Web de Metal OZ – Forced Commandments (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

OZ – Forced Commandments (2020)

by Vpower

Finlandia
Heavy Metal

01. Goin’ Down
02. Prison of Time
03. Switchblade Alley
04. Revival
05. The Ritual
06. Spiders
07. Long and Lonely Road
08. Liar
09. Diving into the Darkness
10. Break Out
11. Kingdom of War

Mark Ruffneck – Drums
Peppi Peltola – Bass
Juzzy Kangas – Guitars
Johnny Cross – Guitars
Vince Kojvula – Vocals

Junto a Sarcofagus son los pioneros del Heavy Metal clásico en Finlandia. Esta banda se creó en el lejano ya 1977. Debutaron de forma errática en 1982 con el álbum “Heavy Metal Heroes”. Dieron un cambio radical en 1983 para publicar “Fire in the Brain” su mejor álbum y el más recordado. Publicaron dos álbumes más en los ochenta y uno en los inicios de los noventa. Dejaron atrás su metal clásico y se pasaron a la corriente del Hard Rock/Aor melódico con pobres resultados. Lo dejaron en 1991 y regresaron en el 2010 y al año siguiente sacaban el álbum “Burning Leather” donde regresaban al Heavy Metal clásico que les dio cierta fama. En el 2016 sufrían una baja muy importante, se iba su cantante de toda la vida, Ape de Martini e ingresaba en su puesto Vince Kojvula, este joven cantante debutó en el 2017 con el álbum “Transition State”. De la formación original tan solo queda su batería, Mark Ruffneck. Los Oz es una banda de metal blando y clásico que tiene influencias de Accept, Picture, Saxon, Heavy Load, Stormwitch y ahora vuelven a la carga con su octavo álbum “Forced Commandments”.

Goin’ Down es un corte de tres minutos y medio con el cual abre el disco. Trata de sonar épico y atmosférico en un primer momento para luego asentarse en un medio tiempo con coros con esencia rockera que suena previsible al máximo y no creo que sea una buena idea para abrir el disco. Prison of Time arranca con un solo melódico en la guitarra para luego buscar el ritmo al galope y practicar un Hard Heavy con elementos de Maiden y Tank con coros en el estribillo y agudos por parte de su cantante, el solo de guitarra pues ni fu ni fa.

Switchblade Alley es un corte que roza los siete minutos de duración donde tiran de una ligera carga de Groove y de un trabajo orientado hacia la vertiente más rockera y comercial del metal más blando que me recuerda a Accept, Gravestone, Trance o Victory, por ahí siempre van a ir los tiros, más acertados en el solo de guitarra en esta ocasión. Revival tira del típico riff agudo y épico de los Judas Priest de los últimos años para luego imponer un ritmo veloz e intrépido de Hard Heavy a lo Riot. La conclusión es sencilla, es bastante previsible y muy visto todo lo que hacen pero tiene ese ingrediente del Heavy Metal clásico y aunque no destacan especialmente en nada, cumplen el trámite con pasión metalera.

Este es un trabajo donde Oz se plantea ir a los ingredientes básicos del metal. Me falta variedad porque por ejemplo el tema The Ritual es que suena casi igual que el anterior corte y no tiene mucho sentido ponerlo uno detrás del otro, solo se diferencia por el trabajo vocal más enfocado hacia el “Screaming metal”.

Siempre buscando una y otra vez los coros en todos los estribillos a los que siempre les va a faltar fuerza. Interesante el trabajo de la guitarra neoclásico en Spiders aunque sin profundizar, sin técnica ni creatividad, pero al menos con buen gusto.

Long and Lonely Road es una balada acústica con un trabajo amplificado en el bajo para darle una mayor profundidad al tema, le falta sentimiento a este cantante aunque tenga técnica, en esta ocasión, los coros sí que son efectivos. Liar es un puro Speed Metal genérico sin ninguna historia. El trabajo incluye un par de bonus track como es el caso de Diving into the Darkness donde se cascan un más de lo mismo, el mismo riff de los Judas Priest, los mismos ritmos del bajo y la aceleración de siempre. En cambio Break Out me parece un muy buen tema sobre todo por el intervalo de las guitarras alternando en el solo de guitarra con acierto y pasión. Kingdom of War cierra este trabajo con bastante poderío que eché en falta en ciertas fases del álbum.

Los Oz siempre fueron una banda considerada de segunda fila pese a ser una de las bandas de metal clásico más longevas del viejo continente. Quizás por su falta de regularidad durante todos estos años. Cuando ves que una banda muy veterana tan solo le queda un miembro original en su formación y encima ese miembro es el batería, pues te temes que ya no suenen igual. El caso es que la música de Oz nunca se prestó a muchas alegrías y en el caso de esta banda, pues sí que necesitaban un cambio pues estaban completamente estancados. Los Oz de los buenos tiempos, no destacan en nada concreto pero es una oda al metal clásico en su vertiente más blanda que te emociona por momentos solo por su sinceridad.

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 2/5

Puntuación: 6,75/10

1 Comentario

  1. Marcia

    Es más de lo mismo, pero siempre mola esta banda

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *