Web de Metal PRIMAL FEAR – Metal Commando (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

PRIMAL FEAR – Metal Commando (2020)

by Vpower

Alemania
Heavy Metal

01. I Am Alive
02. Along Came the Devil
03. Halo
04. Hear Me Calling
05. The Lost & the Forgotten
06. My Name Is Fear
07. I Will Be Gone
08. Raise Your Fists
09. Howl of the Banshee
10. Afterlife
11. Infinity

.

.

Mat Sinner – Bass
Tom Naumann – Guitars
Ralf Scheepers – Vocals
Magnus Karlsson – Guitars
Alex Beyrodt – Guitars
Michael Ehré – Drums

Los Primal Fear de Ralf Scheepers siguen a lo suyo, desde 1997 llevan con nosotros y presentan su decimotercer trabajo después de bastantes cambios de formación, se trata de Metal Commando donde tratan de volver a sus inicios como grupo.

I Am Alive arranca con el típico riff de los Judas Priest que te puedes encontrar en temas como Halls of Valhalla o Battle Cry por ejemplo para luego buscar una capa ligera de Groove y una base rítmica que se va acelerando poco a poco hasta encontrar un estribillo melódico y vitalista que funciona y un solo de guitarra intenso. Along Came the Devil es sencillo a más no poder. Un medio tiempo de Hard Heavy con muy poca historia. Un medio tiempo con mucho Groove y coros pregrabados en una tonalidad más aguda y buscar el riff alargado, melódico y atmosférico, muy al estilo de Accept y con raíces básicas de Hard Heavy a lo Judas Priest. Halo es un tema acelerado que de nuevo presenta las mismas características de cualquier tema comercial. Base rítmica blanda, riff melódico y a repetir el estribillo hasta la saciedad, de inicio a fin, sin estructura ni ningún tipo de complejidad.

Tenía claro que lo que buscaban los Primal Fear en este disco era volver a las raíces del género, quiero decir sacar algo básico y con gancho, que suene divertido y sin ningún tipo de complicación, pues según como se mire la botella, media llena o media vacía, los menos exigentes saldrán contentos por tener cuatro o cinco estribillos adictivos que echarse a la boca y los veteranos, coleccionistas y más exigentes pues saldrán decepcionados porque este producto está al alcance de cualquier debutante y esto es una verdad incuestionable. Si no, pues tan sencillo como escucharse Hear Me Calling, el típico medio tiempo melódico que va ganando en intensidad… lo llevan haciendo los Judas Priest desde 1982, con el Screaming For Vengeance y el tema Fever, después los Queensrÿche le pusieron su toque dinámico y progresivo y el resto son imitaciones de mayor o menor fortuna, la de Primal Fear es una de tantas que cae en el olvido de los tiempos.

The Lost & the Forgotten tirando de Groove alemán de toda la vida (Rage, Metallium, Powergods) y Screaming Metal, previsible como cualquier tema de este disco pero al menos sirve para introducir una marcha más y acordarte de los viejos tiempos de Primal Fear cuando emulaban al Jugulator de los Priest. My Name Is Fear peca de lo mismo de siempre, previsible al máximo. Doble bombo, repetir estribillo de inicio a fin, producción genérica y muy superficial y el solo de guitarra que pasa a ser lo más potable y solvente del tema, muy poco bagaje… sobre todo a la larga.

I Will Be Gone es la balada del disco. Excelente la voz de Ralf, como siempre. Eso sí, esta balada acústica es que no pega ni con cola con el resto de temas. Es emotiva la balada, acústica y con un enorme trabajo vocal porque ese es el objetivo, el lucimiento personal de su cantante pero no le encuentro mucho hueco entre estos temas.

Raise  Your Fists es regresar al esquema de siempre, a buscar de nuevo el cobijo de Judas Priest y Accept, con un medio tiempo que se va acelerando poco a poco, nada que no hayamos visto en un millón de ocasiones anteriores, pero se agradece este tipo de temas después de la balada. La batería suena natural por primera vez en Howl of the Banshee y ya era hora, pues anteriormente sonaba genérica y aquí suena con contundencia y pasión. Un tema acorde con la traca final que se avecina, con pinceladas de Us Power y recuperando la vena más Priest de estos alemanes y la melodía/garra, lo de siempre pero con gracia. Afterlife sin demasiada historia y siguiendo la línea argumental del anterior tema, donde vuelve a destacar la buena alternancia de solos de guitarra. Infinity es el tema final con trece minutos de duración, completamente innecesarios pues alargan el chicle demasiado. Intentan darle un toque sinfónico en el acompañamiento pero pasa completamente desapercibido. Pese a su irregularidad como tema, lo que se agradece es el trabajo de la guitarra solista… una vez más. En el tramo final del álbum suben bastante la nota. Es un trabajo divertido y clásico… sin más historia. Los Primal Fear tienen tablas y gancho comercial para esto y más pero yo creo que a estas alturas de la película hay que exigirles algo mucho más exigente que cumplir porque esto para ellos es otro día más en la oficina. Es el clásico disco que con el paso de los años va a acabar olvidado.

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 7/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *