Web de Metal DIABOLOGY – Nobody Believes Me (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DIABOLOGY – Nobody Believes Me (2020)

by Pescaíto Thrasher

Estados Unidos
Thrash

1. The Voices (Nobody Believes Me)
2. Deicide
3. Defiling Innocents
4. Ember To Ash
5. Seed of the Prophet
6. Judgement Day
7. Seas of Eternity
8. Diabology
9. About You
10. Lost Viking
11. Lazarus Falling
12. Silent

Jesse Bergen – guitar and vocals
Jack Kleinman – guitar
Joseph Mazisyuk – bass
Matthew Morales – drums and backing vocals

Os voy a hablar del debut de esta banda californiana muy joven, tanto por la edad de sus miembros, en plena adolescencia, como por su trayectoria, ya que este es su debut. Comienzan su andadura con The Voices, una mezcla entre thrash y punk, con voces muy sucias y riffs simples que sirven a la causa de su juventud, el punto más positivo lo ponen con la ralentización melódica tan típica del sonido ochentero.

Deicide es un tema con guitarras de inspiración Megadeth, lo mismo que el ritmo machacón. Se ponen más guarretes con Defiling Innocents, tocando palos que recuerdan al sonido del death, extreman más las voces, aunque en la simpleza de las guitarras se aprecia todavía su juventud el punteo melódico no está mal confeccionado y le da un contrapunto al tema.

Ember To Ash vuelve a recoger el testigo de tantas bandas de la Bay Area, como los míticos Exodus a los que podrían perfectamente rendir tributo a no ser por la voz del vocalista que le mete siempre bastante distorsión por aquello de sonar un poco más personal y adentrarse en otros estilos como es la tendencia actual. Seed of the Prophet tiene un poco del alocado metal de los primeros Pantera junto al thrash agresivo de sus ritmos, nada especial a destacar salvo que nuevamente la parte de los solos ofrece un punto de madurez que hace augurar buenas cosas de cara al futuro.

Judgement Day es uno de los temas más contemporizadores de todo el disco y basa su apuesta en un riff que se repite casi de modo continuo a lo largo de toda la canción, empieza bien pero con el tiempo y las escuchas acaba resultando bastante cansina, sobre todo debido a la falta del cambio de ritmo que rompa el tema como estabas esperando.

Seas of Eternity tiene un punto ambiental en sus melodías al estilo de los Testament, por ahí van los tiros, aunque en este caso las voces tan sucias creo que no favorecen el brillo del tema, el buen comienzo se va difuminando poco a poco. Diabology es un tema de sonido espeso y oscuro, que tienen en algunos guitarrazos bizarros y en su atmósfera lo más interesante, aunque se acaban recreando demasiado en el groove y en el chándal metal, arruinando el efecto inicial.

Un breve interludio y afrontamos Lost Viking, un tema que navega por las aguas del rock, el punk y el thrash, todo metido en la coctelera del tiempo y con el toque melódico que es el que le pone la nota más original, de lo más interesante del disco pese a que hacen un refrito del refrito. Lazarus Falling tarda en arrancar, recreándose en la distorsión y cuando lo hace se desata por completo en una explosión donde batería y guitarra se dan el banquete, de lo mejor del disco. Final con Silent, el tema que más se sale de los esquemas clásicos, se adentra en los sonidos más oscuros pero resulta un tanto caótico ante la falta de un hilo conductor claro, parece que tocan un poco por improvisación pero sin el talento necesario para ello por lo que acaba sonando más a ensayo de local que a un tema serio.

Juventud y ganas es lo que se le presupone a cualquier banda como estos Diabology, pero aunque no sorprenden en ningún momento ni tampoco me dejan sin respiración en ninguno de los temas sí que se les ve buenas maneras, tendrán que sacar lo mejor de ellos mismos para sobresalir en un género tan masificado y estancado en las telarañas del tiempo.

Feeling: 2,5/5
Originalidad: 1,5/5
Técnica: 2,5/5
Producción: 3,5/5

Puntuación: 5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *