Web de Metal MAGNUM – Lost On The Road To Eternity (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MAGNUM – Lost On The Road To Eternity (2018)

by Luna

Inglaterra
Rock

MAGNUM 101. Peaches And Cream
02. Show Me Your Hands
03. Storm Baby
04. Welcome To The Cosmic Cabaret
05. Lost On The Road To Eternity
06. Without Love
07. Tell Me What You’ve Got to Say
08. Ya Wanna Be Someone
09. Forbidden Masquerade
10. Glory To Ashes
11. King Of The World 

.

.

Bob Catley – Cantante
Tony Clarkin – Guitarra
Al Barrow – Bajo
Harry James – Batería
Lee Morris – Batería
Rick Benton – Teclados

Este año empieza con mucha fuerza. Siempre que se habla de la ciudad de Birmingham se piensa en Judas Priest y Black Sabbath pero los Magnum no se quedan atrás. Siempre comparados con Uriah Heep estos ingleses merecen la etiqueta de inmortales y dentro de lo que son los dinosaurios yo diría que es una de las tres bandas más en forma en la actualidad junto con Judas Priest y Pagan Altar.

MAGNUM 2La banda se creó en 1972 y estuvieron en activo hasta 1995, regresaron en el 2001. Siguen en la banda desde el primer día Bob Catley y Tony Clarkin. Dejaron el listón muy alto con su último trabajo de estudio pero el primer tema de este álbum, Peaches and Cream es un tiro certero. Un estribillo que te atrapa y que estarás tarareando durante mucho tiempo, con la magia de Bob Catley… 70 años y qué pedazo de voz tiene, un riff muy agresivo y mezclado con el clasicismo de bandas como Marillion y los Deep Purple. Show me your Hands es un tema donde recuperan su vena más juglar de los setenta, excelente acompañamiento con el piano y con un ritmo trepidante van desarrollando un inspirado estribillo con una elegancia sublime, siempre fueron una banda de etiqueta y con final de traca con un solo muy original que no te esperas para nada.

Turno para Storm Baby, un corte donde prueban ese rastro de Aor que dejaron en sus dos anteriores temas. Piano y Catley con ese toque Aor en los teclados… no necesitan más para meterse al público en el bolsillo, creciendo poco a poco en el tema y con ese rollo Aor que recuerda a Journey y Kansas en los ochenta y con una rítmica que roza lo tribal y el Folk e incluso el Space Rock, clase y más clase.

Welcome to the Cosmic Cabaret son ocho minutos de tema que no se hacen largos, te quedarás con ganas de más. Lo que me sorprende es su facilidad para encontrar siempre una melodía que te atrapa. En este caso tenemos al Catley más rockero y agresivo con un acompañamiento entre teclado y guitarra que suenan como un auténtico cañonazo, perdemos de vista por el momento al Aor y saludamos al eterno Rock con una influencia clara del Perfect Strangers de los Deep Purple, un auténtico cañonazo.

Lost On the Road To Eternity es un corte donde destaca la parte instrumental, muy cinemática. El tema más conceptual de todo el álbum, con un ritmo trepidante que mezcla Blues/Rock clásico mezclado con los Led Zeppelin de los últimos años de su carrera. Siempre con su clasicismo habitual en los estribillos, adictivos de principio a fin.

Entramos en el ecuador del álbum con Without Love, donde Catley se marca un dueto con Tobias Sammet ritmo de Jazz/Fussion en la batería y un riff que te recordará al de Living after Midnight de los Judas Priest, nueva vuelta de tuerca y un tema mucho más rockero y alegre pero con la técnica de los Magnum, una banda que siempre necesita de muchas escuchas para que puedas extraerle todo el jugo. Tell me what you’ve got to say es como regresar al pasado, estar entre 1978-1982 y revivir la mejor época del Aor. Ritmos épicos muy al estilo de Kashmir de los Led Zeppelin con un paso de ecuador sobresaliente con su ritmo al galope, agresividad, melodía y clase a raudales.

Ya Wanna Be Someone es otro corte que recuerda a su etapa de los ochenta y la influencia de los Blackfoot en su etapa Aor y de los Journey. También pienso en la banda de la Nwobhm los Saracen y los Tokyo Blade. Entramos en la recta final pero aquí no hay ni un solo traspiés. Recuperan la esencia de la balada con Forbidden Masquerade donde vuelven a funcionar como un reloj suizo. Pasajes lentos combinados con arrancadas de puro rock agresivo de los ochenta con ese toque atmosférico y conceptual tan típico de una banda tan creativa como siempre fueron los Magnum. Glory to Ashes mezcla Aor con Blues/Rock a lo Whitesnake en su era más comercial. Es como revivir todas esas bandas sonoras de las películas de Rocky. Lo mejor del rock inglés a través de las décadas se encuentra escondido en esta pequeña joya. Finaliza el álbum con King of the World el tema más sinfónico, neoclásico y mezclado con ese rock setentero tan típico de los Magnum, acierto tras acierto.

Pensaba que era imposible superar su anterior álbum, ellos mismos se pusieron el listón tan alto que no lo saltaría ni Sergey Bubka… pero lo han logrado. Estamos empezando el 2018 y ya tenemos un firme candidato al top ten final, este trabajo es una joya y los Magnum demuestran que son la banda del momento, la banda veterana más en forma, simplemente una joya que con el paso de los años será catalogada como obra maestra.

Puntuación: 9/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

1 Comentario

  1. Elena

    pues si que empezais ya fuerte el año con álbumes de este año. La verdad es que los Magnum están en estado de gracia

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *