Web de Metal KING DIAMOND – The Graveyard (1996) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

KING DIAMOND – The Graveyard (1996)

by Dr X

Dinamarca
Heavy Metal

1. The Graveyard
2. Black Hill Sanitarium
3. Waiting
4. Heads on the Wall
5. Whispers
6. I’m Not A Stranger
7. Digging Graves
8. Meet Me At Midnight
9. Sleep Tight Little Baby
10. Daddy
11. Trick or treat
12. Up From The Grave
13. I Am
14. Lucy Forever

.

King Diamond – Cantante, Teclado
Andy LaRocque – Guitarra
Herb Simonsen – Guitarra
Chris Estes – Bajo
Darrin Anthony – Batería

Nuevos músicos para una nueva aventura. Herb Simonsen secunda como guitarrista rítmico a LaRocque que es la cabeza visible del proyecto. Este guitarrista americano de ascendencia nórdica estuvo tan solo en la banda del 95 al 98, procedía de una banda de Texas que se llamaba Mindstrom que editó varias demos de metal progresivo en los inicios de los noventa. Christ Estes al bajo, otro músico de Kansas, son los años americanos de King Diamond, estuvo en la banda del 95 al 2000, también procedía de Mindstrom, al igual que el batería Darrin Anthony…. interesantes tres fichajes procedentes del metal progresivo pero no le dan un toque técnico al trabajo y son músicos que una vez que finalizaron su labor en King Diamond desaparecieron.

El séptimo álbum de King Diamond siempre generó controversia aunque sinceramente a mí no me lo parece. De esa clase de álbumes que unos dicen que es muy bueno y otros soporífero y no hay término medio, pero para mi gusto no hay debate pues los muy fans siempre aplaudirán con las orejas cualquier material que saque su artista favorito, es un trabajo bastante flojo.

Son los años grises como banda, no cambiaron de estilo ni se vendieron y hay que valorar ese dato, pero son trabajos bastante irregulares y este directamente es flojo. Quiere darle un toque psicodélico a la parte vocal que resulta un tanto irritante por momentos pero se le perdona. También hay gente que no soporta el tono tan agudo de Baker el cantante de Cirith Ungol y aún así son conscientes que es una de las mejores bandas del metal, en realidad ese no es el problema de este disco.

El gran problema es tan sencillo como que los temas de este disco son muy aburridos. En esta ocasión nos encontramos con un trabajo de teclados que por momentos no resulta un buen acompañamiento para la música que ponen sobre la mesa, digamos que no casan bien. Solo en los dos primeros temas me encuentro cierta maestría compositiva y momentos realmente buenos pero van sucediéndose los temas y no pasa nada reseñable. Un artista se puede equivocar y pasarse a otro estilo musical y los fans le crucifican por ello pero siempre le acaban perdonando pero lo que peor le puede sentir a un artista musical es que aburra y eso es lo que precisamente le sucede a este trabajo, eran años grises.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *