Web de Metal DEMONS AND WIZARDS – III (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DEMONS AND WIZARDS – III (2020)

by Vpower

USA / Alemania
Power Metal

01. Diabolic
02. Invincible
03. Wolves in Winter
04. Final Warning
05. Timeless Spirit
06. Dark Side of Her Majesty
07. Midas Disease
08. New Dawn
09. Universal Truth
10. Split
11. Children Of Cain

.

Jon Schaffer – Guitars, Bass
Hansi Kursch – Vocals

En su día esta unión entre dos grandes músicos levantó mucha expectación. Jon Schaffer, guitarrista de los Iced Earth unía sus fuerzas con Hansi Kursch, cantante de los Blind Guardian. Debutaban en 1999 con un álbum de título homónimo que tuvo muy buena acogida y volvían a repetir en el 2005 con “Touched by the Crimson King” no tan bueno como el anterior. Quince años después, sus agendas vuelven a tener un hueco para volver a colaborar juntos y publican “III” bajo el sello Century Media Records donde proponen once temas nuevos y muchas colaboraciones. Bret Smedley a la batería (Iced Earth), Jim Morris a la guitarra (productor y guitarrista que colaboró toda la vida con Demons and Wizards), Jake Dreyer a la guitarra (Iced Earth), Ruben Drake al bajo (Purgatory) y muchos cantantes a los coros habituales del metal sinfónico.

El problema es que estaban en su momento más álgido de su carrera ambos cuando empezó su carrera y hoy en día pues Iced Earth está muy lejos de sus buenos tiempos aunque trate de recuperar el vuelo y Blind Guardian pues está como está, acaba de sacar el peor álbum de su carrera.

Siguen la senda de sus anteriores trabajos, mezclan el universo de ambas bandas pero sobre todo suena más enfocado hacia el Power Metal sinfónico y teatral de los Blind Guardian con un toque sinfónico y así viaja el primer tema Diabolic con una buena atmósfera, muy cuidada tanto la parte inicial del tema con la guitarra como el trabajo del teclado y un estribillo con garra para un final melódico, a mí me falta más sorpresas, está bien trazado pero en ocho minutos de tema me esperaba mucho más.

Redobles de batería y melodía tirando a oscura en Invincible el cambio de ritmo demasiado saturado en todos los aspectos, no suenan demasiado naturales y tratan de darle un aire rockero al tema que no me termina de cuajar. Es un tema como Wolves in Winter, pese a su extrema sencillez lo que los fans le piden a esta banda, ese toque de Us Power Metal y el buen trabajo en la melodía y es que Kursch siempre tuvo un timbre muy épico, marcan la diferencia.

Un bajo y una atmósfera progresiva in crescendo a lo Iron Maiden en Final Warning, muy buen envoltorio pero cuando llega el cambio de ritmo y encuentran el estribillo no me termina de convencer del todo. Timeless Spirit es un tema de nueve minutos de duración con un pasaje acústico inicial, muy típico de este proyecto, tarda un mundo en cambiar de ritmo y los coros no convencen pero el solo sí que es bueno y recuerda a la era Goldy en los Dio.

Dark Side of Her Majesty es a nivel vocal el tema más diferente donde Kursch intenta otras cosas más agresivas y a la vez es el tema más sinfónico de todo el trabajo, falta de gancho por momentos pero van bien de intensidad.

Midas Disease es un buen tema pero es que no pega ni con cola, un tema de puro rock con todo el protagonismo para Schaffer que me recordó al Never Surrender de los Judas Priest, pero amigo, es que Judas Priest solo hay uno, queda este tema como un pegote. New Dawn de nuevo se vuelven a pasar un poco de revoluciones en la producción, saturación de coros y de rebuscar atmósferas sonando poco natural pero al menos recupera el tono del disco.

Otro de los problemas a los que se enfrenta este álbum es que repite el mismo esquema una y otra vez y por ejemplo Universal Truth es más de lo mismo, porque es siempre el mismo esquema y casi siempre por el mismo orden. Es curioso, todo el público desea escuchar un disco similar a los de Blind Guardian pero son los temas más oscuros y con los riffs más agresivos que tiran hacia el Us Power Metal, es decir, que tiran hacia el legado de los Iced Earth los más brillantes como en el caso de Split.

Children Of Cain más de lo mismo, tema de diez minutos de duración que arranca con acústica, después coros (exceso de nuevo) y en vez de una arrancada otros minutos acústicos para cerrar el círculo, el final del disco un tanto tedioso.

No vamos a comparar este álbum con los dos trabajos anteriores de Demons and Wizards, sería muy injusto pedirles que quince años después superasen expectativas. Pero el caso es que es un álbum muy digno, que sobre todo y esto es lo más importante, sigue sonando a Demons and Wizards de siempre y con todos los defectos que le encuentro pero yo considero que los fans de esta banda, se mostrarán receptivos con este álbum.

Feeling: 3/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 6,5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *