Web de Metal SAVATAGE – Gutter Ballet (1989) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SAVATAGE – Gutter Ballet (1989)

by Vpower

USA
Heavy Metal

13791. Of a Rage and War
2. Gutter Ballet
3. Temptation Revelation
4. When the Crowds Are Gone
5. Silk and Steel
6. She’s in Love
7. Hounds
8. The Unholy
9. Mentally Yours
10. Summers Rain

Jon Oliva: Cantante, Teclados
Criss Oliva: Guitarra
Jhon Lee Midleton: Bajo
Chris Caffery: Guitarra
Steve Doc Wacholz: Batería

Gutter Ballet marca un antes y después en la trayectoria de la magnífica banda de los hermanos Oliva. Las ventanas ya se habían abierto, aunque sólo fuera un poquito, en el anterior y grandioso trabajo, gutter ballet bandHall of the mountain king, y ahora entraba una corriente de aire fresco a raudales, renovando el sonido y la dirección musical de la banda, de forma que pasarían de ser un gran grupo de heavy metal a ser un grandioso grupo de metal sinfónico, entendiendo el término en toda su amplitud.

Varios factores concurrieron para hacer posible este giro musical en la dirección que hasta entonces llevaba el grupo. Por un lado, indiscutiblemente, la permanente progresión de los Oliva. En este sentido me recuerdan mucho a otros monstruos del acero, los eternos Judas Priest, ya que cada disco te dispone para una nueva aventura, te han cambiado la moto, olvídate de tu viejo ciclomotor porque ahora vas a estrenar uno nuevo, cada disco es una nueva apuesta musical, prohibido estancarse y hacer lo mismo una y otra vez. Así estos tíos habían pasado ya su rubicón con su Fight for the rock, vendiendo su piel al dólar puro y duro, a las exigencias de la productora, pero habían crecido y ahora estaban dispuestos para realmente luchar por el rock y por sus ideas.

En segundo lugar, la entrada en el grupo de Paul O’Neill como mastermind en la sombra, apoyando e influyendo en Jon Oliva. El mismo Jon reconoce que en esta época el bueno de Paul le hizo un lavado de cerebro brutal, hasta le llevaba a ver las actuaciones en Broadway!, vamos que le estaba metiendo la ópera y el espíritu teatral en vena. Sí, la presencia de Paul rompió definitivamente el muro de las composiciones de Savatage, ya de por sí excelentes dentro del más clásico heavy ochentero, y permitió que el grupo incorporase nuevos sonidos y nuevas influencias, como Jon siempre ha reconocido, desde Black Sabbath hasta The Beatles.

Por último, con este disco entra sabia nueva en el grupo, con poca presencia compositiva, por no decir nula, en este momento pero si incorporándose ya como miembro de pleno derecho a la banda. Estamos hablando del pequeñito pero genial Caffery. De hecho, su foto se incluyó en el disco para que los fans asumiesen que lo iban a ver durante la gira y que era un miembro más. La incorporación de un segundo guitarrista dará más profundidad al grupo y nuevas posibilidades compositivas. En este disco vemos a un Savatage desmelenado, inspirado a tope, el nacimiento de una nueva criatura que tiene ganas de comerse el mundo y no puede parar de correr. Es el preludio del enorme Streets, que por supuesto comentaré en otro momento, como no puede ser menos, dado que Savatage es el grupo nº 1 en mi jerarquía metalera.

Este disco salió en 1989, gran cosecha para el metal, de las mejores de la década, pero al mismo tiempo se empezaba a apreciar que algo estaba cambiando y la situación daría un vuelo brutal desde 1991-92 con el tsunami grunge. Savatage supo anticipar el temporal, o más bien, nunca se preocuparon de lo que pasaba a su alrededor (excluyendo el capítulo Fight, que pilló a la banda en gallumbos y con el pie cambiado, todavía despegando). De hecho, los 90 serán una época llena de discos enormes para Savatage, uno de los pocos grupos que hizo su música, sin venderse, y que lo hizo con una elegancia y una pegada descomunales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *