Web de Metal MANDATOR – Initial Velocity (1988) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MANDATOR – Initial Velocity (1988)

by Vpower

Holanda
Speed Metal

mandator 11. Attila
2. Black Rose
3. Faces of Death
4. Jack Boots and Leather Caps
5. Power of the Law
6. Evil Dead
7. Posers
8. I Will Be Your Last

Peter Meijering – Lead Vocals
Marcel Verdurmen – Guitars, Vocals
Luit de Jong “Dejo” – Guitars
Hette Bonnema – Bass
Claus van den Berg – Drums

1665_photoÉste es uno mis discos de thrash preferidos y contiene la que posiblemente sea, sé que es fuerte decirlo con tan buenas bandas como ha dado este estilo, mi canción preferida que haya salido de manos thrasheras. Hablo de Black Rose, el segundo tema del disco. A ver, no es que técnicamente sea algo sublime, pero sí está muy bien construida, muy en el estilo del speed europeo, con interludios melódicos, se aleja del estilo más básico y lineal de algunas bandas americanas, y rezuma buen gusto y sensibilidad por los cuatro costados, de forma que cada vez que la escucho se me pone la piel de gallina de manera inevitable. 

Pero empecemos por el principio. Mandator son una banda holandesa, que sólo llegó a editar dos discos, este y el Perfect Progeny, ambos en territorio thrash pero el segundo mucho más agresivo o más speedico si se quiere, muy buen disco también, aunque para mí su debut es insuperable, porque tiene mayor cantidad de matices. Ni que decir tiene que no se comieron un rosco, y de hecho ahora que vuelven hasta los teleñecos estos no se han reunido, si es que siguen vivos… Sería un lujazo verlos en directo, quizás algún día en un KIT o un Bang Your Head…, soñar es gratis.

El disco arranca con Attila, canción agresiva y veloz, un cañonazo para arrancar el disco. Si uno se quedase sólo con este tema diría que los Mandator son buenos pero una banda de thrash más de las muchas que surgían como setas a finales de los 80. Pero a partir de aquí se desmadra la cosa.

Black Rose, ya lo he dicho, es para mí una de las mejores canciones del thrash de todos los tiempos y, por supuesto el temazo del disco. Arranca donde se quedó la anterior, es decir, con velocidad, pero ya vemos un cambio notorio en las voces, de una voz muy rasgada en el anterior tema pasamos a una más suave y melódica y el puente no es tan in your face como el anterior, por contra prepara el terreno para uno de los estribillos mejores que se hayan compuesto, abierto previamente por un solo de guitarra de los de caer de hinojos. Estribillo adictivo, luego siguen las guitarras desbocadas y cuando creíamos que ya se acababa ahí la cosa… paradinha y a soltar la lágrima. De chapeau!!!! Ya digo, uno de esos temas que todo buen metalero que se precie debería conocer, yo me hago pipi encima cada vez que llegan a la parada del tema, no tengo reparos en reconocerlo, buffff, llora o muere! Revenge was cruel…

The messenger, he spoke out his curse
The demons power, i felt it strong
The Black Rose was credit to all this
in the hands of a devils son
A terrible disaster had just begun
The Black Roses revenge was cruel
A new age began with this flower
This rose was a destructive tool
The sun was covered by clouds
The moon now forever shines
An evil century made it’s entry
We’d better dig our graves, to die

Con Faces of death recuperamos la vena cañera a tope, con una batería desbocada y un Meijering extremando su voz a tope. Pero como la linealidad no es la seña de estos tipos, se suceden riffeos guapos a lo largo de toda la canción, pero sin perder ni un ápice de fuerza. Canción cruda con un solo típico de la escuela bay area más sucia.

Después de la tormenta parece que vuelve la tempestad con Jack Boots, que comienza con unas guitarras desgranando las notas y luego rompen con un riffeo potente y un ritmo de batería de esos que te mueven el cuello aunque no quieras. Voz rasgada a tope y de nuevo otro buen estribillo, muy pegadizo, seguido de un riff mágico que repiten a lo largo de la canción. De nuevo, otra paradinha marca de la casa da como resultado una canción muy efectista y muy lucida, fuera de los parámetros habituales de este tipo de bandas. Solos y riffeos a discreción, se puede pedir más? Canción muy para el directo, un temazo.

Power of the law se inicia con un riff que luego adoptarían todos los hardcoretas del mundo mundial. Aquí de nuevo, la velocidad y los ritmos extremos son la nota predominante, como Meijering forzando su voz al máximo, en algunos momentos incluso me recuerdan a los Kreator más agresivos de los 80.

Cambiamos nuevamente de tercio con Iron Angel, y es que la variedad en el disco está más que probada. Guitarras lúgubres que dan paso a un riff al más puro estilo Testament, con ritmos veloces, aunque no ultraspeedicos como los del tema anterior, y con constantes cambios de ritmo. Uno se podría esperar que el gran Chuck Billy hiciese aparición en escena en cualquier momento. Los agudos en la parte final de la canción abren una nueva dimensión, buen trabajo de guitarras. Incansables estos tíos, temazo con más capítulos que la Biblia.

Posers es un tema que en sus inicios me recuerda mucho por su riffeo a los mejores Metallica, los del Black Album o Ride the lightning, ahí es nada. Luego le meten ese riff hardcoreta en momentos puntuales que contribuye a darle al tema un punto de maldad y de tenebrosidad que le queda francamente bien. Con el título que lleva esta canción, uno se puede ya imaginar que aquí no se hacen prisioneros. Y así es, espectacular, con unos riffs y cambios de ritmo de caerse de espaldas, velocidad con control, lo mejor de lo mejor. Otro temazo y van… ya he perdido la cuenta.

I will be your last, sí, todo lo bueno se acaba, y estos señores lo hacen con un tema de bandera. Arranque poético con acústicas y lamentos de guitarra, voz suavizada y batería al ralentí. Me encanta el tono que le sale al vocalista en los agudos, le quedan muy naturales, nada forzados. Cambio de ritmo, riff poderoso, amago de lanzarse a todo correr, vuelta a la calma…, la voz de Meijering clamando en el vacío. Un solo brutal le pone la guinda a este magnífico tema. Estupenda forma de acabar un disco excepcional.

En su día comentaré su segundo y último albúm, el Perfect Progeny, muy bueno, aunque más aguerrido que esta joya llamada Initial Velocity.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *