Web de Metal SLANDERUS – Walls of the Mind (2017) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SLANDERUS – Walls of the Mind (2017)

by Pescaíto Thrasher

Estados Unidos
Thrash, Heavy Progresivo

slanderus11. My Cadence – (05:39)
2. Clarity in Duality – (07:06)
3. The Hedonist – (05:52)
4. Stand in Line – (08:24)
5. Into Me You See – (04:54)
6. The Significance of Insignificance – (06:28)

.

.

Jason Kennedy – Guitars, Keyboards
Allen Alamillo – Vocals
Adrian Smith – Bass
Jeff Seif – Drums

Esta banda se formó en el 2008 y acuden puntuales a su cita con sus fans, sí porque cada dos años sacan un Ep, otros sacan un disco entero, pero estos le han pillado el gusto a los eps, salvo que este aunque solo sean seis temas puede ser catalogado como un LP, pues tiene una duración considerable, de casi 40 minutos. Así que aquí están estos 6 temas que nos presentan estos americanos, veamos que dan de sí.

slanderus2El primer tema es My Cadence y lo primero que me llama la atención es la voz atronadora de su vocalista, el señor Alamillo. Hacen un despliegue de riffs a lo Iced Earth, poderosos, de esos que te enganchan el cuello. La voz como os decía tiene mucha fuerza y en ciertos registros me recuerda a la de Zak Stevens de los Savatage, cuando los Savatage salían a tocar, grababan disco, etc, es decir, una voz contundente pero también con clase, no es poca comparación. El tiempo del tema no es disparado pero las guitarras consiguen el efecto de que suene muy poderoso y te atrape, un gran inicio de disco.

Clarity in Duality arranca con acústicas y un rollo ambiental, luego cambio de ritmo y un heavy con mucha clase que de nuevo me recuerda a las huestes de Oliva, sólo que estos le dan más contundencia a las guitarras. No se acaban ahí las excelencias de esta banda, tras otro cambio de ritmo el riff que meten ahora emula a los Judas Priest más cañeros. Otro gran tema donde suenan a heavy clásico, pero también a metal melódico y power metal a lo Iced Earth, el comienzo no puede ser más prometedor.

The Hedonist es un tema más rápido y con más alternancias en el ritmo que los anteriores y siguen sin bajar la cota de calidad. De nuevo hay que destacar el papel de su cantante, soberbio en todo momento, dando todo un recital en cuando a versatilidad y registros, agudos, graves, lo que quieras, lo tienen en el almacén y lo va entregando tema a tema, delivering the good amigos, este no se guarda nada. Básicamente es un tema de heavy speed, pero hay momentos donde suenan thrash y hasta épicos.

Stand in Line es el tema más largo del disco pero es una delicia escucharlo. Se puede definir como un thrash heavy, mucho dinamismo en las voces y ritmos. Thrash progresivo? Llámale como quieras, pero lo cierto es que hacen un despliegue brutal, punteos melódicos, voces dramáticas y épicas a lo Atlantean Kodex. Pero ojo, que es el tema más agresivo de todos los comentados hasta ahora, solo que con la gran elaboración que han hecho en el mismo consiguen superar y romper todas las fronteras, un tema total, de esos que no solo se pueden definir como Metal con mayúsculas, o un himno, recurriendo a la terminología clásica. Son 8 minutos de puro despliegue musical, solo os propongo que os dediquéis a contar el número de riffs y solos que desfilan a lo largo de este tema, te acabarás aburriendo de enumerarlos, es mejor disfrutar de ellos.

Después de la descarga del tema anterior lo único que te cabe esperar es que te den la puntilla o que te dejen ir feliz para cama, y por ahí van un poco los tiros porque Into Me You See es una balada, aunque se podría decir que una balada power, con intensidad, cero azúcar y mucha distorsión, estos tipos son unos todoterreno.

Esto ha pasado muy deprisa, lástima que no haya dos temas más en el disco porque la calidad es altísima. The Significance of Insignificance nos devuelve de nuevo a la magia de los riffs de Criss Oliva, pero con unos tiempos más veloces orientados al thrash con melodías vocales agresivas. Ojo a la parada de este tema que es de auténtica traca, de repente y sin que te lo esperes te sumergen en el mundo épico de unos Virgin Steele, un regalo para los oídos. Todo el disco es un despliegue brutal de todos sus componentes, tanto de ritmos, como de guitarras y del tipo que está al frente del micro. No conocía de nada a estos americanos y me he quedado a cuadros con el pedazo álbum que se han sacado de la manga, entre lo mejorcito que ha dado el año, que no está siendo poca cosa como os vamos contando puntualmente.

Puntuación: 9/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *