Web de Metal WOLF – Feeding the Machine (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

WOLF – Feeding the Machine (2020)

by Vpower

Suecia
Heavy Metal

01. Shoot to Kill
02. Guillotine
03. Dead Man’s Hand
04. Midnight Hour
05. Mass Confusion
06. The Cold Emptiness
07. Feeding the Machine
08. Devil in the Flesh
09. Spoon Bender
10. The Raven
11. Black Widow
12. A Thief Inside

Niklas “Viper” Stålvind – Vocals, Guitars
Simon Johansson – Guitars
Pontus Egberg – Bass
Johan Koleberg – Drums

Hacía tiempo que no teníamos noticias de esta banda sueca procedente de Örebro y creada en 1995. En su día se decía de los Wolf que podrían ser los sustitutos de las bandas míticas de los ochenta, también son uno de los pioneros de las bandas de “Nwothm”. Este es el octavo álbum de esta banda sueca “Feeding the Machine” y llega seis años después de su anterior trabajo con cambios en la formación, en el 2019 entraron el bajista y el batería.

Shoot to Kill es el primer corte, un tanto previsible aunque la clase y la elegancia siguen intactas y hay un buen trabajo en la guitarra. Guillotine me parece más acertado, por un lado le dan un toque oscuro al asunto que recuerda a los Judas Priest de los últimos tiempos, tema veloz con una base rítmica de Speed Metal y un trabajo melódico que se acerca a la Nwothm.

Base rítmica poderosa en el medio tiempo Dead Man’s Hand , clavado al último trabajo de los Judas Priest el Firepower que siguen marcando el camino del metal para que luego hablen de relevo generacional ya os despejo yo todas las dudas, no existe tal relevo. Le falta potencia al cantante aunque tiene mucha clase, los coros no me convencen nada en este tema pero en cambio la producción es perfecta.

Midnight Hour sigue la estela de los anteriores temas, lo mejor se lo guardan para el solo de guitarra y el muy buen acompañamiento del riff rítmico que va progresando y cambiando de tonalidad a medida que avanza el tema pero el estribillo me dice más bien poco. Intenso el riff de inicio de Mass Confusion y acompañándolo de un solo de inicio para crear un medio tiempo que tiene un riff muy similar al del anterior corte y una estructura calcada. The Cold Emptiness tiene otros argumentos, como un trabajo de batería más variado, unos cambios de ritmo más técnicos que no progresivos y en líneas generales buscan siempre que suene con cierta tensión, rozando el Hard Heavy clásico pero desde un punto de vista siempre oscuro, acompañando el solo con un poco de atmósfera sinfónica. Feeding the Machine tiene un trabajo en la batería intenso pero el desarrollo es muy similar al de los anteriores temas, le falta la chispa que sí tuvieron en trabajos anteriores.

Devil in Flesh en cambio suena más aguerrido, más directo al grano e incisivo por momentos recordando de nuevo a los Judas Priest de toda la vida y también a los momentos más acelerados de los Ram por ejemplo. Spoon Bender tiene la melodía que se le negó a los anteriores temas y consiguen un estribillo que tiene gancho, que me recuerda a la vuelta de los Riot tras el fallecimiento de Reale.

Seguimos con The Raven un corte que recupera la tonalidad oscura y la velocidad de los anteriores cortes, buen trabajo esta vez en los coros, tonalidad aguda y punzante en los riffs y buscando un metal atractivo para el oyente. Black Widow con un trabajo contundente en los redobles de la batería y buscando un estribillo bastante forzado y muy lejos de las prestaciones habituales de esta banda y es que ese es el principal problema de esta banda que acabas de escuchar el álbum y no recuerdas ningún tema en concreto, sucede lo mismo con A Thief Inside. Son los Wolf, siempre fue una banda de calidad pero este trabajo no está a la altura. Son temas cortos que pretenden ir al grano pero no tiene feeling y te acaban sonando todos iguales, sin duda alguna, su peor trabajo hasta la fecha.

Feeling: 2/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 5,75/10

2 Comentarios

  1. Martín

    Que exageración. Firepower marca el camino del metal? Es un muy buen álbum, sí, pero hombre, no lo flipemos tanto, que es un álbum que sigue donde lo dejó Ángel of retribituion y poco más. Un sonido muy usado y conocido ya por todos. Además, sin su pareja de guitarristas, esto de Judas tiene poco más que el nombre aunque sigan sacando buenos discos.

    Todos amamos a Judas, pero hombre, a día de hoy están como están.

    Responder
  2. J.F. Sebastian

    Decepción mayúscula

    Responder

Responder a Martín Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *