Web de Metal GRAVE DIGGER – Fields of Blood (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

GRAVE DIGGER – Fields of Blood (2020)

by Vpower

Alemania
Power Metal

01. The Clansman’s Journey
02. All for the Kingdom
03. Lions of the Sea
04. Freedom
05. The Heart of Scotland
06. Thousand Tears
07. Union of the Crown
08. My Final Fight
09. Gathering of the Clans
10. Barbarian
11. Fields of Blood
12. Requiem for the Fallen

Chris Boltendahl – Vocals
Jens Becker – Bass
Axel “Ironfinger” Ritt – Guitars
Marcus Kniep – Drums

Han pillado carrerilla en los últimos tiempos y es que salen a álbum cada dos años. Banda alemana creada en 1980 con el nombre de Digger y después de Hawaii. En sus primeros tiempos sonaban a Speed Metal y luego se pasaron al Power Metal. Tienen una legión de fans que hagan lo que hagan siempre les va a sonar bien. Pero para el equipo de Metalbrothers.es desde los tiempos de Excalibur no sacan un buen álbum y ya llovió. Tienen una nueva reválida con este “Fields of Blood” su vigésimo álbum de estudio.

Tirando del clásico sonido de las gaitas escocesas antes de la batalla para enardecer a los suyos en The Clansman’s Journey en algo que ya han hecho hace muchos años, quizás quieren darle un toque a sus fans más acérrimos, diciéndoles que con este disco, vuelven a su sonido más clásico.

Escucho All for the Kingdom y efectivamente quieren regresar a los tiempos de Excalibur, el estribillo de este álbum es clavado a cualquiera de ese trabajo citado y también es un álbum con muchas reminiscencias del Tunes for War. La voz de Boltendahl, eso ya no hay por donde cogerlo, va a peor y ni con trucos de estudio se arregla. Estribillo repetitivo y solo de guitarra de neoclásico.

Lions of the Sea con un coro para empezar y un riff de los Judas Priest / Accept / Riot, así de simple pero a veces lo simple es lo que funciona. Este es un tema donde prescinden de su Power Metal y se centran en un Hard Heavy clásico ochentero y de los de toda la vida, me aburre de sobremanera los coros en todos los estribillos a lo Manowar, hace que todos los temas te suenen iguales.

Freedom va de menos a más. Arranca con un solo de guitarra muy rockero al que le sigue un ritmo de puro Judas Priest “Painkiller” que no me pega ni con cola y el típico estribillo de los Grave Digger que al igual que los Blind Guardian, todos te suenan iguales, buenas intenciones pero no pega ni con cola ninguna de las partes.

The Heart of Scotland lo dicho, intentando de nuevo sonar bélico, épico como en los inicios de la década de los noventa que fueron los años de gloria de Grave Digger cuando sonaban musculosos. Buscan el clásico tema lento y épico y las voces regrabadas, lo de siempre pero hay que decir que el riff recrea una atmósfera muy buena y que funciona.

Scott Cochrane es el invitado que toca la gaita escocesa en el álbum, que por cierto ya la tocó en el Tunes of War y el Knight of the Cross… es lo que buscan en este trabajo, regresar a esos dos álbumes de los noventa. Colaboran Sielk (Iron Saviour) y Hacky Hackmann a los coros (este hombre lleva haciendo coros para los Grave Digger desde hace veinte años y también los hace para Blind Guardian). En la balada Thousand Tears entran estas dos voces y más la de la invitada Noora Louhimo, cantante de Battle Beast, un tema soporífero.

Union of the Crown tratan de recuperar el tono con lo de siempre, el doble bombo, los coros, el aire metalero a lo Accept y siempre buscando la épica alegre que ya aburre un poco pues es que es siempre lo mismo desde hace muchos años. El aspecto lineal del trabajo de batería tampoco ayuda en nada al desarrollo de este tema.

Me quedo de piedra con My Final Fight porque es un ritmo al galope de juguete, festivo y alegre que roza la pachanga y te imaginas un tema de esta guisa para una banda para niños a lo Heavysaurius o algo por el estilo… pero unos tíos tan veteranos haciendo esto… os digo que Judas Priest saca este tema y reúnen firmas para que se jubilen. Gathering of the Clans tiene contundencia y es tan previsible como todos los demás temas. Digamos que la frescura y las ganas duran un par de temas al inicio y poco más, enseguida se les agota la gasolina.

Del tramo final tenemos a Barbarian que busca un sonido rockero a lo Axel Rudi Pell con cambio de ritmo básico y primitivo emulando a Accept y la melodía de las twin guitars en el solo de guitarra, lo más sencillo de todo el álbum, pues es de los mejores cortes. Fields of Blood es simplemente como un somnífero. El mundo de Grave Digger cabe en un renglón, me refiero a sus connotaciones musicales. Esto es igual que el cine. Si tú ves una película de Stallone y tratas de emitir un juicio de sus obras como si se tratara de una obra de Tarkovski… por favor, hay cultura y luego está el ocio, pues la música de Grave Digger es ociosa y sin profundidad alguna y alargan el chicle durante diez minutos dándole un toque sinfónico que te desconecta por completo y buscan los coros de nuevo, el doble bombo y la gaita y a repetir el estribillo hasta la saciedad… oda a sí mismos. Requiem for the Fallen es un outro sinfónico instrumental… desde luego la segunda parte del álbum se carga las buenas intenciones de los primeros temas.

Los Grave Digger con este nuevo trabajo “Fields of Blood” simplemente han revisionado su discografía y tratan de volver a los tiempos de Excalibur, Tunes of War y Knight of the Cross y para ello han recreado ritmos calcados a los de esos tres álbumes. Irregular, más de lo mismo y con algún momento de Heavy Metal clásico (a la altura de cualquier banda debutante) que te despeja un poco y recrea lo que más funciona. Aún así tengo que decir que este es el mejor álbum de Grave Digger en años así que imagínate como serían los demás.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 5,5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *