Web de Metal MANOWAR – Kings of Metal (1988) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MANOWAR – Kings of Metal (1988)

by Vpower

USA
Heavy Metal

manowar 11. Wheels of fire – (4:11)
2. Kings of metal – (3:43)
3. Heart of steel – (5:10)
4. Sting of the bumblebee – (2:45)
5. The crown and the ring – (4:46)
6. Kingdom Come – (3:55)
7. Pleasure slave (bonus) – (5:37)
8. Hail and kill – (5:54)
9. The warriors prayer – (4:20)
10. Blood of the kings – (7:30)

Eric Adams – cantante
Ross The Boss – guitarrista
Joey DeMaio – bajista
Scott Columbus – batería.

Prosiguen los Manowar con su estela más comercial, con la clara intención de convertirse en una banda top en ventas, en la banda más escuchada de metal y arrastrar de paso a nuevos oyentes que poco o nada tienen que ver con el metal.

manowar 2Yo considero este trabajo superior al anterior, tiene más mecha, más dinamismo y es más agresivo, pero al igual que el anterior tiene elementos demasiado comerciales que restan credibilidad al producto final. Wheels of Fire es un tema espectacular sobre todo gracias a la labor impagable de Scott Columbus en la batería, doble bombo a toda pastilla que deja huella, un Eric Adams pletórico y el máximo de decibelios para la distorsión de las guitarras con unos coros efectivos, funciona aunque es muy repetitivo, eso sí, en directo no suena ni por asomo parecido, es lo que tienen los Manowar.

Kings of Metal es un mediotiempo rockero donde se hacen una oda a sí mismos, musicalmente no inventan nada, simplemente mezclan Motörhead, Kiss y Judas Priest, en cuanto a la letra es una de las más hilarantes de la historia del metal, a veces pienso que Joey DeMaio y cía. se creyeron de verdad que eran dioses descendidos en carros de fuego.

Heart of Steel es puro relleno, mediotiempo baladístico y épico del baratillo, basado en la B.S.O de Conan y arrancada con coros doblados hasta el final. Sting of the bumblebee es la eyaculación que hay de Joey DeMaio en todos sus álbumes.

El álbum cae en picado porque está cargado de rellenos que no aportan absolutamente nada como The Crown and the Ring que parece una repetición de los anteriores temas. De nuevo los sintetizadores, el teclado, el piano y los coros regrabados para acompañar a Eric Adams en su especie de himno bárbaro y épico, siempre fue una banda de muy pocos temas.

Hacer una reseña de Manowar es lo más sencillo del mundo pues te componen tres o cuatro temas y el resto es una broma de mal gusto. Respecto al anterior trabajo diría que este contiene temazos sueltos aunque tenga más rellenos, el otro quizás era más sólido pero no contenía temas que adoran los fans… este es sin duda el trabajo que aman los fans de Manowar, aunque ellos no vean que esto es un grupo de tercera división y que este álbum no merece ni siquiera estar entre los 5.000 mejores trabajos de la historia del metal.

Eso sí, todos canturreamos alguna vez en la ducha el Kingdom Come, el chorro de voz de Eric Adams y sus agudos resulta emotivo, hay que reconocerlo. Pleasure Slave es solo distorsión, gemidos de mujer y riffs lentos a lo Black Sabbath, otra oda a sí mismos y un tema de relleno, la ley del mínimo esfuerzo como les gusta a ellos.

Admito que Hail and Kill es un auténtico temazo y uno de los himnos del Heavy Metal. Los Manowar para mí, son como los Obús españoles, capaces de componer temazos y también capaces de lo peor. Manowar es una banda sin técnica, excesivamente comercial y sin personalidad ninguna, pero las pocas veces que se ponen las pilas son capaces de componer algún que otro trallazo como es este.

The Warriors Prayer, enésimo relleno del álbum, un abuelo contándole una historia épica a su nieto, la única gracia radica en que la voz es de Orson Welles. Blood of the Kings finaliza como empezó el álbum, con redobles de batería acelerada, con la máxima distorsión y siempre con el bajo predominando por encima de la guitarra, arranca genial, con dinamismo y agresividad pero poco a poco se va diluyendo.

Kings of Metal, temazos y rellenos se mezclan en este trabajo, excesivamente comercial,  próxima parada: The Triumph of Steel.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *