Web de Metal SAVATAGE – Hall of the Mountain King (1987) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SAVATAGE – Hall of the Mountain King (1987)

by Vpower

USA
Heavy Metal

1416

 /

1.  24 Hrs Ago
2.  Beyond the Doors of the Dark
3.  Legións
4.  Strange Wings
5.  Prelude to Madness
6.  Hall of the Mountain King
7.  The Price You Pay
8.  White Witch
9.  Last Dawn
10. Devastation

Jon Oliva: Cantante, Teclados
Criss Oliva: Guitarras
Jhonny Lee Midletton: Bajo
Steve Doc Wacholz: Batería


Savatage es mi banda favorita de todos los tiempos, por tanto esta crítica de este enorme disco es un tributo a estos músicos que tanto me han hecho disfrutar, durante tantos años y que lo seguirán haciendo porque su legado es imperecedero, su música es eterna.

índiceEste es el cuarto album de la banda, mi album favorito de ellos y creo que uno de los mejores de todos los tiempos, aunque el Edge of Thorns le anda muy cerca. Es un disco especialmente importante en la larga vida de Savatage por varios motivos. En primer lugar, el público estaba un poco mosca con ellos, los fans de toda la vida se sentían bastante decepcionados con su disco inmediatamente anterior, el controvertido Fight for the rock, donde la banda mostró su lado más comercial y tuvo que hincar la rodilla ante los intereses de la discográfica haciendo un disco muy comercial, muy light y, para mi gusto, con poco sabor a Savatage, aunque algo siempre queda, obviamente. Por tanto, los fans esperaban que el grupo volviese a la senda metalera de sus dos primeros discos, el magnífico Power of the night y el Sirens. Y a fe que con este Hall of the Mountain King lo consiguieron sobradamente. Además de eso, es un disco también importante porque marca un cierto cambio de rumbo en la dirección musical de la banda, por supuesto nada tiene que ver con el Fight for the rock, pero es que en comparación con sus 2 primeros discos este album ve los primeros pasos de la banda americana en el terreno de los sinfónico, una senda que se confirmaría ya totalmente en el siguiente disco, el ya mencionado Edge of Thorns. Ciertamente esta tendencia hacia lo sinfónico y progresivo ya se podía percibir en ciertos matices de su anterior disco, pero en este Hall quedan confirmados esos nuevos pasos, aunque todavía muy tenuemente.

Una de las peculiaridades de Savatage que los hace grandes es que nunca han sacado el mismo disco, siempre ha habido una evolución a lo largo de su carrera. En ésto comparten trayectoria con otras grandes bandas como Judas Priest, Queensryche o Metal Church, por citar algunos, pero lo hacen de manera que cada disco es una nueva y fantástica experiencia. Es decir, es fácil intentar cosas nuevas, pero lograr buenos resultados ya no es tan fácil. Savatage, como los mencionados, lo han conseguido una y otra vez a lo largo de los años, por eso son tan grandes, porque como dicen los deportistas, han llegado a la cima y han sabido mantenerse ahí arriba por siempre.

No voy a entrar a valorar cada una de las canciones, primero porque la majestuosidad y el impacto de cada una de ellas es tan brutal que las palabras se quedan cortas. Pero sí que diré que este es básicamente un disco de heavy metal de los 80, de la cabeza a los pies. Primero nace en 1987, una buena cosecha metalera, de las mejores, un Don Perignon, posiblemente junto con el año 88 y el 89 los momentos más grandes que haya vivido esta cultura llamada METAL. Así que el momento era ése y el disco encajaba perfectamente en la escena de ese momento. En segundo lugar, como decía antes, este es un disco donde se empiezan a introducir elementos sinfónicos y sobre todo progresivos, son pistas de cara al futuro. Y en tercer y último lugar, este disco es clave en la historia del grupo pero no representa toda su historia, porque ésta ha ido evolucionando con el paso de los años.

Lo que más me gusta de este disco es la crudeza que desprende, es un disco de metal, un ataque a la yugular, sin concesiones, tanto desde la guitarra, con los riffs y solos brutales de Criss Oliva, para mi el mejor guitarrista de heavy metal de todos los tiempos, como desde la base rítmica impecable y contundente de Middleton y Wacholz, coronado todo ello por los gritos inconfundibles de Jon Oliva uno de los mastermind detrás de Savatage, junto con su hermano y el omnipresente Paul O’Neill, que no es un integrante de facto de la banda pero siempre ha estado metido en sus composiciones (no en vano es uno de los impulsores de la Transiberian Orchestra, que tantos éxitos ha cosechado en USA). El toque progresivo lo ponen los teclados y los coros que ya empezaban a ser marca de la casa.

Aunque para el gran público Savatage no sea tan conocido como otras bandas, para los true metaleros, los que llevamos en el rollo desde hace muchos años y seguimos ahí enganchados a través de las décadas, Savatage es uno de los pilares de esta música y esta forma de vivir. Y este disco, se quiera o no, ha tenido una gran influencia en infinidad de bandas y en el devenir del metal.

Para que nos hagamos una idea de la grandeza de este grupo baste relacionar algunos nombres con su historia: Chris Caffery giró con la banda en el tour de este Hall of the Mountain King, All Pitrelli y Alex Skolnic han formado parte del lineup de la banda en distintos momentos de su historia, por supuesto, todo ello después de la desgraciada muerte de Criss Oliva en un accidente de tráfico por culpa de un conductor borracho. Y la banda ha girado con los más grandes del planeta, por todos los continentes.

Uno de los conciertos más increíbles que he tenido oportunidad de presenciar fue el de Savatage en el mítico Machina de 2001, si la memoria no me falla. Un conciertazo brutal, con improvisación a capela cuando en media de la noche se fue el fluido eléctrico y el gran Oliva se puso al frente para decir seguimos con el show hasta que vuelva la luz, esto no se para, haciéndonos pasar momentos inolvidables a los privilegiados que estuvimos allí.

Solo me queda desear que algún día Savatage vuelvan a la acción, actualmente el grupo está parado, mayormente porque sus miembros, y sobre todo Jon Oliva, se encuentran más dedicados a la TSO y sus propias bandas. Por último rendir un homenaje a Jon Oliva, al que he visto en directo en varias ocasiones y con el que tengo la mejor foto de mi vida, porque además de un gran músico es una persona sencilla.

Savatage, grandes entre los grandes.

2 Comentarios

  1. Román

    A riesgo de ser plasta, os comunico que desde “clásicos internacionales” no consigo llegar a esta reseña, ya que al pinchar sobre e título me dice que no existe o algo así. Desde el buscador si que he podido entrar.

    Responder
    1. Criss

      Muchas gracias Román por avisarnos. Ya está corregido el fallo del enlace. Y lo de “plasta”, para nada. Siempre que sea para mejorar toda ayuda es bien recibida.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *