Web de Metal DEEP PURPLE – Whoosh! (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DEEP PURPLE – Whoosh! (2020)

by Natalia

Inglaterra
Hard Rock

01. Throw My Bones
02. Drop the Weapon
03. We’re All the Same in the Dark
04. Nothing at All
05. No Need to Shout
06. Step by Step
07. What the What
08. The Long Way Round
09. The Power of the Moon
10. Remission Possible
11. Man Alive
12. And the Address
13. Dancing in My Sleep

.

Ian Gillan – Cantante
Don Airey – Teclado
Steve Morse – Guitarra
Roger Glover – Bajo
Ian Paice – Batería

Los reyes del Rock and Roll, una de las bandas con más historia de todos los tiempos. Su carrera empezó en 1968 y estos ingleses han pasado por muy diferentes etapas, el MK1, MK2… ¿Con qué etapa quedarse? eso ya es cosa del fan. Han sobrevivido a marchas temporales de su cantante Ian Gillan, también han sobrevivido a la marcha definitiva de su guitarrista más carismático como es Blackmore. Con más de 70 años y fallecido su teclista más popular, Jon Lord, siguen componiendo. La banda edita su 21 álbum, de título Woosh!. Os preguntaréis para qué, porque en realidad desde Purpendicular (1996) los Purple no componen nada bueno, ni es cosa de dinero ni necesitan alimentar su ego a estas alturas, simplemente tienen la necesidad de seguir componiendo.

Throw My Bones es un tema elegante y ahí se acaba la cosa. Muy logrado el estribillo en el sentido de que entra bien y tiene un buen acompañamiento al teclado pero ahí se acaba todo porque la participación de la guitarra es muy discreta y la estructura del tema es repetitiva y sin ninguna historia. Drop the Weapon es un corte donde vuelven a repetir la fórmula del primer tema, es decir, la dupla formada por Gillan y Airey, voz y teclado pero en esta ocasión acompañados por un ritmo latino en la batería y con elementos de Blues y Funk en la composición. En esta ocasión sí que entra la guitarra y lo hace con cierta alegría y frescura provocando un buen solo de guitarra que es alternado con un solo de teclado.

We’re All the Same in the Dark sigue la tónica de sus anteriores temas, han querido hacer algo alegre, básico y divertido sin más historia, rompiendo un poco el esquema de su anterior trabajo el Infinite del 2017 que era más atmosférico y complejo. Sencillo a más no poder los temas y en ocasiones sin historia y sin ninguna garra como es el caso de este tema. Me gusta mucho el ritmo de batería del tema Nothing at All, demostrando el señor Ian Paice su maestría y atención al solo de teclado tan creativo que se marca el señor Airey, digno sucesor de Lord, más que creativo es divertido y vistoso y no te lo esperas, tienen momentos sueltos donde te hacen pensar, este es un tema muy influenciado por la música clásica de Vivaldi.

Digo que hay momentos donde te hacen pensar porque tienen pinceladas de tanta calidad que piensas que no hay edad para componer pero después vienen otros temas como No Need to Shout donde piensas que llevan 30 años de relleno, porque es un tema que te podría haber compuesto una banda con menos de un año de actividad. Pero entiendo la necesidad de estos británicos por seguir en la brecha. Las pocas profesiones donde uno puede divertirse y enamorarse de ellas pues son las profesiones de las que no quieres jubilarte nunca, un escritor por ejemplo no se retira nunca… ¿Por qué iba a hacerlo un músico?

Step by Step es un corte a teclado donde con el órgano Hammond recrean algo muy gótico y acompañado por un ritmo de Jazz Fussion en la batería recrean un estribillo oscuro y atmosférico, donde de nuevo el teclado vuelve a ser el gran protagonista, aquí hay claras referencias al MK1, es el otro puntal sobre el que se apoya este trabajo, hay dos temazos pero hay demasiados bandazos porque pasamos de un gran tema a uno de los peores temas de la carrera de Deep Purple como es What the What, un rock básico de los sesenta, basado en la escuela americana y los primeros tiempos con Elvis Pressley, no tiene ninguna historia como tampoco tiene nada que contar el tema The Long Way Round. Ellos se dedican a reciclar ritmos que ya han utilizado en anteriores álbumes y volverlos a revivir una vez más pero con diferente forma, todo lo que te hace una banda veterana.

The Power of the Moon es el tercer gran tema del álbum. Es un corte atmosférico y oscuro, donde buscan un ritmo sostenido y ambiental recreado por el teclado y es que una vez más, Don Airey vuelve a ser el gran protagonista del álbum junto a Ian Paice, en cuanto al saldo negativo, yo diría que es el álbum más lineal de Gillan que se las canta todas igual, Glover pasa inadvertido en todo momento y es uno de los álbumes más flojos de Morse a la guitarra. Remission Possible pues es un tema de una línea continuista respecto al anterior, una alternancia entre guitarra y teclado, la portada de un astronauta y queriendo hacer algo épico y cinemático por momentos como en Man Alive… que no me tiene sentido ni lo atmosférico, ni lo progresivo para luego finalizar el trabajo con Dancing in my Sleep que es un tema tan básico como alegre donde una vez más calcan un riff del MK1, en concreto del tema Hush, para ser más exacta y le dan otra forma. Lo dicho, ritmos reciclados de su primera época, sin más historia. Tres grandes temas y el resto pues de andar en zapatillas y bata por casa, sin ninguna historia este trabajo pero entiendo el afán de estos británicos por componer y seguir en la brecha porque para ellos se han acabado las apreturas y las necesidades y las exigencias. Esto ya no es trabajo para ellos porque ya no les importan los resultados, esto es mero placer y lo único de lo que tienen que preocuparse es de divertirse y de estar bien de salud. Porque pueden lanzar 10 álbumes malos seguidos que nada sucederá, pues el público les seguirá recordando por el Smoke on the Water.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 5,75/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *