Web de Metal BLACK SABBATH – The End (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLACK SABBATH – The End (2017)

by Vpower

Inglaterra
Heavy Metal

black sabbath 11. Black Sabbath
2. Fairies wear Boots
3. Under the Sun / Every Day Comes and Goes
4. After Forever
5. Into the Void
6. Snowblind
7. Band Introductions
8. War Pigs
9. Behind the Wall of Sleep
10. Bassically / N.I.B
11. Hand of Doom
12. Supernaut / Sabbath Bloody Sabbath / Megalomania
13. Rat Salad / Drum Solo
14. Iron Man
15. Dirty Woman
16. Children of the Grave
17. Paranoid

Geezer Butler – Bass
Iommi – Guitars
Ozzy – Vocals
Tommy Cufletos – Drums

No voy a hablar de la historia de Black Sabbath ni de su vital importancia en el Heavy Metal porque me llevaría horas, así que me centraré únicamente en este lanzamiento. El cuatro de febrero del 2017 los Black Sabbath se despedían en Birmingham, la ciudad que les vio nacer en 1968 cuando se llamaban Pulka Tulk. Despedida emotiva a más no poder en seguramente la que es la ciudad más metalera del planeta, los Judas Priest también salieron de allí.

black sabbath 2Una despedida que siempre estará salpicada por la polémica. Los fans no vieron con buenos ojos que no estuviera en este último concierto Bill Ward. Las explicaciones de los miembros de la banda sobre el “no acuerdo” con Ward tampoco convencieron a nadie. Sin desprestigiar el trabajo de Cufletos en este directo, lo correcto, lo emotivo y lo justo sería que Ward estuviera con sus compañeros.

Polémicas aparte tienen una carrera tan extensa que es imposible que los fans de la banda se pongan de acuerdo en que set list sería el apropiado para despedirse, personalmente el set list de este álbum no me agrada demasiado. Se centran tan solo en la era Ozzy, los temas de su último álbum no aportan nada y se dejan muchos clásicos atrás, me gustaría oír por última vez el Planet Caravan o que repasasen más temas del Sabotage, obra maestra siempre olvidada en los últimos tiempos por la banda, pero como dije antes, para gustos, colores.

Sabbath lleva toda la vida en esto y tuvo diferentes etapas. La época Ozzy es la más recordada y los álbumes que editaron con el genio loco de Ozzy hablan por sí solos. Pero cada fan tiene su época favorita. La era Dio solo puede ser calificada de sublime, obviamente Ozzy no se iba a cantar los temas de Dio como el mítico Heaven and Hell que los fans tanto agradecerían, Dio tampoco se cantó nunca los temas de Ozzy. La era Tony Martin, tan desprestigiada en su momento, cobra vida con cada año que pasa y cada vez se convierte en la favorita de más y más gente, me hubiera gustado que Tony Martin se hubiera subido al escenario, hubiera resultado muy emotivo, como me hubiera gustado que hubiera colaboraciones como la de Rob Halford, que por ejemplo tocó varios conciertos con los Sabbath en los noventa. Después hubo épocas menores como con Glenn Hughes o Gillan.

Pero centrándonos en lo que tenemos entre manos, nos despedimos de ellos con clásicos como Snowblind, Iron Man, Paranoid o Children of the Grave, los clásicos de la banda de siempre. Himnos siempre imitados pero nunca igualados.

El sonido es perfecto, se escucha al público en todo momento, que es algo que deberían tener en cuenta todas las bandas a la hora de publicar un directo. Hay comunión con los fans y Ozzy que saben que están ante la última oportunidad de ver a sus ídolos. Se escucha nítidamente cada instrumento y sinceramente si me decantara por uno de los tres, diría que Geezer Butler está especialmente inspirado en esta cita. Alargan los temas y le dan vida propia como siempre hicieron, tiene sus ingredientes.

En la parte negativa el debate eterno que tienen siempre las grandes bandas con más de 30 años de carrera, el set list no puede agradar a todo el mundo, tienen tantos temas que siempre habrá alguien que eche en falta a algún clásico. La falta de Bill Ward, un pecado imperdonable, un desacuerdo económico que es muy triste y deja coja esta despedida por completo. Siendo sincero, este directo está a mil años luz de calidad de cualquier directo oficial de la banda con cualquiera de sus cantantes e incluso está a mil años luz de cualquier bootleg de los Black Sabbath en cualquiera de sus épocas. No por ser el último show no penséis que están muy inspirados, simplemente correctos y sin nada que demostrar. Lo único que nos queda es una reflexión. Lemmy y Dio fallecieron, los Black Sabbath se jubilan…. ¿Qué será del metal cuando las otras bandas compañeras de generación de Sabbath se jubilen? Futuro incierto. El legado de Black Sabbath es impresionante, su influencia en el metal es insondable, su música y su historia es eterna, serán siempre un espejo donde mirarse, cuesta mucho hablar en pasado de los Black Sabbath, tan solo queda el aplauso eterno.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *