Web de Metal PYRAMAZE – Contingent (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

PYRAMAZE – Contingent (2017)

by Alba

Dinamarca
Power Metal

pyramaze 11. Land of Information
2. Kingdom of Solace
3. Star Men
4. A World Divided
5. Nemesis
6. Contingent Part One: The Campaign
7. 20 Second Century
8. Obsession
9. Heir Apparent
10. Contingent Part Two: The Hammer of Remmant
11. Under Restraint
12. The Tides That Won’t Change
13. Symphony of Tears

.

Morten Gade Sorensen – Batería
Jonah Weingarten – Teclados
Toke Skjonnemand – Guitarra
Jacob Hansen – Guitarra, Bajo
Terje Haroy – Cantante

Pyramaze sigue el camino que se marcaron con su anterior trabajo, Disciples of the Sun, una versión modernizada de lo que es el clásico Power Metal europeo, con un toque muy comercial que recuerda a los Pretty Maids, de hecho nunca pudieron escapar a esa comparación.

pyramaze 2Una banda por la que pasó el gran Matt Barlow al micro y ahora su puesto está ocupado por Terje Haroy, que para mi gusto es el cantante más flojo que pasó por Pyramaze, sin que sea malo, ojo, pero Barlow y Urban Breed (los anteriores cantantes) pusieron el listón altísimo. De calidad van sobrados, el problema de los Pyramaze es que su música suena artificial, suena pomposa, retocada al máximo en el estudio de grabación y luego cuando salen de gira los fans se echan las manos a la cabeza porque no suena ni mínimamente parecido, suele suceder, pasa con otros artistas como Jorn o Sabaton.

Lo más interesante de Land of Information es el trabajo de guitarra con unos solos progresivos que recuerdan vagamente a los italianos Labyrinth y sobre todo a los Royal Hunt. Kingdom of Solace tira del clásico ritmo Groovy con una base rítmica blanda (emulando a Symphony X) pero sin fuerza alguna y de forma artificial, demasiados arreglos para mi gusto aunque cuando llega el solo, siempre la lían parda, enorme guitarrista el de esta banda.

Star Men arranca con unas notas de piano acompañadas por la clásica arrancada de Power Groove que los Symphony X han reinventado, esa es la clave para entender el álbum. Están tan retocados los temas que hacía tiempo que no veía algo tan artificial desde los tiempos del Chinese Democracy. En cuanto a los estribillos, este es el más adictivo del álbum.

A World Divided sigue la estela neoclásica marcada por una delgada línea roja con el protagonista del teclista, dándole un toque operístico y sinfónico, demasiado azucarado. Hay buenos momentos como las arrancadas que por momentos me recuerdan a Savatage en el Dead Winter Dead, pero sobre todo hay que pensar escuchando a esta banda en Evergrey y Kamelot.

Nemesis es un tema que me hizo cerrar los ojos y pensar en los Masterplan cuando debutaron. El estribillo tiene garra y es emotivo, pero el cambio de ritmo te corta el rollo por completo, de nuevo volviendo a añadirle matices melódicos al tema cuando no los necesitaba, siempre necesitan sonar comerciales y para todos los públicos, incluso a fanáticos del Pop les gustaría los Pyramaze porque menos metaleros, suenan a cualquier cosa.

20 Second Century es el tema más agresivo de todo el trabajo, un claro ejemplo de imitar a los Symphony X mezclándolo con las influencias de Jorn Lande en solitario… echo mucho en falta una banda de Power y progresivo que nos presente algo innovador de verdad, desde que Ark lo dejaron, no encuentro esa banda que motive un cambio de rumbo. Obsession es un tema lento marcado por los teclados, atmosférico y progresivo con ligero toque Avantgarde. Heir Apparent es un tema que cambia de ritmo drásticamente pasa de balada a mediotiempo atmosférico con un toque oriental en el solo bastante logrado. Under Restraint sigue la línea del inicio del álbum. Hay similitud con los Stratovarius y sus melodías pegadizas, lástima que la base rítmica suene a juguete en todo momento, el batería tiene un sonido blando y sin ritmos cambiantes, el bajista ni se le oye directamente y todo queda para teclados, sintetizadores y solos muy bien elegidos, eso sí, buscando el momento top.

El problema es que nos encontramos con temas soporíferos como The Tides That Won’t Change que son un calco de Sonata Arctica o temas como Symphony of Tears que suenan a más de lo mismo. Admito la clase de estos músicos, son muy buenos pero su música es excesivamente comercial. Depende de tu escala de valores, si te gusta el metal comercial o si valoras más el Underground, en mi caso es lo segundo.

Puntuación: 6/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *