Web de Metal GRAVE DIGGER – Healed by Metal (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

GRAVE DIGGER – Healed by Metal (2017)

by Vpower

Alemania
Power Metal

grqve digger1. Healed by Metal
2. When the Night Falls
3. Lawbreaker
4. Free Forever
5. Call for War
6. Ten Commandments of metal
7. The Hangman Eye
8. Kill Ritual
9. Hallehujaj
10. Laughing with the Dead
11. Kingdom of the Night
12. Bucked List

.

.

Chris Boltendahl – Vocals
Stefan Arnold – Drums
Jens Becker – Bass
Axel Ritt – Guitars
Marcus Kniep – Keyboards

Nuevo trabajo de los Grave Digger. Su último álbum nos dejó un sabor muy amargo en la boca. Es una banda clásica que lleva años a la deriva pero como son unos clásicos se les perdona todo y uno siempre tiene fe en una resurrección.

grave digger 2Os pongo un ejemplo, los Running Wild llevaban años a la deriva y contra pronóstico editaron un muy buen trabajo, de las grandes bandas siempre hay que tener fe. La clave de este Healed By Metal es que los Grave Digger quieren sonar clásicos y metaleros como hace años que no hacían.

El trabajo arranca con el sencillito Healed by Metal, un medio tiempo con el alma de Accept, con unos coros que se hacen pesados de lo repetitivos que son, pero que seguro que les funciona en directo, el solo orientado hacia el British Steel de los Judas Priest.

Turno para When the Night Falls que abre la caja de Pandora. Riffs doblados, agudos y agresivos que nos recuerdan que siguen siendo esa banda de Power/Speed metal que nos encandiló en los tiempos de The Reaper o Heart of Darkness, para nuestro gusto, sus mejores trabajos. Tiran siempre de los mismos elementos, el riff Painkiller y los coros melódicos a lo Blind Guardian pero cumplen y lo adornan con un solo melódico muy potable. Lawbreaker es la confirmación de que los Grave Digger quieren recuperar el trono perdido, para ello tirarán de true metal en todo momento, emulando sin complejo a los Judas Priest con sus construcciones a la guitarra.

Free Forever recupera la chispa del Hard Heavy a medio tiempo más comercial típico de los Accept y de los Judas Priest en la segunda mitad de los ochenta. Les falta chispa a la hora de construir estribillos, todos suenan muy similares, pero al menos en éste te ponen de acompañamiento un pasaje acústico que funciona. Pero lo mejor de los Grave Digger siempre es cuando se pasan al Heavy Metal sin dilación como es en el caso de Call for War, es en el terreno donde más cómodos se sienten. De nuevo el mismo problema, tema muy predecible pero al menos con cierta agresividad que hace tiempo que no tenían.

Ten Commandments of metal es la clase de metal que buscan las bandas comerciales como los Strypper, una producción que es la que lo abarca todo, estos temas jamás suenan iguales en directo. Unos coros en el estribillo, batería potente y aires rockeros a lo Kiss. The Hangman Eye retoma el Speed metal y nos da una breve pincelada de Power Metal cañero similar a bandas como Scanner, Metallium o Angel Dust. Muy bueno el solo speedico, le da pasión al asunto, en ese terreno, la banda se siente inspirada.

Kill Ritual es un calco de Wasp en su inicio y a medida que avanza, esa atmósfera transcendental se pasa al Happy Metal de los Helloween, un tema sin personalidad pero sobre todo sin pies ni cabeza. Hallehujaj no va a subir muchos enteros porque suena a más de lo mismo, predecible, una mezcla entre Accept y el clásico ritmo machacón de Power alemán potente.

Laughing with the Dead vuelve a recuperar el pulso al álbum después de este pequeño bajón. Pero me molesta mucho que todos los estribillos sean cantados con estribillos, los convierten todos en iguales. En cuanto a las bonus que aparecen en la edición deluxe, pues rescataría a Bucked List sin que sea para nada, algo memorable.

¿Qué decir de lo nuevo de Grave Digger? Pues hay que felicitarlos porque es un álbum muy superior a los dos últimos trabajos editados por la banda. Tratan de recuperar el tiempo perdido y como hacen todas las bandas que pierden el rumbo en su carrera, quieren volver a sus inicios y sonar más metaleros que nunca. Lo malo es que todos los estribillos suenan a más de lo mismo y las referencias musicales que ponen en liza son simplonas a más no poder, al alcance de cualquier banda. De todas formas se agradece la caña y sobre todo el gran trabajo en solos de guitarra.

Puntuación: 6,5/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *