Web de Metal BATHORY – Octagon (1995) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BATHORY – Octagon (1995)

bathory octagon 1Jordi Thunder: Octagon es el octavo álbum en solitario de Bathory, todo un disparo en el pie. No contento con editar el Requiem, sigue suicidándose con Octagon un álbum que fue elaborado en seis minutos pero es tan simple que parece que lo compuso en seis horas. ¿Qué te puedo decir Hombre Rancio? no tienes vías de escape, sabemos que tienes mucha labia, pero defender este álbum es ya pasarse.

Te diré lo que es este álbum, es una copia de Slayer de los noventa solo que con atmósfera industrial. Escuchas un tema y parece que suena con rabia, pero todo el álbum te acaba matando. Quorthon se desgañita y suelta gallos en prácticamente todos los temas. El trabajo de riffs y el bajo es de lo más simple que escuché en mi vida, mucha distorsión y poca chicha. El último tema que soporto es Psychopath, el resto es infumable. Simplemente Quorthon se quiso subir a la cresta de la ola de los noventa e irse de moderno, el resultado es que los fans se echaron las manos a la cabeza, dejaron de comprar sus discos y tuvo que volver a lo que realmente queríamos, es decir Pagan Viking del bueno. Uno de los errores de Quorthon al editar Requiem y Octagon (si hubieras elegido el Requiem, aún tendría un pase, es mejor álbum que Octagon… no mucho más, pero es mejor) fue el marcarse un “One man Band”, ahí noto en falta colaboraciones.

La producción es la típica de los noventa, distorsión, suciedad…. ah, se me olvidaba y con esto te termino ya de tumbar. Tú que siempre criticas las baterías programadas en el metal extremo, tú que siempre dices que es un error imperdonable, pues amigo mio, en este trabajo Quorthon utiliza una batería programada y mata al disco, ¿qué dices ante eso? no hay escapatoria amigo mio, olvídate de este álbum pínchate el Hammerheart…. y para rematar la faena se me olvidaba comentar “Deuce” la cover de los Kiss…. no hay por donde cogerlo, Hombre Rancio.

bathory octagon 2Hombre Rancio: Amo este álbum, lo idolatro y siempre está en mi mesilla de noche. Sé que tienes todas las de ganar (de cara a la galería) pero me defenderé metro a metro. ¿Copia de Slayer? pareces nuevo Jordi y yo sé que eres un veterano de la guerra del Vietnam. Quorthom era ajeno por completo a la escena metalera , siempre le importó un bledo lo que hicieran las demás bandas, porque el artista a imitar era él.

El trabajo de riffs y bajo es corrosivo y simple al máximo porque Quorthom lo que pretende recrear con este trabajo es una atmósfera agresiva al máximo. El error que cometen todos los haters de este álbum es que lo comparan con el Viking metal, quizás la etapa más venerada del mágico artista. Tú no puedes comparar el Hammerheart con este álbum porque no tienen nada que ver. El oyente fanático de una banda no evoluciona, siempre quiere escuchar lo mismo, pero el músico debe evolucionar o involucionar y volverse primitivo como hace el Dios Quorthon en este trabajo. Quorthon no se dejó llevar por lo que reinaba en los noventa. Tienes la respuesta en la carrera en solitario de Quorthon donde hacía álbumes acústicos y muy relajados… este genio siempre hizo lo que le dio la gana sin importarle las críticas.

Al igual que no se puede comparar la etapa de Ripper con la de Halford porque musicalmente eran otros objetivos, no se puede comparar Requiem y Octagon con su época de Viking. En cuanto a la versión de Kiss, te diré que fue una obligación del sello. Quorthon tenía preparados dos temas que el sello no le dejó publicar por culpa de las letras y le obligaron a meter con calzador Deuce de Kiss.

Sobre la batería programada…. efectivamente la odio. Pero con el paso de los años, y al hacer más de 2.000 reseñas al año, aprendo a valorar que hay trabajos con batería programada buenos, regulares y malísimos, el de Quorthon, digamos que le sienta bien a lo que busca en este trabajo, pero efectivamente siempre prefiero a un batería físico.

¿Por qué me gusta el álbum? Como dije anteriormente, no podemos comparar este trabajo con ningún álbum previo de este artista, porque es algo completamente diferente. Me gusta mucho este trabajo porque suena primitivo, rancio, desquiciado y con un punto de locura como hacía muchísimo tiempo que no escuchaba en ningún álbum. Dejemos de demonizar los noventa, no todo fue malo, lo que me gusta es esa atmósfera malsana que tenían los trabajos en esa época.

En cuanto a los temas, destacan: Immaculate Pinetreeroad #930, 33 Something, Sociopath y Psychopath. Pero es un álbum donde no destacan los temas en solitario, el artista busca que todos suenen como un puño, busca una identidad y lo consigue, son temas con una personalidad arrolladora y una apuesta clarísima. Un thrash con toque industrial, solos desbocados y actitud Punk, me parece impagable y sobre todo me parece muy valiente por su parte, eso te habla a las claras de lo poco que le importaba a este músico la opinión respecto a su obra, simplemente hacía lo que le daba la gana. Te pido Jordi y le pido a los que odian este álbum, que simplemente se olviden de que es un álbum de Bathory, que simplemente lo escuchen y se dejen llevar por la locura más absoluta que representan estos temazos.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *