Web de Metal LIVING DEATH – Killing in Action (1991) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

LIVING DEATH – Killing in Action (1991)

by Hombre Rancio

Alemania
Speed Metal

164811. Killing in Action
2. Hang ‘Em High
3. Dire Weak Up
4. Hearteater
5. Polimorphic
6. World Weariness
7. Die For
8. Stand Up
9. Tribut of Gutter
10. Daily Life

Gerald Thelen – cantante
Reiner Kelch – gutiarras
Dieter Kelch – bajo
Frank Ullrich – batería

LIVING_DEATHCabreo entre Toto Bergman y los hermanos Kelch, que hace que éste abandone la banda y se monte su propia historia, los Sacred Chao se llama su nueva formación. Saca un ep en el 89, y compite en escena con los Living Death de los hermanos kelch, resultado fracaso total. Los Sacred Chao son una banda de medio pelo y los Living Death sin Toto no tienen ningún interés.

Los Hermanos reaccionan pronto y fichan batería nuevo y cantante, superan la marcha de 3 componentes y van directos a lo que por desgracia será su último trabajo en estudio.

Gerald Thelen tiene una voz, no tan personal como la de Toto. Es más rasgada, de la escuela de Udo, que tanto vale para speed, para thrash o lo que le echen en cara.

Por el camino perdemos la personalidad de Toto. Siguen siendo una banda de speed, pero pierden toda la esencia punk que hubo siempre en sus álbumes. En éste se pasan definitivamente al thrash, pero un thrash muy personal. Un thrash con muchos toques de heavy metal, y más técnico, menos alocado que sus predecesores.

Hay algún intentó como Tribute of Gutter, de sonar como los viejos Living Death, ese speed pero como dije sin influencias punkarras, no son tan sucios. Un thrash con numerosos cambios de ritmo con punteos elaborados, más pausados, el álbum está de lujo que conste.

World Weariness, gran tema. Con una intro entre orquestada y de principios del metal industrial, oscura, tétrica, la banda sigue queriendo tener ese poso de oscuridad que siempre les caracterizó, pero esta vez más técnico, y menos guarro y directo al grano como sus primeros tiempos. Para ello, ralentiza el ritmo, siempre speedico, es su álbum menos veloz, uno de los hermanos Kelch se hace cargo de la guitarra en solitario, cuando antes sólo era el rithm guitar, no lo hace nada mal.

Y es que por ejemplo un tema como Hang ‘Em High en el pasado pues tendría abuso de riffs distorsionados de batería ultrarápida, y de presencia del bajo, dándole ese sabor speed punk thrash. Ahora más bien es thrash con toques speed, cambios de ritmo numerosos, pero esta vez más tétricos, oscuros, propios de la época también todo hay que decirlo, riffs doblados distorsionados oscuros, teatralidad en la voz del cantante, paradas técnicas progresivas, punteos lentos…..

En Dire Weak Up la batería es más técnica, predominan los tiempos lentos, técnicos, con riffs machacones cómo este, creciendo en velocidad, y la batería no mantiene un ritmo concreto, sino que va variando. Y esto le da diversidad al álbum, un trabajo que gana con las escuchas. Con muy buenas ideas, para mí los Living Death siempre fueron grandes músicos.

Hearteater es otro buen corte, a nivel de caña no baja nunca ni un ápice. Está de moda el riff caótico, rápido, mareante, técnico, los Coroner empezaban a contaminar con sus ideas al resto de bandas, las bandas under se contagian sólo de bandas under. Le falta un tema bandera al disco, pero tampoco tiene ningún tema que baje el nivel, todo sea dicho.

Polimorphic más profundo, en una palabra que el álbum no merecía pasar inadvertido. Pero es lo de siempre, falta Toto, y hay fans que no perdonan que falte el líder. Al faltar Bergman, pues quisieron hacer algo diferente, más acorde con la época, es un gran disco, pero no son los viejos Living Death.

Stand up, es un temazo colosal, tiene un riff épico afilado doblado, mitad paranoico y técnico a lo Coroner y Mekong Delta, influencias de este trabajo, con un buen trabajo en la base rítmica, machacón, es un álbum de notable alto, cañero, crudo, técnico, adictivo, diferente.

Acaba el álbum con el tema oscuro con intro con acústicas Daily Life, broche de oro para este gran trabajo. Por las razones que dije no se comieron un rosco. Año 2008, los Living Death volvían al ruedo esta vez con Toto Bergman al micro, en el keep it true… ojalá que vuelvan y se metan en estudio de nuevo, el metal necesita a los Living Death. Este trabajo pasó inadvertido, primero por la ausencia de Toto, y sobre todo porque estamos en la década de los noventa y la música de los Living Death ya no te la compraban ninguna discográfica.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *