Creatures es un tema más oscuro, con un riff más tenebroso, sin darnos cuenta casi llegamos al estribillo, Halford dota a su voz de un tono maléfico y nos avisa de que la noche esta llena de peligrosas criaturas y, qué coño, que son los putos amos. Punteo de órdago a lo grande, con más feeling que velocidad, luego la típica parada de Judas para coger aire y volver a la carga con el estribillo. Otro temazo clásico, porque lo acabo de escuchar que si no parecería que llevo pegado a él toda la vida.

Bring it on es una canción más hard and heavy, de nuevo perfectamente encajaría en un Stained Class o incluso en ese gran Point of Entry. No tiene la velocidad de un Rapid Fire pero tiene un feeling brutal. Solos de bandera y, por desgracia, enfilamos hacia el último tema, después de soñar que viajábamos al pasado en la máquina del tiempo.

NEVER FORGET es cosa aparte. Esto no sólo es una balada es LA balada. Técnicamente Halford lo borda y consigue transmitirnos todas las sensaciones que nos recorren el cuerpo como una descarga eléctrica brutal. Guitarras acústicas durante casi todo el tema y ritmo muy pausado en el que Travis solo usa caja, platos y bombo, nada de timbales. Pero es que lo instrumental queda en un segundo plano, lo más importante y lo que realmente me los ha puesto de corbata es el mensaje, la letra de la canción. La canción se convierte en un epílogo brutal en el que Judas Priest a través de la voz del Metal God nos da las gracias a todos los fans que hemos estado ahí durante su larga carrera, apoyándolos y disfrutando con ellos. Si eres fan de Judas es inevitable que escuchando este tema se te ponga la piel de gallina e incluso que sueltes alguna lágrima que otra, demuestra que eres humano, la ocasión lo merece. Confieso que cuando escuché el tema por primera vez me quedé en estado de shock, porque asumí por primera vez que ésta es la jodida despedida de los dioses e inevitablemente se me erizó el cabello en la nuca y se me perdió la vista en el horizonte. Los solos de guitarra son apocalípticos, nos elevan a los cielos de la mano de la banda más grande que ha visto este jodido planeta.

Y cierro esta crítica con la última estrofa de Never Forget, que por cierto tiene una letra larga y variada, no se dedica a repetir dos frases todo el rato, para nada, son más de 6 minutos dando las gracias y enumerando todo lo que ha supuesto para ellos más de 40 años de carrera musical, dice así:

As we relive the best times of our lives
You will be there for us and stood right by our sides
Yes we know that all good things come to an end
This is just farewell and not goodbye my friends
And we thank you for it all, we will never forget
We will play on till the end, it’s not over, not over my friends
We are together tonight, reUNITED for all our lives
And we thank you for it all, we will never forget (Y solo de guitarra de cagarse)

Yo sólo digo esto: si me tocan este tema en la próxima gira, al final del concierto, como corresponde, mojo las bragas sin reparo y lloro a lágrima viva.

Gracias, por siempre, JUDAS PRIEST.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *