Web de Metal CHILDREN OF BODOM – Hexed (2019) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

CHILDREN OF BODOM – Hexed (2019)

by Pescaíto Jr

Finlandia
Death Melódico

01. This Road
02. Under Grass and Clover
03. Glass Houses
04. Hecate’s Nightmare
05. Kick in a Spleen
06. Platitudes and Barren Words
07. Hexed
08. Relapse (The Nature of My Crime)
09. Say Never Look Back
10. Soon Departed
11. Knuckleduster
Bonus Tracks:
12. I Worship Chaos (Live)
13. Morrigan (Live)
14. Knuckleduster (Remix)

.

Henkka T. Blacksmith – Bajo
Jaska W. Raatikainen – Batería
Janne Warman: Teclados
Alexi Laiho – Cantante, Guitarra
Daniel Freyberg – Guitarra

Recuerdo los inicios de esta banda en 1993 y sus primeros pasos en el mundo del Death melódico, su álbum de 1997 fue un auténtico bombazo a nivel mediático tuvo buenas críticas y buenas ventas, ganaron popularidad en poco tiempo y poco a poco han ido mutando su piel y mezclando el Death melódico con el Power Metal incorporando teclados, algo que no sentó muy bien a sus fans y tuvieron una época con unos cuatro álbumes seguidos donde recibieron numerosos palos, en los últimos tiempos han remontando ligeramente el vuelo con sus dos últimos trabajos veamos por donde van los tiros con su nueva obra, este “Hexed”, al menos la portada promete.

This Road es más Thrash que Death Melódico sobre todo en cuanto a cambios de ritmo se refiere, muy típicos de la Bay Area, el riff tiene fases ingeniosas por momentos aunque tampoco le dan excesivo desarrollo y los teclados se suman a la fiesta para darle el rollo de Power Metal pero el solo de teclado es matador en el mal sentido de la palabra.

Under Grass and Clover es la pista definitiva de que quieren retomar su aire más comercial y más orientado hacia el Power Metal lo cuál nos lleva a los peores tiempos de la banda, un tema de Power con una producción muy moderna y al alcance de cualquier banda principiante, también tiene elementos de los In Flames más comerciales combinado con un trabajo de teclados excesivamente pomposo.

Glass Houses tiene un ritmo frenético en la base rítmica y un trabajo de guitarras con cierta pericia y técnica que nos saca un poco del aburrimiento y gracias a imprimirle una mayor velocidad salvan el tema. Hecate’s Nightmare es un medio tiempo donde dotan al tema de atmósfera a base de teclados y van creciendo en intensidad gracias a coros pregrabados pero el tema es previsible al máximo y de nuevo vuelven a tirar de un Thrash/Death melódico previsible al máximo.

Kick in a Spleen es de los pocos temas oscuros y que nos van a recordar ligeramente a los primeros tiempos de la banda, pero sencillo no nos engañemos aunque con carga de Groove y un medio tiempo poderoso que pese a su extrema sencillez al menos dota de energía al tema. Platitudes and Barren Words se lo podría haber marcado perfectamente Masterplan o los Stratovarius lo cual nos dice a las claras hacia donde se dirigen los nuevos tiempos en esta banda.

Hexed se vuelve a perder entre la alternancia de teclados y solos de guitarra, si quieres hacer algo progresivo no hay problema pero no les llega, ellos no son los Opeth ni tienen su creatividad y mucho menos tienen su originalidad. Convincente Relapse (The Nature of My Crime) gracias a su riff a lo Annihilator y con unos cambios de ritmo ya no tan convincentes que son un calco de In Flames en el Reroute the Remain, el álbum que marcó el inicio de una nueva era comercial para In Flames.

Say Never Look Back no me dice nada, un medio tiempo con algo de atmósfera genérica a golpe de teclado que no aporta nada al tema y de nuevo apostándolo todo al cambio de ritmo con Groove y elementos de Power, puede funcionar en el directo gracias a su potencia pero nada más.

Soon Departed vuelve a ser un calco de In Flames en épocas pretéritas y la verdad no sé porqué una banda con tantos años de profesionalidad tiene que emular a otros artistas. Knuckleduster tiene un aire sinfónico que termina de matar al álbum, no me imagino un peor broche.

Un día más en la oficina para los Children of Bodom con el piloto automático sin más historia, menos Death y más orientados hacia un Power que no tiene nada de ingenioso y está al alcance de cualquiera y un metal sinfónico que es un añadido que no aporta nada con más protagonismo que nunca para los teclados, los momentos de garra que los hay, no disfrazan unos temas insípidos y planos.

Feeling: 3/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 2/5
Producción: 3/5

Puntuación: 4/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *