Web de Metal CANDLEMASS – The Door To Doom (2019) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

CANDLEMASS – The Door To Doom (2019)

by Andoni Bro

Suecia
Doom

01. Splendor Demon Majesty
02. Under The Ocean
03. Astorolus – The Great Octopus (feat Tony Iommi)
04. Bridge Of The Blind
05. Death´s Wheel
06. Black Trinity
07. House Of Doom
08. The Omega Circle
09. House Of Doom (Original Version) [Bonus Track]
10. Flowers Of Deception [Bonus Track]
11. Fortune Teller [Bonus Track]
12. Dolls On The Wall [Bonus Track]

.

.

Johan Längquist – Cantante
Mats “Mappe” Björkman – Guitarra
Lars “Lasse” Johansson – Guitarra
Leif Edling – Bajo
Jan Lindh – Batería

Lo fueron todo en el Doom, sus cuatro álbumes de los ochenta con Messiah Marcolin al micro tan solo puedo considerarlos de obra maestra. En los noventa sobrevivieron y en la década del 2000 parecía que volvían por la puerta grande, del 2010 en adelante vuelta a empezar.

Este es su primer álbum en siete años y regresa Johan Längquist al micro que ya estuvo en la banda en 1986 aunque no llegó a grabar nada con la banda, un mensaje como que regresan a sus raíces…. y me pregunto cuánto durará en la banda porque lo de Candlemass con sus cantantes es de expediente X.

Splendor Demon Majesty es un tema con arreglos sinfónicos oscuros que suena más a Mercyful Fate que a Candlemass, siguiendo la estela de los últimos años donde se pasaron al metal, el estribillo pues cumplidor aunque forzado su cantante por momentos sobre todo en los pasajes más suaves y buenos zarpazos a la guitarra.

Under The Ocean arranca como una balada hasta que llega el grito de su cantante y es el pistoletazo de salida, muy al estilo de los Black Sabbath y te preguntas por qué los Candlemass tienen que sonar como otras bandas cuando tienen un legado impresionante… pues ellos sabrán. No falta el pasaje acústico y melódico después del solo de guitarra.

Como se te dé por juzgar este álbum con los anteriores discos de Candlemass ya te aviso que sales perdiendo y que está a mil años luz de cualquier obra de esta banda sueca, esto es otra historia y aunque suena a Candlemass pero con más aire melódico hay que tomarse de esta manera para tratar de extraerle el jugo al álbum.

Un claro ejemplo de intentar regresar al pasado es Astorolus – The Great Octopus que es un quiero y no puedo y donde lo único que se puede destacar es la colaboración de Iommi. De nuevo vuelven al esquema acústico donde tan cómodos se encuentran en los últimos tiempos y que tan poco resultado les da con Bridge Of The Blind, no es lo suyo, les sobra clase pero les falta sentimiento.

Death’s Wheel es el clásico tema de metal oscuro al galope que va cobrando intensidad poco a poco gracias al ritmo de batería. Sin complicación alguna y con un estribillo soso que no dice nada pero hay un buen momento a las guitarras con esos riffs lentos y distorsionados combinados con un solo melódico limpio que trata de sonar épico.

Black Trinity puede que sea uno de los temas más oscuros del álbum, lo cual no quiere decir nada porque están a mil años luz de la oscuridad de antaño, en cuanto al cambio de ritmo pues no tiene dirección alguna el tema y le falta feeling a puñados, otro relleno más, aunque yo no diría relleno, más bien es una sensación de impotencia de querer darlo todo y que no les sale nada o que te dejan más frío que un témpano y Candlemass siempre fue una banda que nunca dejó a nadie indiferente, pero los tiempos han cambiado y los años pasan para todos salvo para Judas Priest y Magnum que son las dos únicas bandas de dinosaurios que siguen sacando discos solventes. House Of Doom es un medio tiempo donde nos encontramos un órgano Hammond que es el protagonista con unos riffs que pretenden sonar más grandes que catedrales, con un cambio de ritmo veloz que no es lo suyo y pierden intensidad.

The Omega Circle otra balada acústica, terreno que tratan de abarcar en los últimos años y que no les aporta nada porque les falta sentimiento, siempre buscando el cambio de ritmo y el medio tiempo machacón. Buenos momentos puntuales, toda la carne en el asador. No cometáis el error de juzgar este álbum con los anteriores de Candlemass, hay que juzgar a Candlemass como una banda de Heavy/Doom veterana pero que quiere empezar a andar de nuevo y lo hacen de forma irregular, una lástima pero es lo que hay.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 6,25/10

3 Comentarios

  1. EL Cabreao

    No conoces a Candlemass, dices que el vocalista nunca grabó nada con la banda… ¿QUE?!, acaso no has oído hablar del epicus doomicus metallicus!? es el primer y uno de sus mejores trabajos!! y este álbum es muy deudor del mismo, si no te gustó entonces no entiendo que esperas de Candlemass, quizá seas de esos que se casan con una etapa de la banda (Marcolin vdd) y no son capaces de degustar nada que no sea lo de aquella época dorada que tienen en su pedestal.

    Responder
    1. God

      Ahí le has dado.

      Responder
  2. Xema

    Un 5 pelado le doy yo.que se jubilen y dejen a la gente con ganas de hacer cosas

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *