Web de Metal ROSS THE BOSS – By Blood Sworn (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

ROSS THE BOSS – By Blood Sworn (2018)

by Andoni Bro

USA
Heavy Metal

ross11. By Blood Sworn  (04:49)
2. Among the Bones  (04:52)
3. This Is Vengeance  (04:27)
4. We Are the Night  (04:04)
5. Faith of the Fallen  (05:28)
6. Devil’s Day  (03:06)
7. Lilith  (07:23)
8. Play Among the Godz  (03:39)
9. Circle of Damnation  (04:27)
10. Fistful of Hate  (04:19)

.

Marc Lopes – Vocals
Ross the Boss – Guitars, Keyboards
Mike LePond   – Bass

Tercer disco del exguitarrista de los Manowar con su grupo en solitario, que inició en 2006 y en el que no se puede hablar de una formación estable. Para estas nuevas canciones se ha asociado con el bajista Mike Lepond, un trotamundos en esto de la música conocido sobre todo por ser el bajista de los Symphony X. En principio la cosa promete, pero como los precedentes discográficos del grupo me dejaron bastante indiferente prefiero no lanzar todavía las campanas al vuelo hasta haber catado todos los temas de este nuevo disco.

ross2Empezamos con By Blood Sworn donde tiran del legado de los Manowar, resulta bastante previsible y poco emocionante. Among the Bones me sorprende por el giro que da bastante rotundo con un sonido entre heavy y hard rock, con un toque a old school, por supuesto, en cada uno de los temas siempre encontrarás el guitarreo típico para el lucimiento de Ross, lo que no quiere decir necesariamente que se te pongan los pelos de punta de la emoción.

This Is Vengeance es lo más interesante del disco hasta ahora, un tema con un riff veloz que recuerda a los Vicious Rumors, es decir, hacia el heavy speed, pero sin olvidar las melodías, que en este caso le quitan algo de agresividad al tema, aún así es un tema bastante disfrutable.

We Are the Night es un heavy con los riffs como lo más interesante del mismo, melodías y garra, cumple, un sonido a lo Rob Rock más heavy, mantiene el buen pulso que tomó con el tema anterior. Pero la cosa se desinfla con Faith of the Fallen, una balada bastante aburrida, repetitiva y sin gancho alguno, prescindible, el típico tema que a la segunda escucha te acabas saltando.

Devil’s Day es un heavy con algunas guitarras de estilo setentero y un toque sicodélico en las melodías, con lucimiento especial en las partes del punteo para Ross, acaparando los focos. Lilith es un tema entre ambiental y heavy, con arreglos de teclados y que continúa con el sabor a viejo heavy del tema anterior, las voces le dan un toque hard rock. Es el tema más largo del disco y también el más elaborado, con algunas acometidas interesantes que suenan a Judas Priest y Metal Church.

El problema es que a estas alturas del disco te estás preguntando ya qué grupo estás escuchando, porque los bandazos que mete de un tema a otro son realmente notables. En cambio no se puede hablar de un sonido propio como tal, ¿cuál es el estilo de Ross The Boss? Pues no lo sé, creo que a estas alturas todavía lo están buscando.

Play Among the Godz es un tema un tanto desconcertante, por momentos suena rockero y en otros momentos te lo aceleran, pero le falta algo para que te haga levantar del asiento, ese feeling que sólo en contados momentos del disco he escuchado. Calidad la tienen, sobre todo instrumental, pero al disco le falta pegada o carisma.

Circle of Damnation redondea lo que acabo de apuntar con un estilo entre Thin Lizzy y Iron Maiden, ¿de verdad?. Y final con giro de 180 grados con Fistful of Hate, una canción que parece que hubieran compuesto los Primal Fear, es decir, ahora apuntan hacia el power metal. En serio, que si a estas alturas no sabes el estilo que llevar en tu grupo es que tienes un problema serio, y eso es lo que parece que ocurre con este nuevo álbum del bueno de Ross, suena a todo y a nada, lo que unido a la falta de una pegada y un impulso continuo hace que estemos ante uno de esos discos condenados a guardar polvo en la estantería después de unas pocas escuchas, sencillamente no llama. El único aliciente que tiene es ver que Ross The Boss no ha perdido la calidad como guitarrista, pero no es suficiente, o al menos no para un músico de su caché.

Puntuación: 6/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

2 Comentarios

  1. Wayne

    Me esperaba mucho mas después de darle cinco o seis escuchas me deja mas frío que un témpano.

    Responder
  2. Q

    después de haber escuchado los dos anteriores es justo lo que esperaba de él, pasable sin más, el típico disco que en una semana te olvidas de él por completo

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *