Web de Metal HEATHEN – Empire of the Blind (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

HEATHEN – Empire of the Blind (2020)

by Pescaíto Thrasher

USA
Thrash / Speed Técnico

01. The Rotting Sphere
02. The Blight
03. Empire of the Blind
04. Dead and Gone
05. Sun in My Hand
06. Blood to Be Let
07. In Black
08. Shrine of Apathy
09. Devour
10. A Fine Red Mist
11. The Gods Divide
12. Monument to Ruin

.

.

Lee Altus – Guitarra
David R. White – Cantante
Kragen Lum – Guitarra
Jason Mirza – Bajo
Jim DeMaria – Batería

Tuvimos que esperar 10 largos años para escuchar lo nuevo de Heathen, pero mereció la pena la espera. Esta es una banda de Thrash/Speed técnico creada en 1984 en Sonora (San Francisco). Desde la Bay Area una de las bandas más legendarias del Thrash Metal, quizás no tienen el nombre de otras bandas pero sus trabajos hablan por sí solos, ni un solo tropezón en su carrera, este “Empire of the Blind” es su cuarto trabajo que sale editado a través de la Nuclear Blast. Sigue Lee Altus comandando la nave (que también está en Exodus), sigue David R. White al micro (ex Defiance) y ficharon al guitarrista Kragem Lum en el 2007 y recientemente ficharon a Jason Mirza al bajo (Psychosis) y Jim DeMaria a la batería (Toxic). El estilo de la banda es similar al de Forbidden, Toxic, Xentrix, Realm o Vio-Lence.

The Rotting Sphere es el primer corte. Acústica y guitarra eléctrica con un ritmo muy suave para empezar, la típica intro atmosférica instrumental de la Bay Area que va ganando en electricidad cuando se introduce la batería, bastante épica y las espadas en todo lo alto. The Blight son los viejos Heathen de siempre, pese a las incorporaciones, Lee Altus y David R. White son los que se dedican a la composición y todo sigue sonando como siempre, me recuerda este tema mucho a los Forbidden.

Empire of the Blind tiene una tonalidad más oscura en el riff y tiran de Groove para luego provocar un medio tiempo contundente que es un cruce entre los Testament en su etapa más oscura y los Overkill del From Underground Bellow, buscando referencias más de los noventa en este tema.

Dead and Gone con un ligero toque progresivo, demasiado retocadas las voces en el estudio de grabación, algo que la Nuclear Blast siempre hace, pero me quedo con el gran solo de guitarra que luce muy bien en el tema. Hablando de solos de guitarra el de Sun in My Hand es el más brillante de todo el trabajo con puente instrumental acústico incluido antes de recuperar un estribillo bastante vistoso, puede que el tema con más gancho del disco.

Blood to Be Let es un corte donde recuperan la esencia del viejo Groove en altas dosis y con un ritmo muy natural en la batería aceleran la maquinaria que siempre está perfectamente engrasada. Sencillo a más no poder pero efectivo, muy en la línea de los Annihilator en la época del Wacking the Fury, nada que no hayamos escuchado antes un millón de veces.

Temas directos y otros más técnicos como es el caso de In Black, con un buen trabajo en las guitarras, terreno donde siempre destacaron de sobremanera, es lo que le da la buena fama a la banda, esa dupla de guitarristas y los solos de guitarra y riffs intensos a medio tiempo antes de provocar la aceleración.

Shrine of Apathy es otro de los grandes momentos de este trabajo, buscando la melodía con acompañamiento de la guitarra acústica y provocando un medio tiempo con carga melódica, lo interesante es que aunque tiene guiños bastante comerciales el trabajo (Nuclear Blast siempre buscando cambiar la identidad de las bandas en favor de un mercado más amplio) consiguen mantener su esencia.

Devour es Groove a lo Pantera, no es un terreno donde destaquen aunque tampoco se estancan porque la veteranía y tablas de esta banda habla por sí sola. A Fine Red Mist es un tema donde la guitarra de Lee Altus y Kragem Lum echa humo, se van alternando en un solo acelerado que roza el Shred por momentos y que prolongan hasta el infinito. Ese tema tiene su continuación en The Gods Divide buscando los coros en un estribillo acelerado con un riff melódico y lento para servir de contrapunto. Monument to Ruin es un outro acústico e instrumental que sirve para cerrar este buen álbum, los Heathen de siempre.

Feeling: 4/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 4/5
Producción: 3/5

Puntuación: 8/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *