Web de Metal NAPALM DEATH – Throes of Joy in the Jaws of Defeatism (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

NAPALM DEATH – Throes of Joy in the Jaws of Defeatism (2020)

by Jordi Thunder

Inglaterra
Death / Grindcore

01. Fuck the Factoid
02. Backlash Just Because
03. That Curse of Being in Thrall
04. Contagion
05. Joie de ne pas vivre
06. Invigorating Clutch
07. Zero Gravitas Chamber
08. Fluxing of the Muscle
09. Amoral
10. Throes of Joy in the Jaws of Defeatism
11. Acting in Gouged Faith
12. A Bellyful of Salt and Spleen

Shane Embury – Bajo
Mitch Harris – Cantante, Guitarra
Barney Greenway – Cantante
Danny Herrera – Batería

Siempre existirá el debate sobre quién fundó el Grindcore, la mayoría te dirá que los Repulsion se crearon y lanzaron antes material que los Napalm Death aunque está claro que el honor está entre estas dos bandas y que los Carcass purificaron y dieron forma definitiva al Grindcore. Eran unos adolescentes entre catorce y dieciséis años cuando crearon esta banda en 1981 en Birmingham, la ciudad del metal. En sus primeros tiempos era una banda de Hardcore Punk y luego se pasaron al Death/Grindcore. Han sobrevivido a cambios de formación y a modas pasajeras, lo de Napalm Death tiene mucho mérito. Este es el 17 álbum de estudio para ellos “Throes of Joy in the Jaws of Defeatism”, mensaje crudo y derrotista en tiempos de pandemia global por culpa del Covid-19. Su nuevo trabajo saldrá editado el 18 de septiembre a través de Century Media Records. Los temas de este trabajo fueron escritos en el 2018.

Una de las claves del álbum nos la vamos a encontrar en el productor, es el de toda la vida de la banda, Russ Russell que lleva con ellos desde el 2000. Este álbum entra dentro de la categoría de las sensaciones de cada uno y sobre todo del nombre de la banda y me explico. Llamarse Napalm Death pesa mucho, esta banda de Birmingham es icónica en todos los aspectos, tú escuchas el tema Fuck the Factoid y sinceramente, está al alcance de cualquier banda debutante con un poco de habilidad y amor por los clásicos… nada más, pero claro, el producto se llama Napalm Death y eso hace que afines de más el oído y que celebres cada gol a puerta que mete la banda aunque sea sin portero delante.

Es curioso el trabajo desde el punto de vista de la labor de la guitarra, intentan recrear una atmósfera sofocante como en Backlash Just Because y aquí diría aquello de zapatero a tus zapatos y es que esto más que una banda es una empresa y buscan lo que está de moda, tratar de emular a bandas como Imperial Triumphant está muy bien para atrapar nuevos fans pero no corresponde con la verdadera esencia de la banda.

That Curse of Being in Thrall destaco el buen uso del bajo y ese sonido tan grave como amplificado que recorre el disco de inicio a fin y que les sirve para darle un aire espeso a los temas. Menos Grindcore y más Death con elementos de Brutal Death y destellos técnicos para recrear una atmósfera que en temas como Contagion pues te recuerda un poco a los Pirrion… no es lo suyo.

Ellos tienen su forma de componer y esa regularidad que solo te da el paso de los años, tuvieron un bache creativo atroz que va de 1994 al 2006 con una serie de álbumes muy flojos o al alcance de cualquier banda pero con el álbum Smear Campaign parecía que habían vuelto al redil y todo gracias a volver a apostar por el viejo Grindcore como en los tiempos de Justin Broadrick, Bill Steer, Jesse Pintado, Lee Dorrian, Phil Vane, Mik Harris… porque esa es otra… pedazo de músicos que están ahora en la formación y que músicos más increíbles con unas carreras brillantes las que pasaron por esta banda, todos mis respetos para ellos. La idea es apostar por el Grindcore como en Invigorating Clutch pero en ocasiones se vuelve espejismo.

Quieren rizar el rizo, ellos que son pioneros buscan en ocasiones lo que está de moda que para mi gusto es completamente ajeno a la esencia de esta banda, un ejemplo es el tema Zero Gravitas Chamber, muy bien ejecutado, de los destellos técnicos que salpican este trabajo seguramente sea el más logrado pero aún así vuelvo a incidir una vez más en la idea original, no es lo suyo, no es su esencia, no es el camino verdadero de Napalm Death aunque entiendo el mensaje que lanzan perfectamente, ellos… todos músicos que dicen que viven para su arte y que pasan de lo que hagan los demás, lo cierto es que son esclavos de las modas, unas modas que casi acaban con su carrera en los noventa y tratan de vigorizar su estilo, de darle un aire nuevo y actual pero es ropa prestada de bandas del momento y Napalm Death es una institución que debería apostar por su historia sin más.

No os equivoquéis, aquí no hay tema malo pero tampoco ninguno que merezca pasar a la historia de esta banda. De lo más logrado seguramente sea el tema Acting in Gouged Faith pese al sonido tan flojo que presenta la batería durante todo el trabajo, nada que no hayan pensado porque aquí está todo estudiado al milímetro, han decidido apostar por un sonido blando de batería muy al estilo de los noventa, porque la música es así, reciclar una y otra vez y regresar al pasado y venderlo como novedoso, ahora se lleva este sonido de batería pero urge agresividad para los fragmentos de Brutal Death de esta banda de poderosa pegada… al menos en el pasado.

Los Napalm Death sacan un álbum que para ellos es un día más en la oficina sin más historia. Diferente al anterior, más complejo a nivel técnico y en búsqueda de una atmósfera lograda en ocasiones pero que repito, no pega demasiado con su sonido aún así, pese a todo, reconocibles siempre los Napalm Death que sacan un buen álbum pero sin más.

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 7/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *