Web de Metal BLUE ÖYSTER CULT – Mirrors (1979) – METALBROTHERS.ES – Todo el Metal – All about Metal

BLUE ÖYSTER CULT – Mirrors (1979)

blue öyster cult 1Luna: Aprovechando que este año salió al mercado un álbum que recopila las rarezas de Blue Öyster Cult (os ofreceremos reseña de ese trabajo), se nos ocurrió discutir un poco sobre los trabajos más polémicos de esta banda. Esta banda ha influenciado y de qué manera al Heavy Metal y al Hard Rock más oscuro. Son una de las bandas más respetadas del planeta, pero a su vez, también tuvieron sus malos momentos y uno de ellos es este Mirrors de 1979.

Casualidad o no, este fue el último trabajo de Sandy Pearlman, su productor, es un dato a tener en cuenta, pues este productor ayudó a la banda a alcanzar el sonido que les haría inmortales. Se nota que es un trabajo mucho más comercial, intentando seguir las directrices de lo que se llevaba en ese momento.

Más novedades, el escritor de ciencia ficción, Michael Moorcock, colaboró en las letras de este trabajo. Los dos anteriores trabajos consiguieron ser disco de oro y con Mirrors no se comieron un rosco, la banda quedó muy disgustada con el resultado de la grabación. Os hablaba antes de su productor y es que al terminar este trabajo, rápidamente ficharon al productor Martin Birch, que recuperó para la banda el sonido oscuro que siempre les caracterizó.

Esa es la clave de Mirrors, es un trabajo melódico y sin rastro de la atmósfera oscura que siempre tuvieron los temas de la banda neoyorkina. Eso no quita para que no haya buenos temas, como la balada “In Thee” que es un tema muy famoso de la banda… pero están irreconocibles. Intentaron subirse al carro de bandas de Aor como los Angel, emular a la Nwobhm en su vertiente más melódica, a los Eagles….  y los Blue Öyster Cult, no son una banda para imitar, sino para ser imitada.

blue öyster cult 2Alba: Coincido con tu última frase, los Blue Öyster Cult, son una de las 10 mejores bandas de todos los tiempos, eso lo sabe cualquiera. Pero este álbum es mucho más que In Thee. ¿Es una rareza? Pues claro, es el único melódico, melancólico y que no tiene ni rastro del sonido oscuro de la banda…. pero es un álbum con encanto. A mí me recuerda al Point of Entry, es un álbum completamente atemporal, que tiene la mala suerte de estar en forma de bocadillo, los dos anteriores trabajos de la banda y los dos posteriores, enmarcan su época dorada, todos ellos grandes ventas… menos el Mirrors… eso hace que nos olvidáramos de ellos.

Mucho se dijo de que era un álbum plano y sin personalidad, que había temas como Mirrors que emulaban a la sencillez de los Status Quo, pero aunque con sus altibajos, hay auténticas joyas en este trabajo como es el caso de Moon Crazy, tema compuesto con un piano como elemento principal y con unos coros simplemente perfectos. Qué decir de The Vigil, el gran olvidado de este trabajo. Cierro los ojos y pienso en la banda sonora de la trilogía del Dollar, que tanto le gusta al Hombre Rancio (de ahí su pseudónimo, es uno de mis hermanos) un tema muy del Spaguetti Western y también con mucho de la magia de Thin Lizzy. Fijaos en los cambios de ritmo, completamente sorprendentes y del enorme solo que tiene este tema, simplemente colosal.

Temas como I am Storm han sido una influencia básica para las composiciones a piano de Axl Rose y la utilización de sintetizadores una novedad que en 1986 los Judas Priest terminarían por sacarle jugo….. por favor….. ¿Obra menor? En este trabajo aún estaba la formación clásica y un álbum con Eric Bloom y Buck Dharma no puede ser malo. Es una pequeña joya, quizás con algún que otro bajón, pero con unas composiciones diferentes, eso lo admito, pero igual de brillantes que siempre, simplemente son unos genios y los genios no tienen discos menores.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *