Web de Metal SLAYER – God Hates Us All (2001) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SLAYER – God Hates Us All (2001)

by Jordi Thunder

USA
Thrash Metal

slayer 101. Darkness of Christ
2. Disciple
3. God Send Death
4. New Faith
5. Cast Down
6. Threshold
7. Exile
8. Seven Faces
9. Bloodline
10. Deviance
11. War Zone
12. Here Comes the Pain
13. Payback

.

Paul Bostaph – Batería
Tom Araya – Cantante, Bajo
Jeff Hanneman – Guitarra
Kerry King – Guitarra

Que lástima este trabajo, fastidia enterrar a una banda en vida, pero lo mejor que pudo hacer Slayer fue jubilarse y es una decisión que tendrían que haber tomado hace muchos años. La carrera de Slayer empezó con agresividad que no con brillo, chavales jóvenes procedentes del corazón de Usa que practicaban un metal que estaba influenciado por Judas Priest. Fueron desarrollando ese Speed Metal que acabaron transformando en Thrash Metal, creando buenos discos como el Hell Awaits y tocando el cielo con el Reign in Blood. El problema es que su último buen álbum fue Season in the Abyss de 1990…. a partir de ahí, nada de nada, simplemente todo lo que hicieron después sobraba.

Los noventa le sentaron muy mal a la banda. Podríamos decir que los Slayer se vendieron a la industria y se convirtieron en una banda de sonido comercial. Esta teoría tiene sentido dado que la banda mezcló el Groove con el Nu Metal en esta época.

Pero una cosa es acoplarse a los nuevos tiempos y otra diferente es sonar con cierto gancho…. ellos compiten con las bandas de Nu Metal y se cambiaron del Thrash al Nu Metal como hicieron los Sepultura pero entre las bandas de Nu Metal los Slayer no son nadie porque su música carece de gancho.

Este álbum es un dolor de muelas permanente, es un cadáver que se arrastra y hasta te produce sonrojo por lo que fueron y en lo que se convirtieron, una auténtica broma.

Porque oye, hay bandas como Metallica y Megadeth que se bajaron los pantalones hasta los tobillos y sacaron auténtica mierda adelante pero al menos sacaron después discos dignos que no buenos y siguen llenando estadios. En el caso de los Slayer los últimos veinte años de esta banda han sido una auténtica tomadura de pelo, a cada disco peor.

No voy a culpar del naufragio a la industria discográfica, algunos podrían pensar que su casa de discos les obligó a pasarse al Nu Metal…. vale, aceptamos pulpo como animal de compañía, pásate al Nu Metal pero al menos hazlo con gracia, con ingredientes adictivos…. no seas una banda de Nu Metal de tercera fila como fueron los Slayer.

Este álbum es infumable de principio a fin y una de las mayores bromas de los Slayer, por esta época ya nadie los tomaba en serio y repito, tomaron demasiado tarde la decisión de retirarse, tendrían que haberlo hecho quince años antes, nos hubieran ahorrado estos álbumes tan pésimos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *