Web de Metal TOKYO BLADE – Dark Revolution (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

TOKYO BLADE – Dark Revolution (2020)

by Dr X

Inglaterra
Nwobhm

1. Story of a Nobody
2. Burning Rain
3. Dark Revolution
4. The Fastest Gun in Town
5. Truth Is a Hunter
6. Crack in the Glass
7. Perfect Enemy
8. See You Down in Hell
9. The Lights of Soho
10. Not Lay Down and Die
11. Voices of the Damned

Steve Pierce – Batería
Andy Boulton – Guitarra
Alan Marsh – Cantante
John Wiggins – Guitarra
Andy Wrighton – Bajo

Mitos vivientes de la Nwobhm. Esta banda se creó en 1979 en Salisbury, pertenecen a la vertiente más melódica de la Nwobhm. Tras tres singles debutaron con un álbum de título homónimo en 1983 y al año siguiente publicaban “Night of the Blade”, eran una banda muy popular. Pero les sucedió lo mismo que a tantas otras bandas de la Nwobhm, a mediados de la década de los ochenta, cambiaron de estilo a algo más orientado hacia el Hard Rock melódico y el Aor y el público les dio de lado, por ejemplo en 1989 publicaban el álbum “No Remorse” de Aor. El público les dio de lado pero ellos no se rindieron. Una carrera muy irregular la suya. Muy meritorio que conservan a su formación original pues Tokyo Blade es una gran familia. La banda Tokyo Blade con un sonido de Hard Heavy melódico similar al de Loudness, Saxon, Raven, Tygers of Pan Tang… etc. Lanza su décimo trabajo de estudio, este “Dark Revolution” a través del sello Dissonance Records, donde trataran de superar las pobres prestaciones que ofrecieron en su anterior trabajo “Unbroken”.

El titular de esta reseña sería muy sencillo, este es un álbum plagado de buenas intenciones que se queda finalmente en nada. Todos sus temas muestran muy buenas maneras, ya desde el inicio con Story of a Nobody, con una producción (porque hoy en día estas bandas veteranas con tanto volumen de trabajo detrás, se diferencian sus discos por pequeños matices como la producción). Pues nos encontramos con una producción potente y un sonido bastante agresivo… el problema es que llegamos a Burning Rain y nos vamos a encontrar más de lo mismo y así sucesivamente.

Uno de los puntales de esta banda es su vocalista Alan Marsh que sigue en un momento estupendo de forma y es uno de los vocalistas con más clase que salieron de Inglaterra, muestra todo su poderío en el tema Dark Revolution con una buena variedad de registro. También se apoya el legado de esta banda en sus dos guitarristas, la pareja Boulton / Wiggins se reparten muy bien el trabajo y tiran de veteranía. Buenos arreglos en la guitarra con ritmos al galope y sección armónica y solos de guitarra solventes como el de The Fastest Gun in Town.

El sonido de la batería es solvente que no competente, no deja producir esa sensación de sonido mecánico y anodino de tema a tema, esta sensación pesarosa cobra forma en el corte Truth Is a Hunter. Otra de las conclusiones más evidentes es la sensación de que en los últimos años los Tokyo Blade tratan una y otra vez de trasladarnos a su época de gloria: 1982-1984, los años dorados de la banda y temas como Crack in the Glass van orientados hacia ese sentido, buscando el metal clásico de los ochenta y es un quiero y no puedo, pues nunca alcanzan ese nivel.

Producción potente aunque un tanto moderna que no pega nada con el estilo de la banda y me recuerda al toque moderno que en los últimos años los daneses Pretty Maids quieren darle a sus álbumes. Este es el clásico álbum cuyos temas van cayendo como un mazo y en el sentido negativo de esta expresión. Perfect Enemy o See You Down in Hell siguen con la misma tónica y así hasta el final del disco. Se escucha con agrado una vez pero con el paso de las escuchas no deja huella y llegamos un tanto aburridos y con la lengua fuera a los últimos cortes con muy pocas diferencias, quizás el solo de guitarra de Voices of the Damned, un coro por allí, un ritmo acelerado en la batería por allá… muy poca chicha. Van pasando los temas y tienes la sensación amarga de estar escuchando el mismo tema una y otra vez, siempre tirando de los mismos juegos de riffs, siempre con la misma estructura en todos los temas donde adivinas donde ubican el solo de guitarra y que orientación va a tener y así con todo. Cumple porque tienen galones y tiran de veteranía para salvar el álbum pero es bastante tedioso y sin alma. El quiero y no puedo de los Tokyo Blade de los últimos años, muy buenas intenciones que se quedan en nada o casi nada, salvo para seguir a flote. Necesitan un cambio de rumbo urgente.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 4,75/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *