Web de Metal AT THE GATES – To Drink from the Night Itself (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

AT THE GATES – To Drink from the Night Itself (2018)

by Jordi Thunder

Suecia
Death Melódico

at the gates 11. Der Widerstand
2. To Drink from the Night Itself
3. A Stare Bound in Stone
4. Palace of Lepers
5. Daggers of Black Haze
6. The Chasm
7. In Nameless Sleep
8. The Colours of the Beast
9. A Labyrinth of Tombs
10. Seas of Starvation
11. In Death They Shall Burn
12. The Mirror Black

.

.

Jonas Björler- Bajo
Adrian Erlandsson- Batería
Tompa Lindberg- Cantante
Martin Larsson- Guitarra
Jonas Stalhammar- Guitarra

Con injusticia se suele decir que At The Gates son uno de los pioneros del Death Melódico sueco cuando en realidad son los Desultory pero la historia del metal está llena de inexactitudes. Sin restarle mérito a su trayectoria. Esta banda creada en 1990 tuvo el debut que toda banda soñaría en 1992 con “The Red in the Sky is Ours” que sin duda es el álbum de sus vidas. En el fondo es duro empezar tu carrera con tu trabajo más inspirado porque eso hace que el resto de tu obra sea analizada con lupa y que nunca superes las expectativas, eso es lo que les pasó a ellos que nunca superaron su debut y siempre se vio como una banda venida a menos.

at the gates 2La banda se reformó en el 2010 y presentan un nuevo trabajo con este “To Drink from the Night Itself”. Se lo han trabajado en esta ocasión hay que admitirlo. No hay mucha variedad entre tema y tema, las cosas como son pero hay un buen trabajo a todos los niveles. Empezando por la producción que es exquisita, temas menores como To Drink from the Night Itself brillan algo gracias a una estupenda producción, es la diferencia que hay hoy en día entre las grandes bandas.

Lo que destaca por encima de todo es la esencia Thrash del álbum por ejemplo el tema A Stare Bound in Stone es básico y oscuro y es un calco de los Sodom de los últimos tiempos. Palace of Lepers es el tema de toda la vida de esta banda y que conecta con el Death melódico sueco de la escena de los noventa, también te hace pensar en In Flames y Raise Hell que calcaron el legado de At The Gates y Desultory y se llevan las flores que se tenían que llevar esas dos bandas veteranas.

Involutivo el trabajo en todo momento y suena a más de lo mismo, las cosas como son. At The Gates siempre fue una banda de músicos de enorme talento que se juntan de vez en cuando pero que están centrados en otros proyectos musicales y eso se nota mucho a la hora de componer. Es demasiado tarde para que traten de sorprendernos con algo, más cinemático, metalero y atmosférico es el corte Daggers of Black Haze y esa melodía melancólica con pinceladas de Death/Thrash, distorsión y Groove que aparece en The Chasm también nos suena demasiado.

Es un trabajo convencional de Death Melódico que está al alcance de cualquiera con un mínimo de habilidad musical, el problema de siempre con los At The Gates, yo ya no les juzgo por su primer álbum, voy a pensar que en 1992 les sonó la flauta o que les iluminó Dios porque el resto de su discografía es simplemente potable sin más historias y este álbum es convencional, sin más.

Da igual el tema que te escuches de este trabajo, todos te sonarán a cromo repetido, aunque hay cromos que merece la pena tener repetidos como el intenso The Colours of the Beast. Lo esperado con ellos, cumplen pero no enamoran.

Puntuación: 6/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *