Web de Metal LOUDNESS – Rise to Glory (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

LOUDNESS – Rise to Glory (2018)

by Vpower

Japón
Heavy Metal

loudness 11. 8118
2. Soul on fire
3. I’m Still Alive
4. Go For Broke
5. Until I see the Light
6. The voice
7. Massive Tornado
8. Kama Sutra
9. Rise to glory
10. Why and for Whom
11. No limits
12. Rain
13. Let’s All Rock

.

.

Masayoshi Yamashita – Bass
Akira Takasaki – Guitars
Minoru Niihara – Vocals
Masayuki Suzuki – Drums

Se dice pronto pero este es el trigésimo tercer álbum de estudio de los japoneses Loudness. Muchos piensan que no es necesario tanta producción que con sus clásicos les llega pero ellos son de la misma opinión que Rob Halford, que la misión de un músico es estar creando todo el rato.

loudness 2Ahí vemos la antigua bandera nipona en la portada del nuevo álbum de los Loudness, un guiño a los fans de la banda , un intento de crear complicidad y decirles que los Loudness pretenden crear un álbum en el que suenen igual que en el Thunder to the East, su álbum más famoso.

A excepción del batería, el resto son los de siempre y esa química que tienen entre ellos se traslada a los directos. 8118 es una intro instrumental con toque oriental que sirve para presentar a Soul on Fire un tema potente de Hard Heavy que va de más a menos con un riff de lo más simple pero que funciona, me recordó mucho a MSG.

I’m Still Alive vuelve a buscar la raíz más rockera de la banda con un sonido de batería blando pero acelerado por momentos. El cambio de ritmo es realmente bueno y muy metalero, buscando un sonido similar a los Judas Priest y los Riot en sus temas cañeros, está más acertado Takasaki en los riffs que en los solos.

Temas como Go For Broke son los que quieren escuchar los fans de Loudness. Mediotiempo al galope con buen labor del bajista que aporta intensidad, riff clásico con interludio acústico que recuerda a los Whitesnake para luego recuperar la electricidad. Ahora bien, a nivel vocal noto a Niihara bastante por debajo de lo que nos ofrecía en los últimos años, está muy lineal y prácticamente se las canta todas igual, los años pasan para todos y en un cantante se nota más el paso de los años que en un guitarrista, bajista e incluso batería.

Until I see the Light es un corte que arranca con parte acústica para luego cambiar de ritmo y plasmar un mediotiempo donde se apoya a Niihara con coros, de nuevo vuelve a recordarme a MSG, quizás es el tema con menos gancho del álbum, pero eso sí, contiene el mejor solo de guitarra de todo el álbum con un acompañamiento acústico de primera.

The Voice es el tema más comercial de todo el álbum. Tiene un sonido muy grunge en la producción pero la esencia del tema es rockera. Clásico tema para sonar día y noche en la MTV, creciendo poco a poco en intensidad y con un estribillo melódico bastante adictivo. Massive Tornado es un tema instrumentalmente mucho más agresivo y me recuerda a los Loudness de los noventa que buscaban un sonido más experimental, más orientado hacia el Groove y las atmósferas industriales, en el global del álbum este tema no pinta mucho. Al igual que Kama Sutra es otro pequeño bajón, tema festivalero y alegre de puro Rock que tan solo sirve para que Takasaki se trate de lucir, aunque ya digo que estuvo más lucido en su anterior álbum a nivel de solos y riffs.

Rise to Glory representa la esencia de este álbum que no es otra que tratar de volver a los ochenta, es un hit y sonará en sus directos, de lo más destacado de este trabajo, podría ser un tema de relleno en cualquiera de sus clásicos. Why and for Whom es un mediotiempo de groove que solo sirve para que Takasaki se tire el solo minutero orientado hacia el Shred y con una aceleración típica de la Nwobhm en su vertiente más speedica, pienso en los Avenger. No Limits tiene un riff donde Takasaki rinde tributo a los Van Halen, el acompañamiento melódico es muy bueno, quizás es uno de los temas más adictivos de todo el trabajo. Rain es un corte sorprendente con un ritmo triste y lento muy Doom, pura nostalgia, hay variedad en este trabajo y se agradeceLet’s All Rock es un tema suelto que viene como bonus que en el conjunto global no aporta nada.

Lo dije al inicio, este es el trigésimo tercer álbum en estudio de los Loudness… muy difícil sorprender a estas alturas y no nos han sorprendido absolutamente nada… pero en cambio nos dan lo que queremos, eso sí. Yo diría que es el mejor álbum de Loudness de los últimos ocho años y que deberían tomarse un descanso a nivel compositivo porque salen a álbum cada dos años. Deberían aparcar un poco el tema de la composición porque estos temas que han sacado ahora del horno, tienen potencial y son realmente buenos y nos recuerdan algunos temas a su material clásico, deberían promocionarlo durante bastantes años.

Puntuación: 7/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

1 Comentario

  1. Alejandro Cloroplasto

    A mi también me está pareciendo un álbum muy disfrutable, está claro que no inventan nada nuevo, pero a estas alturas ya poco se puede innovar. Akira Takasaki despliega mucha maestría, posiblemente un guitarrista infravalorado por ser japonés y no americano o alemán o británico. Es un trabajo que marca una vuelta a la raíz de los Loudness más ochenteros y clásicos pero al mismo tiempo experimenta con el Groove por ejemplo (y resulta un fiasco ese Massive Tornado). Pero dejan un buen álbum para gozo del malogrado bateras, el señor Higuchi. Respecto a lo que comentas de que deberían tomarse un descanso en la composición, no creo que lo hagan porque los japoneses tienen muy arraigado en su carácter la cultura del trabajo y el esfuerzo continuo, y bandas como Loudness o Anthem no son ajenas a esto. Saludos, y gracias por la crónica. Coincido con la nota; 7 o 7’5, buenos temas y otros no tan redondos.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *