Web de Metal DRAGONFORCE – Reaching Into Infinity (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

DRAGONFORCE – Reaching Into Infinity (2017)

by Vpower

Reino Unido
Power Metal

dragonforce21. Reaching into Infinity – (01:25)
2. Ashes of the Dawn – (04:33)
3. Judgement Day – (06:13)
4. Astral Empire – (05:24)
5. Curse of Darkness – (05:35)
6. Silence – (04:50)
7. Midnight Madness – (06:21)
8. War! – (05:19)
9. Land of Shattered Dreams – (04:59)
10. The Edge of the World – (11:03)
11. Our Final Stand – (05:04)

.

.

Herman Li – Guitars
Sam Totman – Guitars, Vocals
Vadim Pruzhanov – Keyboards,
Frédéric Leclercq – Bass, Vocals (harsh)
Marc Hudson – Vocals (lead)
Gee Anzalone – Drums

Dragonforce es una de esas bandas consolidadas y con un sonido reconocible, es lo que suele ocurrir con aquellos grupos que llevan el sonido a un extremo, en el sentido que sea, en su caso la velocidad, especialmente de las guitarras. También creo que es una de esas bandas que te gustan mucho o que no te gustan nada y te aburren como una ostra, no admite mucho término medio.

dragonforce1Este es el séptimo disco del grupo y han tenido promoción para dar y tomar. Y una de las cosas que me llamaba la atención es que decían que habían apostado por cosas nuevas y que no querían vivir del pasado o repitiendo siempre lo mismo. Después de escuchar el disco puedo decir que efectivamente hay nuevas aportaciones y enfoques, pero que Dragonforce sigue sonando a Dragonforce en la inmensa mayoría del disco. Esto le hará feliz a algunos fans y a otros no, es lo de siempre.

El primer tema es una intro con unas buenas guitarras y luego viene Ashes of the Dawn, un tema de los de siempre de la banda, guitarras y ritmos ultraveloces y teclados, power a saco pero tirando sobre todo de velocidad. Judgement Day sigue también el esquema básico, un power veloz, con bastante apoyo electrónico y los solos típicos donde lo que prima es la velocidad y que a mí no me han transmitido nunca nada. De momento ninguna sorpresa, clavado a lo que te han hecho toda la vida.

Astral Empire es más de lo mismo. Y este es otro de los problemas que le veo a la banda desde la objetividad que te puede dar no ser un fan de ella, los temas se parecen unos a otros como gotas de agua y después de escuchar tres o cuatro seguidos ya no distingues los unos de los otros. Este tiene un estribillo especialmente comercial.

Por fin con Curse of Darkness aflojan un poco y nos dan algo diferente, empieza con un medio tiempo pero acaban subiendo a ritmo de doble bombo, intercalando fases más lentas. Los solos siguen siempre el mismo patrón, feeling bajo mínimos. Silence tiene un inicio acústico y se podría definir como una balada, con un solo melódico muy tranquilo, no es que sea un temazo pero es el que más me transmite en lo que va de disco.

Midnight Madness tiene una primera parte con ese power de dibujos animados que han hecho suyo y una segunda parte más interesante, con buenos solos melódicos y un estribillo muy logrado. War! hace un honor a su nombre y es una especie de power epic, buen estribillo también y de los temas rápidos el que más me ha gustado hasta ahora con diferencia.

Pero después de esas pequeñas variaciones tenían que volver a lo de siempre no sea que los fans se quejen, y lo hacen con creces en Land of Shattered Dreams, un power pop al estilo de bandas como Sonata, donde sólo destaco algún riff más contundente, lo demás es velocidad y solos sin mesura ni transcendencia alguna.

The Edge of the World es un tema de 11 minutos y claramente la mayor sorpresa del disco, y agradable he de decir. El inicio es con acústicas, luego pasan a un heavy melódico a ritmo de medio tiempo. Por fin, ahora sí, demuestran que pueden hacer muchas más cosas que correr sin mirar atrás. Le meten una buena pausa al tema con melodías interesantes y el final tira hacia un power pero con bastante agresividad y voces de corte gutural o sucias que le dan un toque agresivo al tema. Un corte elaborado y donde el collage está muy bien hecho, fluye de forma natural. Sin duda un gran tema y el mejor del disco de largo.

Our Final Stand es un corte muy a lo Freedom Call, melodías, coros y power melódico, con el estribillo como la mejor parte. Así concluye este disco, que efectivamente tiene novedades en el sonido de la banda, pero que en su mayoría sigue sonando a lo de siempre. Si te gustan tómate taza y media y si nunca te han gustado los Dragonforce al menos hay un par de temas o tres que sí podrás disfrutar. Lo que también tengo claro es que si no eres fan de su sonido es un disco que dejarás aparcado en un breve lapso de tiempo.

Puntuación: 6/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *