Web de Metal QUIET RIOT – Road Rage (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

QUIET RIOT – Road Rage (2017)

by Alba

USA
Hard / Heavy

quiet riot 11. Can’t Get Enough
2. Getaway
3. Roll this Joint
4. Freak Flag
5. Wasted
6. Still Wild
7. Make a Way
8. Renegades
9. The Road
10. Shame
11. Knock Em Down

Chuck Wright – Bajo
Frankie Banali – Batería
Alex Grosi – Guitarra
James Durbin – Cantante

Los Quiet Riot lo han dejado tantas veces y han vuelto otras tantas, que parece que siempre han estado ahí y el público ya poco caso les hace. Pero de todas las reuniones, esta es la que más expectación levantó, quizás a nivel mediático se lo han sabido montar mejor.

quiet riot 2Mítica banda californiana formada en 1973 con el nombre de Match 1, eran una banda de adolescentes californianos que se conocieron en el colegio y ensayaban en el garaje de Randy Rhoads, el que pudo ser el mejor guitarrista de la historia si un desgraciado accidente no se cruzara en su camino.

Pero los Quiet Riot ya no son la banda de Randy Rhoads o Frank Banali, los dos líderes de siempre, ya fallecidos. Tampoco está Rudy Sarzo al bajo que se bajó del barco hace tiempo, ni los hermanos Cavazo. Actualmente la banda está formada por Banali a la batería que lleva desde 1982,  Wright al bajo también desde ese año, Grosi es el guitarrista e ingresó en la banda en el 2004 y por último, James Durbin al micro, reciente fichaje, joven talento de 28 años que sale de un concurso de la tele, American Idol, donde finalizó en cuarto lugar y con derecho a grabar un álbum en solitario, recuerdo a este chico actuando con los Judas Priest en ese programa.

Este trabajo levantó cierta expectativa, pese a que ya no queda nadie mítico ni con tirón en la formación de la banda, gracias a una buena promoción. Muy buena portada que recuerda a los clásicos de esta banda,  es el décimo tercer trabajo en estudio de la banda y en él, tratan de recrear un Rock sencillo y básico, un claro mensaje de que quieren regresar a sus raíces.

Can’t Get Enough es un tema que le queda como un anillo en el dedo a Durbin, un tema que emula a los AC/DC de los setenta, con alegría, nada de frescura pero es lo que el público quiere escuchar. Getaway empieza con aires orientales, que duran un suspiro pues enseguida la batería arranca con un ritmo que te recordará a Bonham y sus Led Zeppelin, es un tema alegre con coros y recuerda a la escena Glam ochentera, no se han estrujado los sesos precisamente.

Roll this Joint sigue el mismo paso que el anterior tema solo que con un toque más sureño, alegre y poco más pero al alcance de cualquiera, la producción es muy sencilla, tampoco me convence. Freak Flag añade un poco de chispa y ya era hora. Un tema que va de menos a más y con un ritmo de batería acompañado por el bajo intenso donde Durban va subiendo de escalas poco a poco hasta la explosión final en el estribillo, uno de los mejores cortes y que sí está a la altura de los viejos Quiet Riot, sonará este tema en todas las radios.

James Durbin es el gran protagonista de este álbum y lo demuestra con su versatilidad y varios registros. Tan sencillo como efectivo el tema Wasted. Típico Glam Rock de los ochenta con sus coros y su distorsión en la guitarra siguiendo el ejemplo de los Van Halen y en la construcción del estribillo es de esa clase de temas que recuerda a los Judas Priest más americanizados y rockeros. Sabes que estás escuchando lo de siempre pero te atrapa.

Still Wild tiene un toque sureño y de nuevo setentero a lo Led Zeppelin interesante. Mediotiempo con esos aires Zeppelin, tal y como hacen los Great White que trae sorpresa con un cambio de ritmo melódico que quizás no saben explotar del todo, para mi gusto, el punto débil de la banda es su guitarrista, le falta técnica y creatividad y es una lástima porque este tema solo le faltaba un solo potente para convertirse en todo un himno.

Make a Way es como mezclar a los Deep Purple con bandas sureñas como Blackfoot o los Lynyrd Skynyrd, tiene ritmo. Renegades es otro show de Banali a la batería que vuelve a tirar de ritmos tribales y setenteros, bien acompañado por un riff muy intenso y de nuevo la versatilidad de Durbin para recrear un estribillo, esta vez más metalero.

¿Un disco de Quiet Riot sin balada? No es posible, The Road es la balada pensada para el Billboard y la MTV. Muy Aor y ochentera, comercial pero con gusto. Con Shame regresan a los setenta y lo hacen con buen gusto compositivo y de nuevo con esa experimentación a lo Led Zeppelin, la gran influencia de este trabajo. Knock Em Down tira de Whistle en la guitarra para ofrecer ese efecto tan setentero, otra fiesta musical con un coro alegre para despedirse.

Sorpresa mayúscula de los Quiet Riot. A estas alturas de la película, ya no te esperabas nada de ellos, pero han editado su mejor álbum desde el Condition Critical de 1984, que se dice pronto. Es un trabajo que arranca con temas clásicos que no aportan nada pero poco a poco se ponen las pilas y ofrecen un trabajo de Hard Rock adictivo, muy vintage y que te atrapa sin remedio, desde la resurrección de Lázaro no se veía algo igual.

Puntuación: 7,5/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

1 Comentario

  1. xxx

    Me gusta el disco, buen vocal, coincido aqui con la critica en su puntaje.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *