Web de Metal SNAKEYES – Evil Must Die (2020) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

SNAKEYES – Evil Must Die (2020)

by Vpower

Heavy Metal

01. War Machine
02. The Evil Dead
03. New World Order
04. Lose Control
05. I Am Evil
06. Dead Don’t Ride
07. The Clown And The God
08. Death Stranded
09. Sign Of Our Times
10. All Gods Are Dead

José Pineda – Bass, Guitars
Carlos Delgado – Drums
Justi Bala – Guitars
Cosmin Aioniţă – Vocals

Puede que sean la banda más potente de Heavy Metal española en la actualidad. Esta banda nació en Cádiz en el 2013 de la mano de José Pineda (bajista en los vigueses Cherokee, bajista y guitarrista en los gaditanos Sphinx) y nació como un proyecto en solitario. Se unió el potente cantante rumano Cosmin y han ido progresando hasta llegar a este tercer álbum “Evil Must Die”.

El trabajo arranca con War Machine, tema marcado con un bajo muy potente que recuerda a Overkill, creciendo en intensidad el tema poco a poco y buscando una aceleración con un riff humeante y un buen solo de guitarra que recuerda a los americanos Cage.

Clásico a más no poder el tema The Evil Dead siguiendo los pasos de los dos últimos trabajos de los Judas Priest, ritmo de Hard Heavy que se va acelerando mezclado con la intensidad que siempre le ponen en los riffs. Con la intención que tenían los Easy Rider en sus buenos tiempos, intenso los riffs doblados, de nuevo muy Priest para buscar el solo de guitarra. New World Order es un corte que arranca con un estribillo bastante potente y es el gran arma de este tema pero en el desarrollo no me convence. Lose Control es un medio tiempo con todo el toque clásico una mezcla entre Accept y Judas Priest, de nuevo el bajo muy presente durante todo el trabajo y buscando los agudos de Cosmin, gran voz la suya.

I Am Evil con una base rítmica más dinámica, sin perder clasicismo en ningún momento. La banda sabe acompañar siempre muy bien el estribillo con riffs intensos y le tratan de meter un toque más oscuro a este tema, la melodía no es lo que más destaca en esta banda, desde luego pero tienen una gran potencia. Death Don’t Ride arranca con unas guitarras pausadas y más atmosféricas que recuerdan a los Wasp de los últimos años, para luego plantarse en un Hard Heavy de los ochenta, buscando siempre la estela de los Priest en sus diferentes etapas.

The Clown and The God con ese inicio atmosférico circense para buscar luego el Groove en las guitarras e ir como siempre hacen ganando en intensidad poco a poco, siempre con un trabajo de guitarras más que correcto. Death Stranded es un corte muy similar a los anteriores mostrados, quizás les falta un poco de variedad entre tema y tema pero tienen gancho en las composiciones, este es un tema muy típico del Heavy/Power alemán de los ochenta y noventa.

Sign Of Our Times quiero destacar el trabajo de la batería, aunque los riffs de este tema me suenan demasiado similares a los de los anteriores temas, a medida que va avanzando el disco, hay menos frescura compositiva. Para el final se dejan All Gods Are Dead, interesante tema y el más largo del álbum. Con un inicio acústico muy típico de la Bay Area con su aire oscuro para luego buscar el cambio de ritmo potente y agresivo.

No es tan potente como los dos anteriores álbumes de la banda, tiene un poso más clásico. Exceptuando el último tema donde me encuentro más trabajo, me falta esa variedad entre los temas pero siguen estando a un nivel bastante alto.

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 7,25/10

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *