Web de Metal ARDUINI / BALICH – Dawn Of Ages (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

ARDUINI / BALICH – Dawn Of Ages (2017)

by Vpower

Estados Unidos
Heavy Metal, Doom

Arduini-Balich1. The Fallen
2. Forever Fade
3. Into Exile
4. The Wraith
5. Beyond The Barricade
6. The Gates Of Acheron
7. Sunrise (Uriah Heep – Cover)
8. Wolf Of Velvet Fortune (Beau Brummels – Cover)
9. After All (The Dead) (Black Sabbath – Cover)

.

Victor Arduini – guitars / bass
Brian Balich – vocals
Chris Judge – drums

Este es uno de esos debuts que por inesperado te pilla por sorpresa, pero sobre todo por la calidad que atesora, desde ahora ya lo pongo en la lista de mis candidatos a disco del año. Y es que hay mucha calidad detrás de este nombre, en realidad aunque sólo ponen dos nombres se trata de un trío. El maestro de ceremonias es Victor Arduini, uno de los miembros fundadores de los míticos Fair Warning, y un tipo con una clase tremenda en las seis cuerdas. A eso le añadimos a Brian Balich, vocalista de los americanos Argus, otra banda de heavy doom, un señor con una voz ponderosa. Para las labores de batería Arduini se ha traído a su compañero de banda en los Freedoms Reign, y cumple perfectamente con su cometido.

Arduini_Balich_promo_shotLo que nos vamos a encontrar en este disco es un heavy doom de mucha altura, con un trabajo realmente fantástico e inspiradísimo de guitarras, un muy buen vocalista y unos tiempos que siempre juegan a favor de los dos titulares del equipo. Ojo, el que busque temas directos al grano que se vaya olvidando, casi todos los temas son largos, pero largos de verdad, con mucha intensidad y múltiples partes, pero hay que poner la oreja para no perderse detalle.

Como os decía, temas muy largos, el primero, The Fallen, ya pasa de los diez minutos. Tiene un inicio lento y muy ambiental y poco a poco van entrando en ese ritmo doom, para luego con un cambio de ritmo dar paso a un heavy de guitarras pesadas y groove en los riffs. Sin duda, te vendrán a la memoria los Black Sabbath, es inevitable, es una referencia a lo largo de todo el disco. En cuanto a Balich me parece que hace un trabajo estupendo a lo largo de todo el disco, tiene una voz potente, grave, pero sobre todo parece que lo está dando todo en cada momento, con mucho sentimiento, a veces parece que profiera gritos y exclamaciones más que articular palabras, pero todo con un sentido y con un feeling brutal, es el complemento perfecto para las guitarras doom y heavy épicas con que nos deleita Arduini. Por momentos suben la velocidad del tema y el solo es épico a más no poder, muy clásico y ambiental, acompañado de unas excelentes líneas de bajo. Este primer corte es un cañonazo en toda regla, un temazo, y un aviso de lo que se nos viene encima a lo largo de estos seis temas de puro clasicismo.

Forever Fade es una pieza más breve, pero contiene el mismo grado de elaboración que el tema anterior, esos riffs circulares y envolventes, machacones, que van marcando la dirección de la canción mientras le van añadiendo elementos que hacen que el tema vaya evolucionando. La batería se desarrolla a medio ritmo, acompañada de un riffeo a los Sabbath y Saint Vitus. Gran pausa y arrancada posterior, con unas guitarras muy a lo Judas, un tema con una potencia enorme gracias a la combinación de riffs y batería que son como un martillo.

Into Exile tiene un inicio que casi parece sacado del Paranoid de Black Sabbath, un medio tiempo doom total. Voz de profeta, me recuerda bastante a la teatralidad y expresividad de Tony Martin. De nuevo volvemos a obtener ese esquema de riff central que perdura y se repite junto a una base rítmica sólida, que sabe cambiar en el momento oportuno. Parece sencillo pero el truco está en conseguir unos riffs muy poderosos, que contribuyen a dar fuerza a la actuación del vocalista y que contrastan con el momento en el que entran en fase de heavy puro y duro. Muy de la escuela de unos Pagan Altar o Angel Witch, con ese toque oscuro y ambiental, introduciendo solos por doquier, desde luego Arduini no ha venido a tomarse unas vacaciones con este disco, es un ejercicio de esfuerzo compositivo y emotivo brutal. Consiguen una pieza monumental de más de 11 minutos, con retazos también de un heavy arcano a lo Cirith Ungol, Manilla Road, con riffs que rozan la sicodelia por momentos. Otro temazo auténtico.

The Wraith vuelve a superar a los anteriores cortes en cuanto a duración se refiere, nada menos que trece minutos. Pero tengo que decir que si te gusta este tipo de heavy doom elaborado con tiempo y artesanalmente no se te hará para nada largo el disco, al contrario lo disfrutarás enormemente porque tiene un gran feeling en cada uno de sus temas. Este corte empieza con acústicas y tiene un inicio muy pero que muy lento, hipnótico, hasta llegar al minuto nueve donde se disparan todas las alarmas, con riffs de heavy y carga groove y la voz de Balich como clamando en el desierto y echando pestes contra el mundo. No falta la parada donde meten guitarras ambientales, voces hablando y finalmente un punteo dramático a más no poder, de nuevo, la han vuelto a liar.

Beyond The Barricade son nada menos que 17 minutos de tema, ahí es nada. Hay grupos que con dos temas como éste ya te hacen un disco, sin embargo aquí tenemos seis canciones llenas de magia. El inicio es de un heavy muy ochentero, repitiendo riff, me recuerda a la pegada de unos Trouble o el heavy directo de un Rob Rock, Brocas Helm o la magia ambiental de unos Atlantean Kodex. En el minuto siete se produce un cambio brutal y una voz desgarrada, manteniendo riff y punteo, la marca de la casa. La parte final tiene un aire muy Maiden, con riffs que tiran más hacia la melodía. Otro gran corte, siguen sin bajar el listón en ningún momento.

Después de todo lo anterior, el último corte, The Gates Of Acheron, se te pasa casi en un suspiro pues apenas pasa de los tres minutos. Pero no es para nada un relleno, no tiene la majestuosidad de los anteriores cortes pero es una excelente combinación entre el doom pesado y las melodías heavys, con un solo muy melódico y con mucho feeling que recuerda a los momentos más clásicos de bandas como Accept o Scorpions, toda una oda al heavy de toda la vida, un punteo que Arduini alarga mucho, se recrea hasta el final.

La edición vinilo contiene tres bonus, que son versiones de bandas como Black Sabbath o Uriah Heep, bueno no están mal como postre, para relajarse después de la tremenda descarga de los seis cortes anteriores.

No es fácil hacer este tipo de composiciones tan largas y mantener al mismo tiempo nuestra atención en todo momento. Ellos lo consiguen y con creces, lo que habla mucho y bien de la magia que desprende este disco. Creo que eso es lo que mejor define su música, el sentimiento que aflora en todo momento, por supuesto hay mucha calidad en cada uno de los miembros del grupo, de otra manera esto sería imposible. Fusión perfecta entre el doom más sombrío y el heavy metal de pura cepa, una pasada de disco, amigos.

Puntuación: 9/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

2 Comentarios

  1. Carlos

    Le llevare como 15 pasadas al disco y en cada una le saco algo nuevo que disfrutar. Parece no agotarse nunca el jodido. Desde Black Lake Nistang de Agallogch no disfrutaba tanto una canción de mas de 15 minutos como la que aquí se presenta, aunque mi favorita del disco es la anterior The Wraith, por lo oscura e hipnótica, una maravilla.

    Responder
  2. Q

    Coincido, uno de los mejores discos del pasado año encuanto a sonido clásico se refiere, Arduini saca lo mejor de si mismo. yo me quedo con la variedad que ofrece Beyond The Barricade aunque todo el disco está a un nivel altísimo

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *