Web de Metal OMEN – Reopening The Gates (1997) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

OMEN – Reopening The Gates (1997)

by Hombre Rancio

USA
Power Metal

omen 21. Dead Marh
2. Uneven Plow
3. Chained
4. Rain Down
5. Reopening the Gates
6. Everything
7. Well Fed
8. Crushing Day
9. Saturday
10. In The Ground

Greg Powell – Guitarra, Cantante
Kenny Powell – Guitarra
Andy Haas – Bajo
Rick Murray – Batería

omen 1Es un trabajo complicado para los Omen. Vuelven al ruedo con este muy irregular trabajo producido por el mismo Kenny Powell para Masaccre records, el único miembro original de la banda que queda. Al micro su hijo Greg que también se encarga de la guitarra. Es emotivo que el hijo se meta en el proyecto del padre, pero fue una aventura para Greg que duró 2 años. Ni es buen cantante, ni es un gran guitarrista, y el álbum es muy flojo, Greg duró dos años en la banda y decidió dejar la música y proseguir con sus estudios. En cuanto a la forma de cantar de Greg pues simplemente se deja llevar por la época en la que están y emulan a los Pantera

Los fans no consideran este álbum como la vuelta de Omen, pues falta absolutamente todo de ellos. Ya no es por ser el típico Friki que sin el Line Up original no quiere saber de la banda. No es que sea fan de Kimball es que desde que se fue Kimball la banda cambió de estilo y no encontró nunca el rumbo. Dead March tiene un buen riff de inicio, pero la producción del tema es nefasta, esas voces enlatadas, ese groove barato matan al tema y en general matan a todos los temas del álbum.

Temas como Chained, en el que mezclan con atmósfera oscura el Groove metal, con atmósfera industrial y tratando de ser una versión moderna de los Pantera, solo que desde un punto de vista alternativo… jamás pensé que los Omen se bajaran los pantalones, pero es lo que hicieron ese año. El mismo Kenny Powell nunca habla de este álbum por algo será. Tiene razón el cantante de los Saxon cuando dice que el público metalero es el único que te perdona todo y a los Omen les perdonamos absolutamente todo, nos regalaron en los ochenta tres álbumes impresionantes a la altura de cualquier joya de los Judas Priest, Savatage o Metal Chuch, más no se puede pedir.

En cuanto a este álbum sin fe, hay muy poco que decir es un auténtico olvidado, cuando la misma banda también lo trata de olvidar, es que ya no hay nada más que decir. Simplemente quisieron subirse al carro ganador, apostar por un sonido que estuviera de moda y así ganarse a los fans de bandas como Pantera, que obviamente son fans de quita y pon que siguen una moda, y no van a seguir a unos viejos metaleros que tratan de emular a sus ídolos del momento. Lo más triste es que los viejos fans que son los grandes perjudicados, son los que le dan la espalda a la banda, aunque si estos vuelven al metal serán los primeros en estar allí.

De lo poco salvable algún que otro riff y solo del señor Kenny Powell en temas como Rain Down o Saturday… pero en líneas generales es un trabajo flojísimo.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *