Web de Metal FORGED IN BLACK – Descent Of The Serpent (2019) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

FORGED IN BLACK – Descent Of The Serpent (2019)

by Vpower

Reino Unido
Heavy, Power Thrash

1. Seek No Evil  (03:20)
2. One in the Chamber  (06:09)
3. Shadowcasters  (04:33)
4. Descent of the Serpent  (06:02)
5. One Last Sign  (05:30)
6. Palm of Silver  (04:49)
7. Aphelion Tormentor  (05:21)
8. Vendetta  (06:05)
9. When Hell is Done  (06:19)

Chris Stoz Storozynski – Lead Vocals
Andy Songhurst – Guitars
Kieron Rochester – Bass and Vocals
Chris Bone – Guitars
Kev Rochester – Drums

Banda británica formada en 2013 que debuta ese mismo año con su primer disco. Posteriormente sacarían un ep y ahora con este segundo trabajo tratan de dar el salto internacional y, ahí es nada, postularse como una de las bandas destinadas a recoger el testigo que, nos guste o no, tarde o temprano los grandes con los que nació todo este rollo heavy dejen por imposición de las leyes de la naturaleza.

Seek No Evil es un tema de ágil sonido, la producción suena potente y moderna al mismo tiempo, su punto de groove y las guitarras copando el centro de la acción con riffs que suenan como latigazos y que adornan el tema. Distintas voces y coros para dar más variedad al tema, los agudos guardan alguna semejanza con el patrón marcado por el metal god, pausa breve y arremeten con los solos limpios melódicos. Un tema entre el heavy y un power potente.

One in the Chamber es una pista de seis minutos, una duración bastante larga para lo que se estila en este tipo de bandas, pero que repiten a lo largo del disco en otros tantos temas. Es un tema con mucha más chicha que el anterior un arranque a medio tiempo de aires thrash pero luego ralentizan aún más el tema y le da un toque heavy atmosférico y así continúa hasta que entran los solos, una canción atractiva, con buenos guitarrazos pero también un trasfondo ambiental que le da más calado.

Shadowcasters es un tema heavy con mucho groove en los riffs y las voces mucho más teatrales que le dan un aire a bandas como los Grand Magus en las partes más pausadas, ciertamente el primer tema donde el vocalista toma el toro por los cuernos. Bueno también el cambio de ritmo para meter unas guitarras potentes.

Descent of the Serpent se inicia con unos riffs pesados y luego mete el cambio para hacer un thrash a lo Testament de guitarras limpias y potentes, al menos es interesante ver esa doble faceta, eso sí el vocalista tiene una voz demasiado nítida que tira siempre hacia un sonido más clásico. No se acaban ahí las sorpresas porque en la parte de los solos le dan un enfoque entre neoclásico y melódico a las guitarra, acentuando el lado bipolar que comentaba de la banda. Eso sí, suenan siempre con potencia y melodía y en eso me recuerdan a los teutones de Septagon que también practican un heavy thrash con las guitarras como primer arma arrojadiza.

One Last Sign se inicia con un riffeo melódico que hace presagiar un heavy de tintes épicos y en cierta medida esa es la nota predominante del disco, aunque siguen metiendo guitarras más metaleras que le dan a su música un punto más agresivo. Otro tema donde el vocalista tira de registros más epic. Después de una buena ondanada heavy thrash en las guitarras solistas vuelven a recuperar el modo heavy epic.

Arranque doom heavy en Palm of Silver, cambio de escenario, ya habían dado alguna pista en un tema anterior pero ahora lo desarrollan más. Eso sí, no se pueden aguantar por mucho tiempo porque vuelven a meter riffs thrash y a ratos recuperan el heavy doom, no lo hacen mal porque tienen técnica para ello pero parece un poco forzado y me gustaba más la dirección que llevaba el tema al principio en formato medio tiempo puro, si bien es un tema que va ganando con las escuchas.

Aphelion Tormentor nos deja acústicas en el inicio del tema y es el tema más lento del disco hasta ahora, con la parte del solo ambiental como lo más interesante del mismo. Nuevamente vuelven a hacer gala de los giros en los temas, metiendo siempre una parte cañera, ritmos acelerados con guitarras explosivas que acaban por poner el tema patas arriba.

Inicio con riffs distorsionados y oscuros en Vendetta pero luego cambian y siguen manteniendo esa dicotomía entre heavy y sonido thrash que a estas alturas por lo previsible, porque la meten en todos los temas, ya pierde bastante frescura. Fin de la historia con When Hell is Done un tema heavy con ciertos aires los americanos Them, melodías, cierto encanto en la ambientación y algún toque de guitarra más potente, de los mejores temas del disco.

Ciertamente la calidad técnica del grupo es importante, los temas también están trabajados pero a veces parece que les pierde un poco el exceso de hacer mucho de todo y los temas pierden carisma y pegada, aunque en todos ellos puedes encontrar momentos de esos que te cargan las pilas. Quizás si focalizasen un poco más su estilo hacia un sonido menos cambiante el disco acabaría ganando enteros. En todo caso tienen muy buenas trazas y es una de esas bandas a seguir desde ya.

Feeling: 4/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7,7/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *