Web de Metal BLACK MAJESTY – Children of the Abyss (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK MAJESTY – Children of the Abyss (2018)

by Vpower

Australia
Power Metal

black majesty 101. Dragons Unite
02. Something’s Going On
03. Children of the Abyss
04. Hideaway
05. Wars Greed
06. Always Running
07. Lonely
08. Sanctified
09. Nothing Forever
10. Reach into Darkness

John “Gio” Cavaliere – Vocals
Hanny Mohammed – Guitars, Keyboards
Steve Janevski – Guitars
Evan Harris – Bass
Ben Wignall – Drums

17 años de carrera para esta banda australiana de Power Metal que presenta su séptimo trabajo, bastante bien valorados en el viejo continente. La diferencia entre el Power europeo y el australiano es que el de la isla oceánica es más agresivo, es la única.

Dragons Unite es un tema acelerado con una producción horrorosa, la fuerza sin potencia no es nada, el sonido de la guitarra va por una parte y el de la batería va por otra en un desaguisado que no hace presagiar nada bueno.

Something’s Going On es acelerado y tiene un trabajo en la batería que recuerda mucho a los Manowar, de nuevo el sonido de batería por encima de las guitarras, excesivamente lineal hasta que llega un solo acelerado que es rápidamente cortado por un estribillo sin gancho. 

Otro de los problemas que nos vamos a encontrar es que Cavaliere se las canta todas igual. Children of the Abyss pretende ser un medio tiempo entre melódico y épico pero nos presentan tan mal sus cartas que queda en nada y eso que contiene un buen estribillo y un gran solo de guitarra para que os deis cuenta de lo importante que son las producciones hoy en día, marcan la diferencia en la era digital.

Hideaway sigue la estela del anterior tema con un muy buen solo de guitarra con riffs doblados melódicos a caballo entre Judas Priest y los Iced Earth, un tema para el lucimiento de la guitarra y yo diría que el primer tema solvente de todo el trabajo. 

Con Wars Greed volvemos a descender a los infiernos de la mediocridad, el problema de este trabajo no es tan solo su producción hay un problema todavía más grave, una total falta de ideas, el típico cambio de ritmo a medio tiempo a lo Hammerfall no es suficiente para salvar un tema.

Always Running me suena a más de lo mismo pero al menos con un estribillo más acorde con lo que es la historia de esta banda, siempre tuvieron temas pegadizos y por eso se pueden permitir girar fuera de su país. 

Lonely tiene un riff melódico y a la vez épico que te recuerda a la escuela del Power griego y un trabajo de batería orientado hacia el Power/Thrash de la escuela americana, trata de sonar atmosférico e intenso con la labor de los teclados, unos teclados que tienen muy poca presencia en el álbum.

En la recta final llegan con muy pocas fuerzas con Sanctified que tendrá que esperar a los directos para ver si cobra más vida porque en el estudio de grabación pues te deja bastante frío. Nothing Forever es un cromo repetido solo que esta vez tratan de abarcar el power más melódico con un cambio de ritmo agresivo que no pega ni con cola. Finalizan con Reach into Darkness, el clásico power francés acelerado de toda la vida y es que en el país galo cuentan con muchos admiradores.

El peor álbum de toda su carrera, salvable a secas pero que te deja más frío que un témpano de hielo.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 2/5

Puntuación: 5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *