Web de Metal SHELTON CHASTAIN – The Edge of Sanity: 88 Demo Session (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SHELTON CHASTAIN – The Edge of Sanity: 88 Demo Session (2018)

by Vpower

USA
Heavy Metal

shelton chastain 101. The Edge of Sanity
02. Orpheus Descending
03. Fields of Sorrow
04. Orpheus Descending (Extended)

.

.

.

.

David T. Chastain – Guitars, Bass, Drum programming
Mark “The Shark” Shelton – Vocals

Jamás me hubiera imaginado esta unión, la verdad pero si analizamos el momento de carrera que atravesaban estos monstruos del metal, la verdad es que tiene su lógica. David T. Chastain es un guitarrista procedente de Atlanta que tiene 55 años. Su carrera se inició en Spike en 1973, llegaron a sacar dos discos. Después en 1984 creó su propia banda, Chastain con Leather Leone y CJSS, pero sería Chastain quién le diera la fama con su Us Power Metal de calidad. Después de un par de años de inactividad, en el 2013 regresó Leather Leone a Chastain y volvieron al estudio de grabación.

El señor Mark Shelton no necesita de ninguna presentación, era el líder de los Manilla Road, por desgracia hay que hablar en pasado pues falleció de un ataque al corazón en el mes de julio de este 2018 a los 60 años, yo creo, que cuando estaba en uno de los mejores momentos de su carrera.

¿Qué tiene que ver Chastain con Manilla Road? Pues muy poco la verdad pero fijaos en el año 1988, fecha en la que se juntaron para sacar un par de temas que no vieron la luz hasta treinta años después. El caso es que Manilla Road en el 88 sacó el álbum “Out of the Abyss”, un trabajo completamente diferente a lo que suele sacar Mark Shelton y compañía, el único trabajo de Manilla Road orientado hacia el Thrash y en 1988 Chastain sacaba el que seguramente sea su trabajo más carismático “The Voice of the Cult”, Us Power Metal con base rítmica de Thrash Metal y Shred en las guitarras… había un nexo en común entre dos artistas que se respetaban y querían trabajar juntos, el Thrash Metal.

Treinta años después esta colaboración ve la luz. Ambos estaban interesados en el trabajo del otro y nació esta colaboración. Shelton es el cantante y grabó las voces en su Wichita natal, el resto de la música la grabó David T. Chastain en su estudio de Atlanta, una colaboración puntual, un intercambio de ideas, algo rápido y puntual que no se volvió a repetir y que desconozco porqué estuvo treinta años oculto pero es un regalo volver a escuchar a Shelton una vez más.

¿Chastain vs Shelton? ¿La esencia de ambos se fusiona? Pues no amigos, es David T. Chastain el que se pone al servicio del sonido de Mark Shelton. El primer tema es The Edge of Sanity, un corte agresivo, acelerado y muy oscuro, típico de la época, con muy buenos riffs.

Si hay un tema que se lleva la palma ese es Orpheus Descending, un tema que suena a Manilla Road al 100%. Con su inicio acústico y la voz nasal de Shelton dotando al tema de esa épica y ese aire medieval en la composición para buscar un cambio de ritmo agresivo donde la sección rítmica se acelera, de nuevo los dos buscando esa esencia del Thrash Metal un estilo que les interesaba en aquel momento, un tema de casi doce minutos de duración que es una auténtica delicia, la lluvia de riffs de David T. Chastain es de impresión, siempre fue un genio.

Fields of Sorrow es un tema de cuatro minutos de duración de nuevo buscando una atmósfera oscura combinando guitarra eléctrica con acústica, la tormenta se huele y el cambio de ritmo no se hace de rogar, de nuevo un riff distorsionado y grave que es un auténtico mazo sonoro, clase por un tubo.

De regalo la versión extendida del tema Orpheus Descending que pasa de durar sus 11 minutos a 21 minutos, una demostración de técnica donde esta vez el protagonista absoluto es David T. Chastain, que introduce hasta neoclásico, una lección de guitarra total.

Esta demo de 1988 sale editada a través del sello Postmortem Apocalypse en formato cassette y limitada a 102 copias tan solo, un tesoro escondido del pasado, seguramente una de las últimas sorpresas que nos llevaremos del señor Shelton salvo que quede material inédito de Manilla Road, que puede ser, una maravilla así de claro.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *