Web de Metal DIAMOND HEAD – The Coffin Train (2019) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DIAMOND HEAD – The Coffin Train (2019)

by Vpower

Inglaterra
Nwobhm

1. Belly of the Beast
2. The Messenger
3. The Coffin Train
4. Shades of Black
5. The Sleeper (Prelude)
6. The Sleeper
7. Death by Design
8. Serrated Love
9. The Phoenix
10. Until We Burn

Brian Tatler – Guitar
Karl Wilcox – Drums
Andy “Abbz” Abberley – Guitar
Rasmus Bom Andersen – Vocals
Dean Ashton – Bass

No vamos a descubrir a estas alturas quienes fueron los Diamond Head pero para mi gusto, si analizo sus inicios, fue la banda más poderosa de la Nwobhm. Esta banda creada en Stourbridge en 1976 tuvo unos inicios fulgurantes. Con varias demos antes de su inicio “Lightning to the Nations”, todo un clásico de la Nwobhm. Dos ep, giras mundiales y el lanzamiento de su segundo trabajo “Borrowed Time”, no tan bueno como el primero. Su primer álbum en directo ese mismo año y en 1983 el lanzamiento de “Canterbury”, un trabajo que nadie entendió pero que tiene su calidad. Separación en el 85 y regreso apresurado en 1991 con el lanzamiento del irregular “Death and Progress”.

De nuevo lo vuelven a dejar y regresan en el 2000, en el 2004 Sean Harris, su cantante de siempre deja la banda parecía que era el fin para Diamond Head. Búsqueda de nuevos componentes y lanzamiento en el 2005 del “All Will Be Revealed” un álbum que parece que les enterraba. El siguiente trabajo al igual que el anterior, de una calidad ínfima “What’s in Your Head?” era una caída brutal a los infiernos.

Así no podían seguir y así lo entendió Tatler. Ficha a Rasmus en el 2014, solo queda Tatler de la formación original. En el 2016 lanzaban un álbum de título homónimo que era como lanzar un mensaje de hemos renacido de nuestras cenizas. Es cierto que hay bandas de la Nwobhm como Holocaust que ya no tienen nada de Nwobhm y que suenan a metal progresivo, una evolución musical lógica, los Diamond Head lo intentaron, no les salió bien y vuelven a refugiarse en su sonido de los ochenta.

Belly of the Beast es un tema de Speed Metal con esencia de Rock, solo sencillo y ritmo sostenido en la batería sin variedad, bala de fogueo para empezar sin causar impacto alguno. The Messenger un medio tiempo con un riff muy en la línea de Iron Maiden, intenso y buenos solos surcando el tema, para luego buscar un cambio de ritmo lento de Hard Heavy, mejora las prestaciones del anterior tema pero me sigue dejando más frío que un témpano.

The Coffin Train arranca con un ritmo acústico acompañado de un ritmo de batería acelerado que es todo un acierto, regresan a aquellos temas oscuros y atmosféricos del “Canterbury” que pocos entendieron en su día y también tiene mucho que ver con el “Death and Progress”. Buen estribillo lento con aire atmosférico oscuro generado por la guitarra a lo Black Sabbath, gran tema.

Shades of Black sigue la línea del anterior trabajo. De nuevo buen acompañamiento rítmico y riffs de puro Heavy/Doom oscuro a lo Black Sabbath en la era Dio. El cambio de ritmo, un calco de lo que hacían los Sabbath en la era Tony Martin, sobre todo me acordé de los temas del Eternal Idol.

The Sleeper (Prelude) es un interludio atmosférico que no aporta nada. The Sleeper siguiendo la tónica de todo el trabajo, es un intento total de regresar a 1980. Medio tiempo con épica oscura, buena labor a nivel de la guitarra rítmica, generando electricidad algo que después utilizaría Metallica emulando a los Diamond Head, esos interludios acústicos tan típicos de la Bay Area son influencia de bandas como Diamond Head.

Death by Design es el típico tema construido a raíz de un riff doblado enérgico y poderoso, desde el Electric Eye de los Judas Priest, cientos de bandas han copiado la fórmula, siempre funciona.

Serrated Love es un medio tiempo con un ritmo de bajo amplificado y el clásico riff que se cuela para dotarlo de fuerza, muy en la línea del primer trabajo de los Last in Line. The Phoenix con un ligero aire progresivo y un ritmo al galope en la base rítmica para lanzar un solo rockero, melódico y ambiental muy cálido que le sienta muy bien al trabajo. Finaliza el trabajo con Until We Burn es un tema con la dosis justa de teclado y sintetizador para darle un aire atmosférico al tema muy a lo Led Zeppelin, banda que siempre gustó a Tatler. Redobles de batería y ese aire clásico en la composición a lo Deep Purple / Black Sabbath que funciona.

Siendo franco lo de regresar al pasado más de 30 años después es una apuesta que no suele salir bien. Pero vienen de un infierno donde sacaron dos de los álbumes más mediocres de la historia del metal y con el anterior trabajo mostraron una mejoría y con este vuelven a estar a un nivel muy alto, tanto que se acercan al de bandas como Satan que volvieron con todas las de la ley. Este trabajo es como la resurrección de Lázaro, los Diamond Head vuelven a estar entre nosotros. Exceptuando tres temas el resto son de nivel top.

Feeling: 4/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,75/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *