Web de Metal MARIUS DANIELSEN – Legend of Valley Doom – Part 2 (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

MARIUS DANIELSEN – Legend of Valley Doom – Part 2 (2018)

by Jordi Thunder

Noruega
Power Metal Sinfónico

marius danielsen1. King Thorgan’s Hymn  (3:36)
2. Rise of the Dark Empire  (6:47)
3. Gates of Eunomia  (2:27)
4. Tower of Knowledge  (5:51)
5. Visions of the Night  (6:06)
6. Crystal Mountains  (7:13)
7. By the Dragon’s Breath  (6:17)
8. Under the Silver Moon  (6:22)
9. Angel of Light  (6:26)
10. Princess Lariana’s Forest  (9:21)
11. Temple of the Ancient God  (7:54)
12. We Stand Together  (3:32)
13. Tower of Knowledge (Vinny Appice Version / CD-BONUSTRACK)
14. Crystal Mountains (Vinny Appice Version / VINYL-BONUSTRACK)

Vocals:
Michael Kiske  (Helloween, Avantasia, Unisonic)
Tim “Ripper” Owens  (ex-Judas Priest, ex-Iced Earth, ex-Yngwie Malmsteen)
Blaze Bayley  (ex-Iron Maiden, Wolvesbane)
Olaf Hayer  (ex-Luca Turilli, Symphonity)
Michele Luppi  (Whitesnake, ex-Vision Divine)
Daniel Heiman  (ex-Lost Horizon, Harmony)
Mark Boals  (ex-Yngwie Malmsteen, ex-Royal Hunt)
Alessio Garavello  (ex-Power Quest, A New Tomorrow)
Mathias Blad  (Falconer)
Jan Thore Grefstad  (Highland Glory, Saint Deamon)
Diego Valdez  (Helker, Iron Mask)
Raphael Mendes  (Urizen)
Per Johansson  (Ureas)
Kai Somby  (Intrigue)
Simon Byron  (Sunset)
Anniken Rasmussen  (Darkest Sins)
Peter Danielsen  (Darkest Sins)
Marius Danielsen  (Darkest Sins)

Guitars:
Bruce Kulick  (ex-Kiss)
Matias Kupiainen  (Stratovarius)
Jennifer Batten  (ex-Michael Jackson)
Tom Naumann  (Primal Fear)
Tracy G  (ex-Dio)
Jens Ludwig  (Edguy)
Jimmy Hedlund  (Falconer)
Timo Somers  (Delain)
Olivier Lapauze  (Heavenly)
Luca Princiotta  (Doro)
Andy Midgley  (Neonfly)
Mike Campese
Billy Johnston  (Beecake)
Sigurd Kårstad  (Darkest Sins)
Marius Danielsen  (Darkest Sins)

Bass:
Jari Kainulainen  (ex-Stratovarius, Masterplan)
Magnus Rosén  (ex-HammerFall)
Barend Courbois  (Blind Guardian)
Jonas Kuhlberg  (Cain’s Offering)
Giorgio Novarino  (ex-Bejelit)
Rick Martin  (Beecake)

Keyboards:
Peter Danielsen  (Darkest Sins)
Steve Williams  (Power Quest)

Drums:
Stian Kristoffersen   (Pagan’s Mind)
Vinny Appice / on bonus tracks  (ex-Black Sabbath, ex-Dio, ex-Heaven and Hell)

Choirs:
Marius Danielsen  (Darkest Sins)
Peter Danielsen  (Darkest Sins)
Jan Thore Grefstad  (Highland Glory, Saint Deamon)
Anniken Rasmussen  (Darkest Sins)
Alessio Perardi  (Airborn)

Segundo capítulo del proyecto de este guitarrista que se publicará el 30 de noviembre y es que es una continuación de su primer disco publicado en 2015. Se dice que ese disco tardó unos diez años en completarlo, este ha ido más rápido,así que los que disfrutaron de la primera parte aquí tienen un festín.

Una de las cosas que llama evidentemente la atención es la cantidad de músicos que han formado parte de la elaboración de este disco, la lista es amplia y la calidad de los invitados contrastada, retoma en este sentido los grandes proyectos musicales editados en su día por Avantasia, Ayreon, etc. Esta segunda parte de la trilogía por supuesto es también continuista en lo que se refiere a la historia que cuenta.

Comenzamos con King Thorgan’s Hymn, un tema que comienza con la parrafada inicial introductoria y que luego lleva un marchamo muy cinemático típico de este tipo de producciones, legado de los Rhapsody que fueron los que pusieron los focos sobre este asunto. Le sigue Rise of the Dark Empire que, ahora sí, baja definitivamente el telón en el plano musical y nos mete de lleno en el power metal de enfoque sinfónico, de nuevo la mítica banda italiana de Trieste y un poco de la épica de los Avantasia, con mucho juego de vocalistas.

Gates of Eunomia es el que siguen contando parte de la historia y a modo de balada, lento, melodías y los focos sobre el vocalista de turno acompañado de coros, conecta con el siguiente tema, Tower of Knowledge, que da continuidad a las mismas melodías, la verdad es que pensaba que ahora meterían un tema rápido, pero no, es una balada que va cogiendo un poco de pompa sinfónica a medida que avanza, y tiene su punto folclórico además.

Ahora sí, con Visions of the Night recuperamos el pulso power, de nuevo destaco la labor de los vocalistas, creo que de momento en el cómputo global del disco van ganando a puntos sobre lo que es la ejecución instrumental, que queda en un segundo plano, en este caso un tema muy lineal en cuanto a composición, pedal a tope hasta el final, bastante previsible.

Crystal Mountains tiene un arranque con acústicas y coros, lo más destacable del mismo es la alternancia entre partes más tranquilas y otras más potentes con una tonalidad oscura en las melodías, sin duda el tema más rico en matices y alternancias en lo que va de disco, el más fresco y entretenido, con buena labor también en los punteos, sin escatimar dedicación, es de los temas más largos del disco y nos propone un viaje sonoro más que interesante y, al césar lo que es del césar, la reconocible voz de Ripper Owens con su potencia habitual lleva el tema un escalón más arriba, gran trabajo la del exvocalista de Judas Priest,

By the Dragon’s Breath tiene otro inicio lento a modo introductorio antes de meterse en un power a lo Avantasia, buenos guitarrazos con su punto shred, buen rollo heavy que le da el inconfundible señor Bayley, y es que lo digo una vez más, la aparición de los vocalistas es lo que hace que el disco suene más interesante, como suele ser habitual en este tipo de proyectos con tantos invitados.

Under the Silver Moon es una larga balada donde con muchas voces y coros tratan de buscar el feeling y emocionar al oyente, quizás me falta un poco más de mordiente en la guitarra, o más solos que salpiquen el tema como el que meten muy pausado y melódico ya hacia el final y que es lo que estaba pidiendo a gritos el tema.

Angel of Light es el típico power europeo, tirando hacia los tiempos en que el power estaba en su pleno apogeo, un estilo a lo Edguy, Helloween, Gamma Ray y. cómo no, quien para esas tesituras mejores que el tantas veces comentado, amado y odiado según con quien hables, Michael Kiske. Tampoco sorpresas aquí, es el tema específicamente preparado para los agudos de Kiske, el que se canta en todas las colaboraciones que lleva haciendo desde hace años, a los fans de toda la vida les encantará y a los que no son tan fans pues quizás no les emocione tanto, pero no deja de ser un power metal de toda la vida, con su duelo de punteos que todos los amantes del género disfrutarán.

Llega el tema más largo del disco con Princess Lariana’s Forest, el típico medio tiempo a lo Rhapsody, con profusión de voces, coros y acompañamientos de teclados. Pausa para la voz femenina y el toque melódico antes de lanzarse al rollo sinfónico otra vez. Temple of the Ancient God es un tema en onda Stratovarius, power cargado de teclados y muy melódico y cierran con We Stand Together, el típico tema a modo de outro, pausado ambiental, donde el núcleo duro lo componen las voces y el grueso del sonido envolvente lo consiguen los teclados.

Estamos ante un producto que no arriesga nada en absoluto, sigue los cánones del género y de este tipo de proyectos con participación de nombres importantes, sin duda gustará a los que siguen este tipo de bandas o discos. Si es verdad que hay temas con más garra como el de Ripper y Bayley que para mí son lo mejor del disco.

Feeling: 3,5/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 4/5
Producción: 4,5/5

Puntuación: 7,5/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *