Web de Metal SPIRAL SKIES – Blues For A Dying Planet (2018) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SPIRAL SKIES – Blues For A Dying Planet (2018)

by Vpower

Suecia
Rock, Heavy, Doom sicodélico

Spiral_Skies_Cover1. Black Hole Waltz  (1:26)
2. Awakening  (3:31)
3. Dark Side Of The Cross  (4:05)
4. The Wizard’s Ball  (5:37)
5. Danse Macabre  (4:18)
6. Labyrinth of the Mind  (5:43)
7. Shattered Hopes  (3:18)
8. Left Is Right And Right Is Left Behind  (4:38)
9. The Prisoner  (6:03)

.

.

.

Frida Eurenius – Vocals
Jonas Lyander – Guitar, Percussion, Choir
Dan Svanljung – Guitar, Organ, Mellotron
Eric Sandberg – Bass
Daniel Bäckman – Drums, Percussion, Synthesizer

Additional musicians:
Andreas Sandberg – Synthesizer
Rickard Uttermalm – Choir, Organ
Asser Hakkala – Choir

Te puedes hartar de ponerle etiquetas a la música que hace este combo sueco, pero la cosa es muy sencilla y se resume en que son simplemente espectaculares. Por fin, después de formarse en 2014 y sacar un ep al año siguiente dan el paso definitivo y confirman que son una banda con mayúsculas con su primer disco completo. Sin más dilación vamos a la chicha del asunto, que es mucha y daría para escribir un ensayo sobre cómo componer temas con personalidad y frescura.

Spiral_Skies_Promo1Arrancamos con Black Hole Waltz, una intro a base de teclados de esos que sonaban en las iglesias de antes de la guerra. Por su parte Awakening es un auténtico despertar al mundo sonoro de estos suecos, el sonido que siguen aquí es sobre todo el de la new wave, al estilo de bandas como Witchfinder General, Pagan Altar o Angel Witch, clasicismo puro y duro. Todas las piezas encajan de manera perfecta en este tema que parece más largo de lo que es dado la gran cantidad de elementos que conjugan en el mismo. Pero lo más importante es que es el primer contacto que tenemos en el disco con la voz de Frida Eurenius, tiene magia, tiene personalidad, transmite y es una de las piedras angulares del sonido de la banda.

Nuevo paso en firme con Dark Side Of The Cross, manejando esas guitarras entre el heavy y el doom, afinación grave y Frida que cierra el círculo con su voz que transmite misterio y sensibilidad. Los riffs logran mantener la tensión hasta llegar al estribillo que acompañan de buenos coros, clase y elegancia, completada por un punteo melódico, pura delicatessen.

The Wizard’s Ball arranca con un sabor setentero a tope, o tienes ese toque o no lo tienes, no es cuestión de técnica sino de feeling. Toda esa atmósfera doom acaba desembocando en un heavy a lo Slough Feg, Pagan Altar. Es el tema más lento y atmosférico hasta el momento y la vocalista se acopla de manera ejemplar, incluso desarrollando ciertos matices operísticos, en serio? Pero de dónde han sacado a esta señora, por dios? Sus agudos y las melodías se funden de forma perfecta y la ambientación me recuerda a los mejores Saracen, excelente el punteo ambiental con ese toque under que llevan en la sangre. Temazo absoluto.

Danse Macabre es un rock doom con su particular estilo entre atmosférico y melódico. Atención en este tema a los riffs que parecen sacados de un auténtico spaguetti western de los 70, así como las melodías folk orientales y una excelente base rítmica que hace justo lo que tiene que hacer en cada momento. Otra lección de clase.

Labyrinth of the Mind se inicia con un riff que parece extraído del mismísimo Paranoid de los padres de este cotarro. Lleva un rollo doom en el tiempo y las guitarras pero la voz le da ese contrapunto más heavy y folk que hace que su propuesta siempre resulte mucho más original e impredecible, a la par que fresca. Ojo al riff ambiental que meten por medio del tema, le da un toque transcendental a la canción, un ejemplo de como mezclar la magia de los Black Sabbath de los 70 con sonidos actuales pero clásicos. El final en plan jam session no hace más que confirmar la grandeza de este disco. Suma y sigue.

Shattered Hopes es un rock folk por momentos alegre en el que Frida acapara casi todos los focos. Como nada es lo que parece en un principio con estos Spiral Skies por medio le bajan los decibelios al tema con un rock blues y jazz, las guitarras mantienen la melodía típica de la new wave británica.

No hay tema malo en este disco, Left Is Right And Right Is Left Behind es un heavy rock de sonido old school inglés con acento en su doom sicodélico. Las melodías son estupendas y giran en torno al riff central que le da consistencia al tema. El punteo ambiental le va como anillo al dedo.

Lástima que esto se acabe, es de esos discos que desearías que tuviese cien temas, pero la última descarga tampoco decepciona, The Prisoner a pesar de ser el tema más relajado del disco hace gala de un rock sicodélico y unas melodías folk que suenan de maravilla, un tema muy a lo Skyclad, parece sacado de un cuento de hadas.

Enorme el disco que han parido estos suecos, como decía al principio, su espectro es tan amplio dentro de lo que es el sonido del metal y el rock clásico que casi se les puede atribuir cualquier etiqueta. Todas las piezas del grupo rayan a un nivel altísimo, pero quizás es la voz de Frida lo que definitivamente marca la diferencia con el resto de bandas y los pone a las puertas del Valhalla. Solo cabe esperar que su segunda obra, espero que la haya algún día, esté al mismo nivel que este enorme debut.

Puntuación: 8,75/10

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *